«Retirar el proyecto Enaire es un nuevo expolio del tándem Revilla-Sánchez»

Íñigo de la Serna, el pasado mes de abril, en Gamazo./Javier Cotera
Íñigo de la Serna, el pasado mes de abril, en Gamazo. / Javier Cotera

El exministro de Fomento, Íñigo de la Serna, arremete contra el presidente regional al que acusa de «destruir» las grandes iniciativas ya encauzadas y destinadas a Cantabria

Guillermo Balbona
GUILLERMO BALBONASantander

«Retirar el proyecto de la Fundación Enaire para Gamazo es un nuevo expolio a Cantabria del tándem Revilla-Sánchez», aseguró a este periódico el exministro de Fomento, Iñigo de la Serna. El que fuera alcalde de Santander arremetió contra el presidente del Gobierno regional Miguel Angel Revilla y el nuevo Gobierno socialista por considerarles responsables de no hacer frente a los compromisos ya adquiridos para la comunidad. «Plantearse la paralización de la sede de la Colección de Arte de la Fundación Enaire para las naves de Gamazo, con la suspensión de su presencia prevista en la feria Artesantander (que se inaugura hoy), es «un gran mazazo para el proyecto», dijo De la Serna.

El pasado jueves El Diario avanzó que Fomento cuestiona la sede de Enaire en Gamazo y retiraba el estand de Artesantander. El proyecto, impulsado por De la Serna en su etapa de ministro, plantea albergar la Colección de la Fundación -institución del Ministerio de Fomento-. Eduardo Fernández-Abascal, el arquitecto encargado de rehabilitar las Naves de Gamazo, tiene ya el diseño a punto y presenta el día 22 el proyecto de ejecución. De la Serna recordó que todos los pasos están ejecutados y no hay razón para parar o dar marcha atrás a un proyecto que cuenta con una partida finalista y un protocolo firmado. El exministro, como ya apuntara ayer la alcaldesa de Santander, Gema Igual, subrayó que «no pueden decir que no tienen el dinero porque la cantidad era una partida que estaba ya dotada en los presupuestos a la Fundación Enaire, con lo cual si no lo hacen, se pierde». Incluso «se agilizaron en el ministerio todos los trámites» y las obras pueden iniciarse en noviembre con un plazo de ejecución de un año, «de tal modo que Enaire en Santander sería una realidad para finales de 2019».

Igual lamenta que el bipartito no haya defendido la sede

La alcaldesa de Santander, Gema Igual, lamentó ayer que «nadie» del Gobierno de Cantabria se ha puesto en contacto con el Ayuntamiento ni «ha salido a defender» la sede de la colección de arte de la Fundación Enaire en Gamazo tras conocerse que desde el Ministerio de Fomento se podría estar cuestionando este proyecto. Además, criticó que nadie del Ministerio la haya llamado.

En la misma línea, el portavoz de Ciudadanos, Félix Álvarez, criticó «el desaire» que Fomento ha tenido «hacia la feria Artesantander y los santanderinos» al cancelar la participación de la Fundación Enaire en este evento «de manera repentina» y ha preguntado al ministro por ello en el Congreso.

Iñigo de la Serna, que estos días recorre el Estado con motivo del proceso de primarias del Partido Popular, en su apoyo a la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, calificó de «intolerable» que nadie se haya puesto en comunicación con el Ayuntamiento para comunicarle la ausencia en la feria. «Sólo en el ámbito cultural la acción de Revilla en la ciudad de Santander se ha centrado en tres acciones. En la primera se ha dedicado a torpedear y rechazar la llegada del Reina Sofía a la ciudad. Revilla ha hecho todo lo posible para que no recale en Santander. Hasta el punto de desdecirse de los compromisos económicos que ya había trasladado el exconsejero de Cultura (Ramón Ruiz) para la rehabilitación del Banco de España y posterior mantenimiento del edificio».

Para De la Serna, sólo gracias a la voluntad del Ayuntamiento y del Gobierno de España y la decisión de José María Lafuente, «quien ha mantenido, pese a las dificultades, una postura ejemplar de defensa de Santander en un proyecto cultural de esta envergadura, así como la apuesta de Gema Igual para comprometer la posición del Ayuntamiento, es por lo que sigue vivo este proyecto».

La segunda acción es «el vergonzoso vaivén al que somete al Mupac con tal de entretener a la opinión pública y cuyo resultado va a ser muy evidente: cero pasos en toda la legislatura en un proyecto que ahora tiene una nueva ubicación, aunque todo parece indicar que ni será la última ni estará acompañada de los compromisos presupuestarios para su ejecución. Todo es humo». Y ahora, en tercer lugar, «niega su apoyo a la retirada de un proyecto cultural de la envergadura de Enaire». Es «inexplicable que el señor Revilla a estas alturas na haya salido a exigir el cumplimiento íntegro de los compromisos adquiridos con esta ciudad. La única explicación es que responde al mismo acuerdo oculto que le ha llevado a firmar una apuesta para que el AVE no llegue a Cantabria. Y la pregunta es muy sencilla: ¿Cuál es el precio que están pagando los cántabros para que el señor Revilla les desprecie de esta manera?».

En su actual recorrido por España, añadió el ex ministro, «estoy comprobando cómo todos los presidentes y gobiernos de esas comunidades están unánimente apoyando para que se cumplan los compromisos adquiridos en materia de infraestructuras. El único caso en España en el que su presidente no sólo no reclama, sino que colabora activamente para que se destruyan proyectos tan importantes como el del AVE, o el de la propia sede de la Fundación Enaire, es el de Cantabria».