Las inundaciones paralizaron durante horas el tráfico de Feve entre Santander y Torrelavega

Temporal marítimo en Santander, este miércoles por la mañana. / Foto: Sane | Vídeo: Héctor Díaz

Cantabria permanece en alerta por fenómenos meteorológicos adversos y el 112 ha tenido que gestionar numerosas incidencias durante la noche por las intensas lluvias y el viento

Mariña Álvarez
MARIÑA ÁLVAREZSantander

Las nevadas que hasta esta madrugada han mantenido en alerta a toda la Cantabria interior hoy dejan paso a otros fenómenos que también ponen a la región en riesgo. Viento, lluvia y oleaje mantienen en jaque a los servicios de emergencia, que han tenido que atender numerosos avisos por desprendimientos y sobre todo por inundaciones.

Uno de los efectos más graves de este temporal ha sido la paralización del tráfico ferroviario en la vía de Feve entre Santander y Torrelavega por culpa de una inundación de las vías. Ha ocurrido sobre las 06.30 horas, coincidiendo con la pleamar y con la extraordinaria crecida que ha experimentado el río Pas. El cauce se desbordó a la altura de Miengo y pasó sobre las vías del tren, por lo que el tráfico tuvo que paralizarse hasta las 11.30 horas. Ahora, se teme que en la pleamar de las 18.00 horas pueda ocurrir lo mismo.

Además, este mediodía ha caído un importante argayo en la carretera de Correpoco (la CA-817), cortando el acceso al pueblo de Bárcena Mayor.

Los ríos Pas, Deva y Asón han entrado en 'prealerta' por riesgo de desbordamiento, y de hecho han inundado numerosas zonas a su paso, cortando algunas carreteras, anegando garajes y paseos fluviales.

Desde las 03.00 horas el viento ha soplado con rachas muy intensas en todo el territorio -salvo en la Cantabria del Ebro-. La alerta alcanzó el nivel naranja en Liébana, centro y Valle de Villaverde y en la costa el aviso bajó a nivel amarillo, y así ha permanecido hasta las doce de este mediodía. A la par, hay alerta amarilla por lluvias en Liebana y en el litoral, y otro fenómeno adverso que preocupa es la alerta naranja por fuerte oleaje: Hasta las doce de la próxima noche se prevé viento del oeste y del noroeste de fuerza 8 y mar combinada del noroeste con olas de entre 6 y 7 metros, y todo ello coincidiendo con pleamares de altos coeficientes. En la pleamar de las seis de la madrugada no ha ocurrido nada grave en Santander (de hecho, a pesar de lo que podía esperarse el mar no llegó a invadir los paseos marítimos), y falta saber los efectos que pudiera tener en la próxima -las seis de la tarde-.

Ver más

Desprendimientos e inundaciones

Ante la confluencia de tales elementos, el servicio de emergencias 112 ha tenido que gestionar 63 incidencias durante esta noche, derivadas de las 101 llamadas recibidas por el temporal de nieve, lluvia y viento. Buena parte de los avisos han sido por argayos (en Lamasón y Vega de Liébana se ha cortado la carretera) y desprendimientos de piedras en la red viaria (ha ocurrido en Cartes, Fresnedo, Cabezón de Liébana, en la zona del Asón, en Castillo Pedroso y también se ha desprendido gravilla en la A-67 a la altura de Los Corrales).

En este balance no figuraba todavía el argayo de Correpoco, con toneladas de piedras y barro desprendidas sobre la calzada.

La mitad de las llamadas recibidas en el 112 se referían a 32 incidentes provocados por las lluvias, han obligado a movilizar recursos por inundaciones en Ontaneda , en Golbardo y en distintas zonas del municipio de Camargo, donde también se han inundado garajes, al igual que en Puente San Miguel y Los Corrales de Buelna. La lluvia también ha formado balsas de agua en Escobedo de Camargo y Santa María de Cayón.

En Obregón (Villaescusa), hay una urbanización inundada y una de las vecinas ha pedido al 112 que la rescaten, porque no puede salir de su casa dada la altura que ha alcanzado el agua.

En cuanto al viento, el 112 se ha ocupado de 13 incidencias (derivadas de 30 llamadas) por caída de árboles y ramas en las carreteras (en Molledo, Toñanes y Los Tojos) y desperfectos en mobiliario urbano.

Árboles como el que han tenido que retirar esta mañana en Castro Urdiales, un enorme tronco derribado sobre una carretera que está cortando el paso hacia Pando.

Emergencias Castro Urdiales

Por último, el 112 ha registrado en este tiempo (desde las 18.00 de ayer a las 08.00 de hoy) 19 llamadas relacionadas con el temporal de nieve, gestionando 18 incidencias relacionadas con los cambios de estado de la red viaria de la región y avisos de usuarios con dificultades para circular, en los momentos más complicados.

Rachas superiores a 100 km/h

El vendaval se está cebando sobre todo con la comarca de Liébana y el sur de la región. Alrededor de las cinco de la madrugada en Treviso y Alto Campoo se han registrado rachas superiores a los 100 km/h. En Santander se han alcanzado los 81 km/h y sopla muy fuerte también en Castro Urdiales (76 km/h) o Santillana del Mar (71 km/h).

A la par, llueve con mucha intensidad, sobre todo -igual que ayer- en Soba, donde se han acumulado ya 61,8 litros por metro cuadrado, la máxima precipitación de toda España.

Así están las carreteras

Aunque la alerta por nieve ya está desactivada, sigue nevando, con su impacto en la red de carreteras de la región. Al amanecer se levantó el aviso en la A-67 que reclamaba 'precaución' en el tramo más cercano a Reinosa y esta mañana comienza sin incidentes por las nevadas.

Sin embargo, hay tres puertos de montaña que continúan cortados al tráfico (Estacas de Trueba, Lunada y Palombera), también está cerrado el acceso al mirador Fuente del Chivo y otras siete vías secundarias tienen prohibido el paso a los camiones y obligan al uso de cadenas o neumáticos de invierno.