La nieve desencadena 46 incidencias en las carreteras y la lluvia provoca tres argayos

Acudimos a la zona de embolsamiento de camiones en Arenas de Iguña. En la foto, la A-67 a la altura de Reinosa. / Pablo Bermúdez

La A-67 vuelve a cerrarse al tráfico de camiones y articulados, y los coches solo pasan si disponen de neumáticos de invierno

MARIÑA ÁLVAREZ y ÁNGELA CASADOSantander

La A-67 ha vuelto a quedar cerrada para el paso de camiones, de articulados y de coches sin neumáticos de invierno. Las previsiones ya lo avisaban y a partir de las ocho de la tarde, de nuevo la Guardia Civil ha comenzado a embolsar camiones para evitar que la autovía y la N-611 se quedases atascadas. Durante el día, las máquinas quitanieves consiguieron despejar la A-67 y dejar el paso libre a los camiones embolsados desde primeras horas de la mañana. Desde las 13.00 horas, todo el trazado de la autovía a su paso por Cantabria presentaba ya 'nivel verde' para la circulación - y se podía pasar con precaución, pese a las difíciles condiciones-. Es una tregua antes de lo que se avecinaba para esta tarde y para la noche. El temporal arreciará en las próximas horas.

Hasta el momento, el Centro de Coordinación de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria ha recibido 66 llamadas relacionadas con fenómenos meteorológicos adversos, de las que ha derivado la gestión de 51 incidencias. De este cómputo, 55 llamadas y 46 incidencias están relacionadas con la nieve, y se corresponden mayoritariamente con el cambio de estado de las condiciones de la red viaria y llamadas de particulares informando de la dificultad de circulación en los momentos de mayor intensidad del fenómeno.

Las lluvias han dejado 8 llamadas y 3 incidencias, todas referidas a tres argayos registrados en Los Tojos, Cabezón de Liébana y Soba. Precisamente en este último municipio han caído hasta las seis de la tarde 34,4 litros por metro cuadrado (máximo registro nacional del día).

Por viento se han recibido dos llamadas a partir de las cuales se han gestionado dos incidencias, la caída de un poste telefónico y el riesgo de desprendimiento de una farola.

Ha sido la de hoy una mañana complicada -y la noche se presenta parecida- debido a los cortes intermitentes organizados en la autovía para prevenir males mayores en el tráfico con la acumulación de nieve y posibles accidentes con vehículos pesados que impidieran pasar al resto de coches, lo que provocaría un corte total. En determinados momentos se han embolsado camiones y hasta impedido el paso a todos los vehículos que no tuvieran neumáticos de invierno.

A las 11.30 horas la Dirección General de Tráfico elevó a 'nivel rojo' las condiciones de circulación en buena parte del trazado que discurre por Cantabria. Cuando esto ocurre significa que, desde el kilómetro 117 (Mataporquera) al 157 (Molledo), no puede pasar ningún tipo de vehículo que no lleve los citados neumáticos de invierno -está prohibido el uso de cadenas en este tipo de vías, por los sucesivos túneles que hay-. En poco tiempo, la alerta ha bajado a 'nivel amarillo' y, entonces, los turismos ya han podido pasar sin restricciones.

En cuanto se acumula la nieve, los camiones y autobuses son embolsados en tres puntos debido a las adversas condiciones del tiempo. Los que circulan en dirección a la Meseta son retenidos en Arenas de Iguña, mientras que los que se dirigen a Cantabria son parados en Aguilar de Campoo (kilómetro 103) y Mataporquera (117).

A las 12.30 horas, en la zona de aparcamiento que utiliza la DGT en Arenas Iguña (en la gasolinera) se han llegado a concentrar unos cincuenta camiones y vehículos articulados, esperando más de dos horas la llegada de un convoy con quitanieves que les permitiese continuar hacia Reinosa, como así ha ocurrido sobre las 13.00. De hecho ya a las cuatro de la tarde este tramo de autovía aparecía en verde pero con la advertencia de que la circulación es «condicionada». En resumen, dificil y con mucha precaución.

A las 11.30 se llenó el aparcamiento de camiones en Mataporquera (con espacio para veinte vehículos) y la Guardia Civil comenzó a pararlos ya en Aguilar de Campoo.

Ver más

Durante la mañana también presentaba 'nivel rojo' o 'amarillo' -oscila con el paso de las horas- la carretera nacional N-611 desde Molledo a Mataporquera, que discurre paralela a la autovía. No podían circular por esta vía camiones, autobuses y vehículos articulados, y los turismos debían llevar neumáticos de invierno o cadenas cuando así lo indica la DGT, que de manera constante actualiza las restricciones en su página web. A primera hora de la tarde pasó a verde y abrió la posibilidad al paso de todos los vehículos pero con mucha precaución.

Durante el día han estado cerrados al tráfico total Estacas, Palombera y Lunada, aunque en la noche Palombera quedó abierto con cadenas, al igual que. La Sía, Matanela, Piedrasluengas y Alto Campoo requieren de cadenas.

En Cantabria está activada desde las 9.00 horas, la alerta naranja por fuertes nevadas, que prevén acumulaciones de entre 10 y 30 centímetros, en la zona sur de la región, Liébana, el centro y el valle de Villaverde.

La nieve mantiene cerrado desde ayer al tráfico el puerto de Lunada (CA-643), de la red autonómica de carreteras, y es obligatorio el uso de cadenas en Estacas de Truebas (CA-631), Palombera (CA-280), y el acceso a la estación de esquí de Alto Campoo (CA-183).

Y alerta por lluvias, viento y olas

Además de la alerta naranja por nieve, en Cantabria se ha activado un aviso amarillo por lluvias que afecta al centro y el Valle de Villaverde desde hoy hasta mañana miércoles. A la alerta por precipitaciones se suma otra en la costa por fuerte oleaje.

El riesgo de lluvias continuará hasta el jueves, con acumulaciones de hasta 40 milímetros en 12 horas, en el centro y el valle de Villaverde. Y tanto en esta zona como en el litoral, estará activada la alerta amarilla por viento, con rachas máximas de 100 kilómetros por hora. En Liébana, también se esperan entre el miércoles y el jueves rachas de viento de hasta 90 kilómetros por hora.

El jueves, la Aemet solo mantiene activada la alerta amarilla en el centro y el valle de Villaverde por lluvias, entre la madrugada de ese día y las 9.00 horas.

En alerta naranja por nieve

Cantabria ha entrado en alerta naranja por nieve y así seguirá hasta la madrugada del jueves. Se espera que las nevadas serán especialmente fuertes esta tarde.

La zona de Campoo, el centro de la región, Valle de Villaverde y Liébana, en altitudes superiores a los 900 metros, serán las áreas más afectadas por el temporal de nieve, donde se podrían acumular los 30 centímetros de espesor. Eso sí, el resto de la geografía no será ajena a la tempestad y la lluvia estará presente en el resto de municipios.

Cortes para prevenir accidentes

El foco hoy está puesto en la red viaria, con el cierre de varios puertos de montaña y un control especial en la A-67, ya que las previsiones avanzaban que en la zona entre Reinosa y el norte de Palencia sería donde más va a nevar. Estos cortes y embolsamientos de camiones son, en principio, de carácter preventivo, de ahí que se hayan puesto en marcha en cuanto comenzó a apreciarse acumulación de nieve en la autovía. Como explicó ayer a este periódico el jefe provincial de Tráfico, José Miguel Tolosa, el objetivo del corte de la circulación para vehículos pesados pretende prevenir accidentes, «porque si se cruza uno de ellos en la autovía se puede desencadenar un gran problema». Con los turismos se adopta una actitud más permisiva, ha dicho, «porque si ocurre algo es más sencillo orillarlo».