Los vecinos de Ontaneda evitaron que el agua entrara en sus casas colocando barreras

P. C. Corvera de Toranzo

Mariña Álvarez
MARIÑA ÁLVAREZSantander

Ha sido una noche «muy movida» en Ontaneda por las persistentes lluvias caídas desde ayer. En este pueblo de Corvera de Toranzo están muy acostumbrados a luchar contra las crecidas y esta madrugada lo han vuelto a hacer. Un auténtico río tomó las calles principales del casco urbano. Hasta se formaban pequeñas olas en las cunetas. Pero han ganado la partida. Avisados con el tiempo suficiente de lo que se avecinaba, colocaron barreras en las puertas de sus casas para que el agua no se las inundara.

Entre las doce de la noche y las tres de la madrugada, seis efectivos de Protección Civil de Corvera de Toranzo trabajaron intensamente para evitar que la riada ocasionara males mayores. Llevaban en guardia, armados con sus bombas de achique, desde las siete de la tarde. «Tuvimos inundaciones en Villegar, en San Vicente, en Ontaneda, en Alceda y en Borleña. No hemos parado», comentaba hoy a primera hora de la mañana el coordinador de la agrupación, Diego González. Solo un inmueble de Ontaneda se ha inundado levemente, el de Casa Olmo, «los demás se libraron porque se les advirtió a tiempo y pusieron tablas en las puertas», comenta González, que esta mañana seguía en pie trabajando, «ahora mismo me está llamado la alcaldesa para que retiremos un árbol caído en dirección a Castillo», decía, satisfecho, en el fondo, porque en Ontaneda hubiera funcionado «la prevención».

Ver más

Así están hoy

En el municipio la situación está bastante más tranquila esta mañana, aunque el agua sigue bajando con mucha fuerza por las calles y algún camino está cortado.

PC Corvera de Toranzo