Un salvavidas para prematuros como Leo

Olga y Roberto, junto a su hijo Leo, uno de los bebés prematuros alimentados con leche materna de donantes cántabras. /Javier Cotera
Olga y Roberto, junto a su hijo Leo, uno de los bebés prematuros alimentados con leche materna de donantes cántabras. / Javier Cotera

Cincuenta mujeres donan leche materna para ayudar a bebés nacidos en Valdecilla antes de tiempo

María de las Cuevas
MARÍA DE LAS CUEVASSantander

El pequeño Leo nació prematuro, con 28 semanas y cuatro días de gestación, apenas 910 gramos y la incertidumbre al pie de su incubadora. En sus tres meses de vida ha superado varias complicaciones, entre ellas una parada cardiaca. Aún permanece ingresado en la Unidad de Neonatología de Valdecilla, donde ha ganado ya dos kilos, pero en poco tiempo recibirá el alta. Leo es uno de los 26 bebés nacidos en Valdecilla de forma prematura que se han beneficiado de las donaciones de leche materna a través del Banco de Leche de Cantabria, en el que han colaborado 49 madres en sus primeros seis meses de andadura.

La prioridad del servicio es atender a los recién nacidos con menos de 32 semanas de gestación. «La leche materna evita infecciones y enfermedades tan graves como la enterocolitis necrotizante, que puede ocasionar la muerte por la obstrucción del intestino», explica el pediatra Daniel Gutiérrez, responsable de Hospitalización de Neonatología. Junto al jefe de servicio de Pediatría, Lino Álvarez, subrayó que «lo más importante para estos pequeños es una correcta nutrición y evitar infecciones. La leche materna se considera un medicamento más para sacar adelante a los grandes prematuros».

Roberto y Olga, los padres de Leo, son conscientes de la «inmensa suerte» de tener acceso a este nuevo servicio. «La leche materna mejora la tolerancia y el neurodesarrollo del bebé. Todas las madres que estamos en la sala de lactancia de la Unidad de Neonatos sabemos lo que aporta, pero el estrés que conlleva esta situación y el sufrimiento que vivimos hace que nuestro cuerpo no sea capaz de producir leche, por lo menos al principio. Por eso, nuestro agradecimiento a estas mujeres anónimas que donan su tiempo y su leche a bebés que no conocen, contribuyendo a salvarles la vida, como a nuestro Leo». Para su bebé, recibir leche materna «ha sido primordial». «Sentimos una tranquilidad muy grande al tener acceso a este servicio, ya que la leche de fórmula no tiene los mismos anticuerpos ni proteínas. Queremos lo mejor para nuestro hijo», continuó el matrimonio, ambos médicos de profesión.

«Estamos muy satisfechos con el número de madres donantes. Cada una aporta la cantidad que puede» José Luis Arroyo | Director de Banco Sangre y Leche

Donaciones

Al cumplirse seis meses de la puesta en marcha del Banco de Leche, la consejera de Sanidad, María Luisa Real, visitó ayer sus instalaciones, cuya estructura se reparte entre el Banco de Sangre del Hospital de Liencres y la Unidad de Neonatología de Valdecilla. «El servicio de prestación de leche materna está consolidado en Cantabria y es muy importante porque es el mejor alimento para los bebés por sus nutrientes y supera en calidad a la leche artificial», resaltó la consejera.

Desde su puesta en marcha, 26 bebés han sido receptores, de ellos 22 grandes prematuros (nacidos con menos de 32 semanas y un peso inferior a los 1.500 gramos). Respecto a las donantes, se ofrecieron 55 madres, aunque seis no pudieron seguir el proceso, ya que entre otros criterios no se admite ni el consumo de tabaco ni de cafeína, al tiempo que se descartan las candidatas que no superen los análisis pertinentes establecidos en el protocolo de admisión. En el laboratorio del Hospital de Liencres, la leche es pasteurizada y se envían muestras a microbiología para comprobar que las dosis no están contaminadas. También se someten al control de esterilización y de nutrición, a través del Laboratorio Interprofesional Lechero de Cantabria. En cada dosis de leche se especifica el número de proteínas, lactosa y lípidos que contiene, de forma que el neonatólogo puede realizar un tratamiento individualizado para cada recién nacido.

«La leche materna es muy importante para evitar infecciones y enfermedades mortales» Daniel Gutiérrez | Unidad de Neonatología

«Estamos muy satisfechos con el número de mujeres que participan en el proceso, cada una de ellas aporta la cantidad de leche que puede, a su ritmo y en sus casas», señaló el director del Banco de Leche, José Luis Arroyo. Las madres lo van almacenando en el congelador de su vivienda siguiendo unas pautas y cada dos semanas se concierta una cita para la recogida. Como anécdota, destacó que una de las donantes ha aportado 42 litros y medio de leche en estos meses, aunque se trata de una cifra muy superior a la media, situada en tres litros por mujer. En la actualidad, el servicio cuenta con 19 donantes en activo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos