La lluvia lleva al límite a los ríos y provoca inundaciones y argayos por toda Cantabria

El Pas se desborda y corta en Vioño la carretera de Puente Arce a Renedo. / Sane/ Cavia/ P.Álvarez

Los cauces más afectados son los del Pas, el Deva, el Saja, el Asón y el Besaya

Daniel Martínez
DANIEL MARTÍNEZSantander

Las fuertes precipitaciones caídas en las últimas horas, que en los valles del interior de la comunidad autónoma han superado los 100 litros por metro cuadrado en 24 horas, están teniendo un efecto directo en los ríos de Cantabria. En estos momentos, la Confederación Hidrográfica del Cantábrico ha activado la fase de prealerta por el aumento del nivel en el sistema del Pas-Miera, en el Asón, el Deva, el Saja y el Besaya debido al riesgo de desbordamientos. Ya hay distintas zonas en las que el río Pas se ha desbordado (en la zona de Vioño y en Oruña, donde se han cortado las carreteras), y también las riberas del Besaya están inundadas a su paso por Barreda y por Los Corrales, a pesar de que el sistema del Saja no ha entrado todavía en prealerta (está en nivel de seguimiento, al igual que el Nansa y el Gandarilla). A las doce y media, un argayo en la A-67 a la altura de Los Corrales de Buelna obligaba a cortar uno de los carriles de la autovía. Y en Los Tojos quedaba cortada la carretera de acceso a Bárcena Mayor.

Ya en la tarde, tras la pleamar de las seis y con las lluvias constantes, la línea ferroviaria que zona occidental con la capital cántabra está cortada entre Bezana y Torrelavega por el desbordamiento de la ría de Mogro y habrá que esperar a que baje la marea para que se conozca cómo está la situación de las vías y cuando se recuperan los trenes.

Los pasajeros que utilizan este servicio de Renfe (antigua Feve) están siendo trasladados en autobús hasta Santander o desde la capital cántabra a las poblaciones por las que circula la línea, según ha informado a Efe la Delegación del Gobierno en Cantabria.

La marea va a condicionar la situación del transporte ferroviario en esa zona, ya que hasta que no baje no se disminuirá el caudal de la ría y se podrá intervenir.

En la noche, se ha desbordado río Saja, en la localidad de Villanueva de la Peña y ha afectado a multitud de viviendas, obligando a la evacuación de una persona, en una jornada marcada por cortes en el suministro eléctrico, inundaciones, desprendimientos y argayos, entre otras incidencias, debido a la intensa lluvia.

Además, durante la jornada se ha producido un fallo del suministro eléctrico en Camargo y Guarnizo, que afecta a unos 100 usuarios, el desprendimiento de una piedra cerca de una vivienda en Cieza, y el aislamiento por acumulación de agua de una manada de 32 alpacas en Quijano.

También se han producido corrimientos de laderas en el kilómetro 1 de la CA-306, a su paso por Luena, que corta el acceso a Sel de la Carrera; entre los kilómetros 12 y 16 de la CA-271 a la altura de San Vicente de Toranzo, también con corte total de la vía, y en la CA-281, que accede a Piedrasluengas, aunque en este caso el argayo permite el paso.

En total, el Centro de Coordinación de Emergencias 112 ha gestionado, entre las 07 y las 19 horas, 52 incidencias, derivadas de las 108 llamadas recibidas, en relación al temporal de lluvia que azota Cantabria.

A lo largo de la jornada se han registrado acumulaciones de agua en distintos puntos de la red viaria; inundaciones en garajes, locales, sótanos, cuadras y fincas; y argayos y desprendimientos que también han creado problemas en las carreteras de la región.

En la cuenca baja del Pas, en la estación de seguimiento de Carandía (Piélagos) el Pas se encuentra desde esta mañana por encima de los 2,75 metros, mientras que el martes a la misma hora se quedaba en 80 centímetros. Además, preocupa que la tendencia es ascendente, por lo que no es descartable que llegue al límite de 3,10 metros, una marca a partir de la cual se activaría el protocolo de alerta.

La carretera que comunica Puente Arce con Renedo está cortada a la altura de Vioño porque el Pas ha entrado en la calzada, y lo mismo sucede en Oruña, donde ha quedado cortada por inundación la carretera CA-321 entre los kilómetros 2 y 4,5.

El Pas no es el único río afectado por el temporal. También están experimentando subidas extraordinarias el Miera y el Asón. Ambos han entrado en fase de prealerta, al igual que el Deva, que a estas horas baja con fuerza a su paso por Potes, arrastrando troncos incluso. En Unquera se ha desbordado, inundando por completo el campo de fútbol. La tendencia del resto de los ríos cántabros es al alza, ya que continúan las lluvias y la alerta amarilla por fuertes precipitaciones se mantendrá hasta mañana.

En Reinosa también preocupa la situación del río, que presenta sus riberas anegadas.

Reinosa.
Reinosa. / Guadalupe González

La nieve y, fundamentalmente, la fuerte lluvia caída están causando serios problemas en Liébana, sobre todo en el municipio de Camaleño, donde más incidencias se están produciendo. En la villa de Potes, la fuerza con que baja el río Deva en su unión con el río Quiviesa, debajo de la Torre del Infantado, ha inundado el paseo fluvial. Troncos y ramas bajan por el río continuamente.

Donde más incidencias se están registrando por la cantidad de lluvia caída es en el municipio de Camaleño, donde hay que extremar el cuidado en la carretera debido a importantes bolsas de agua que se han formado, así como por la presencia de argayos.

Ver más

En el cruce de acceso al monasterio de Santo Toribio, un grupo de operarios limpiaba la carretera de restos de tierra y piedra caídos en la zona, y en Camaleño, antes de la entrada a la localidad, una pala trabajaba para poder quitar un desprendimiento de tierra, piedras y arbustos que tapó el margen derecho de la carretera, teniendo que regularse el tráfico durante los trabajos de limpieza.

Desde los puentes de Beares, Turieno o Baró se puede ver la fuerza con que baja el río Deva, que ha aumentado considerablemente de nivel. El agua también baja por caminos y laderas, anegando fincas y destrozando sus paredes. Continua lloviendo con fuerza, por lo que se espera que a lo largo de la tarde pueda haber más incidencias en la comarca.

La ría de Unquera.
La ría de Unquera. / DM

Se desborda el Besaya

Tras la nieve y el agua caída en las últimas horas, ahora la preocupación se centra en el estado de los ríos y en laderas afectadas por las corrientes internas, como la del monte Orza a la altura de San Mateo. Un argayo ha caído sobre la protección lateral de la Autovía de la Meseta en sentido Reinosa, sin llegar la tierra a la calzada. De todas formas Conservación de Carreteras ralentiza el paso por eso punto porque el agua que cae del monte atraviesa esa vía, lo que obliga a pasar con precaución, informa Nacho Cavia

El río Besaya se ha desbordado ya en su tramo de Arenas a Los Corrales de Buelna a la altura del aparcamiento junto al puente de Somahoz y en Las Caldas, donde la Policía Local ha acordonado el carril bici que une esa localidad con Barros. Como es habitual, el Mortera se ha desbordado en Barros y las mieses empiezan a parecerse más a grandes lagunas.

Por su parte bomberos y Protección Civil siguen trabajando en el achique de varios aparcamientos completamente anegados a lo largo de Los Corrales de Buelna. También se ha avisado al 112 por la presencia de dos perros de caza a la altura de Barros en la Autovía de la Meseta, en sentido Torrelavega. Y anoche se tuvo que retirar una gran rama que había caído en la carretera que atraviesa Molledo.

El Besaya se ha salido de su cauce
El Besaya se ha salido de su cauce / Nacho Cavia

Otra vez Molleda en Val de San Vicente

El pueblo de Molleda en el municipio de Val de San Vicente, como es habitual cada vez que se producen lluvias intensas, no se ha librado tampoco en esta ocasión de las inundaciones que se suelen producir con las crecidas del río Deva, especialmente cuando coincide con las pleamares como la de este miércoles. Tras inundar las fincas de la vega de Molleda a media tarde el agua sobrepasó la carretera autonómica que une a esta localidad con la de Prio por lo que la Policía Local se vio obligada a cortarla en un pequeño tramo, desviando el tráfico por las calles de la zona alta del pueblo. Sin embargo la peor parte se la llevó una vivienda situada junto a esa carretera que se vio abnegada en la planta baja, obligando a la familia propietaria a trasladar los enseres de esa planta y después a tener que alojarse en otra vivienda del pueblo, algo a lo que ya están acostumbrados cada vez que se producen incidentes similares. A medida que transcurría la tarde el agua comenzaba a afectar a otra vivienda, aunque en menor medida. El alcalde de Val de San Vicente, Roberto Escobedo, junto a la Policía Local y personal de obras del ayuntamiento permanecían durante la tarde en la zona afectada para controlar la situación que de manera habitual se viene padeciendo en dicho pueblo, informa Vicente Cortabitarte

Ver más

Cuando se encuentran las aguas del mar y de los ríos

Cristina Ballesteros

La coincidencia de las crecidas de los ríos y la pleamar dejan también una curiosa y bella imagen, plasmada en esta foto cedida por Cristina Ballesteros. «Hoy hemos amanecido con el extraño fenómeno natural que, en ocasiones se da en la bahía, cuando se encuentran las aguas del mar y de los ríos», comenta.