STEC denuncia que hay 4.000 niños sin profesor porque aún no han llegado sustitutos a los colegios

Una clase del colegio Ramón Pelayo el pasado viernes, primer día de curso./Alberto Aja
Una clase del colegio Ramón Pelayo el pasado viernes, primer día de curso. / Alberto Aja

El sindicato mayoritario culpa al consejero, Francisco Fernández Mañanes, por no nombrar antes del comienzo del curso a los docentes que deben cubrir a los funcionarios de baja

Álvaro San Miguel
ÁLVARO SAN MIGUELSantander

El sindicato STEC, mayoritario en la enseñanza pública, ha denunciado hoy que hay más de 4.000 alumnos que no han podido empezar el curso «con normalidad» porque «por primera vez en los últimos años no está nombrado el profesorado sustituto al iniciarse las clases». El sindicato docente subraya que esta circunstancia, uno de los problemas que durante muchos años ha lastrado el inicio del curso en los colegios de Cantabria, había quedado solucionado en los últimos cursos. «En efecto, desde hace al menos un lustro, los profesores sustitutos que han de cubrir las bajas del profesorado con licencia por enfermedad eran nombrados antes del inicio de las clases». El objetivo es que los sustitutos puedan no sólo estar en los centros al inicio del curso, sino que tengan tiempo para preparar las clases con un mínimo de antelación.

STEC afirma que los sustitutos no van a ser nombrados hasta mañana, martes, y lamenta que como deben firmar sus contratos el miércoles, la incorporación a los colegios no está prevista hasta el jueves. No obstante, precisan que «muchos de ellos adelantarán su presencia en los colegios al mismo miércoles, en una muestra más del compromiso de los docentes, a pesar de que legalmente no tienen que hacerlo hasta el día siguiente».

Los representantes del profesorado señalan como responsable de este retraso al consejero de Educación, con quien los docentes mantienen un enfrentamiento por el calendario escolar de este curso. «En este aspecto también el consejero actual (Francisco Fernández Mañanes) nos ha retrotraído a épocas pasadas», critica el sindicato.

Según los cálculos de STEC, en esos tres días en los que faltarán 211 profesores que no han sido sustituidos, más de cuatro mil alumnos de toda Cantabria «sufrirán durante estos días una situación de anormalidad al no poder recibir sus clases, y permanecerán en sus centros debidamente atendidos, pero sin poder recibir la formación académica y pedagógica que debieran».

Aseguran que este ha sido un problema que, al final del curso pasado, se repitió «en numerosas ocasiones», ya que múltiples bajas quedaron sin cubrir o fueron cubiertas con un retraso considerable. «Reiteramos: otra cuestión que cuando el señor Mañanes asumió la responsabilidad de la educación cántabra funcionaba perfectamente, en menos de un año vuelve a ser un quebradero de cabeza».

No olvida el sindicato que el conflicto que mantiene con la Administración por la reorganización del calendario escolar tiene su origen en una petición de la Federación de Asociaciones de Padres (FAPA), que reclamaba la eliminación de la jornada reducida de junio y septiembre para mejorar la conciliación laboral y familiar. «Esperamos un pronunciamiento público de la asociación que ha demandado el aumento del horario escolar. No podríamos entender que, ahora, mostrase silencio cuando un número tan importante del alumnado no tiene profesor», dice el sindicato STEC sin citar expresamente a la FAPA.

Desde STEC recuerdan que el consejero del PSOE, que todavía no ha cumplido un año al frente de Educación, ha sufrido ya cuatro huelgas, aseguran que «ha recortado el derecho de huelga de un buen número de profesores» y lamentan que haya transformado «el clima de consenso que existía antes de su llegada en otro de confrontación y enfrentamiento, entre un largo etcétera de desafortunadas actuaciones».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos