Revilla defiende a su consejera de Sanidad en el pleno: «No está de basura hasta el cuello»

Revilla defiende a su consejera de Sanidad en el pleno: «No está de basura hasta el cuello»
Alberto Aja

El presidente cántabro responde a una interpelación del PP sobre el caso de los contratos del Servicio Cántabro de Salud y califica a María Luisa Real de persona «honesta», «decente» y «honorable»

DM .
DM .Santander

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha vuelto a defender este lunes, ante el Pleno del Parlamento, a su consejera de Sanidad, la socialista María Luisa Real, a la que ha calificado como persona «honesta», «decente» y «honorable» y de la que ha asegurado que no está «de basura hasta el cuello», como ha afirmado el PP en una interpelación al jefe del bipartito a propósito de los contratos irregulares en el Servicio Cántabro de Salud.

Revilla, que ante esta figura podía haber optado por no contestar y delegar en un miembro de su Gobierno, ha decidido «dar la cara» y «gustosamente» además, por la titular del departamento, en quien tiene «mucha confianza» como «persona» y «gestora». Ha rechazado así las acusaciones de los 'populares' a los que, de paso, y con la vista puesta ya en las próximas elecciones autonómicas, «va a costar coger el teléfono» de cara a un posible pacto de gobierno, ha asegurado, según recoge Europa Press.

«¡Qué difícil es hablar con la gente del PP!», ha expresado el secretario general y candidato del PRC, que se ha quejado de las acusaciones e insultos del principal partido de la oposición, vertidos en la Cámara por su presidenta y exconsejera de Sanidad, María José Sáenz de Buruaga, que ha insistido en el cese de su sucesora porque «está de basura hasta el cuello».

Cree la dirigente de los conservadoras que tras la decisión de la Fiscalía de remitir la investigación abierta en el SCS al juez, al apreciar indicios de delito, Revilla no tiene ya «ninguna excusa» para destituir a Real, que si bien no está imputada -como ha admitido Buruaga- es la máxima responsable de lo sucedido en el SCS, hechos por los que ya dimitieron los principales directos del servicio.

«Es un clamor en Cantabria que la consejera de Sanidad se tiene que ir por la trama de contratación irregular en nuestro servicio público de salud. Ningún otro asunto ha concitado tanta unanimidad», ha esgrimido la líder del PP.

«Quédese con el clamor, lo va a tener Usted el 26 de mayo», ha replicado Revilla en alusión al resultado de los comicios, y después de que ambos dirigentes hayan pronosticado, este fin de semana, en las respectivas celebraciones navideñas, el triunfo electoral de su partido.

El presidente ha asegurado que no tiene «basura por ningún lado» en su Gobierno, que además ha hecho «en todo momento lo que tenía que hacer» tras las denuncias de irregularidades contractuales en el SCS, por lo que «de ninguna manera voy a cesar» a Real, que está siendo víctima de «una cacería», ha remachado.

Para Revilla, es «terrible», además de «injusto», pedir la dimisión de una persona cuando «no hay ningún indicio contra ella», en referencia a la denuncia que el Ministerio Público ha remitido al juzgado. A este respecto, se ha mostrado «convencido» de que si hubiera habido una «mínima implicación» de la consejera (que la «basura» le llegara a la «suela de los zapatos», ha comparado), ella misma habría presentado la dimisión o, en su defecto, él se lo habría pedido.

Y frente a ello, ha recordado el «pasado tremendo» del Partido Popular, que tiene incluso exministros encarcelados por corrupción, por ser «chorizos de libro». «Todos sabemos quién está hasta el cuello de basura en este país», ha replicado a Buruaga, a la que ha afeado la «historia interminable» de casos en el PP.

La financiación de la piscina de Laredo

Además de la interpelación a Revilla, en el Pleno del Parlamento de este lunes el PP ha preguntado al consejero de Educación, Cultura y Deporte, el socialista Francisco Fernández Mañanes, sobre la financiación de la piscina de Laredo. El consejero ha explicado que el Ayuntamiento de Laredo dispone ya de 700.000 euros para estas obras gracias a la subvención de 200.000 euros que le concedió el Gobierno para el ejercicio 2017 y a la de 500.000 otorgada para 2018, «dinero suficiente», según Fernández Mañanes, para las obras que se ejecuten en 2019.

Fernández Mañanes ha subrayado que el Ayuntamiento no ha iniciado las obras de la piscina de Laredo pese a tener estos 700.000 euros y ha señalado que «no va a detraer» más partidas del Presupuesto cuando aún no han comenzado los trabajos.