Sánchez Arévalo enfila la última semana de rodaje por Cantabria

Daniel Sánchez Arévalo, en un momento del rodaje de 'Diecisiete'. / Netflix

'Diecisiete', quinta película del cineasta, ha recorrido escenarios de toda la región durante las seis semanas de grabación de esta 'road movie'

José Carlos Rojo
JOSÉ CARLOS ROJOSantander

Dicen en el equipo que la experiencia del rodaje en un paraje natural como es Cantabria ha sido estupenda. Si ese espíritu rural ha impregnado la película, esta road movie jugará con ventaja. 'Diecisiete', quinto largometraje de Daniel Sánchez Arévalo, se ha filmado a lo largo de seis semanas en Santander, Torrelavega, Limpias, Cabezón de la Sal... O el pueblo de Carmona, donde este miércoles se grababan algunos de los últimos planos:«Nos queda lo último de lo último», explica el productor José Antonio Félez, de Atípica Films, habitual en todas los trabajos de Sánchez Arévalo. La cuenta la paga Netflix, asciende a 3 millones de presupuesto y la cinta se estrenará en la plataforma digital en 2019.

En un prado apartado, en pleno centro de Carmona, se ha levantado el set. Una furgoneta antigua reúne la acción de los dos personajes principales. Son dos hermanos, protagonizados por Nacho Sánchez y Biel Montoro. Dos chicos condenados a entenderse en medio de una montaña rusa de sentimientos, emociones y sueños rotos. Que emprenden un viaje «quijotesco, una 'road movie' en que los hermanos se reencuentran y cierran el círculo con su abuela, Cuca, gravemente enferma», resume Sánchez Arévalo.

En estas seis semanas –el rodaje comenzó el 3 de septiembre– no ha habido sobresaltos. Han grabado en Santander ciudad, en el centro comercial Valle Real, en Sniace, la playa de Langre, etc. «El tiempo atmosférico nos ha respetado porque teniendo en cuenta que rodábamos en muchos exteriores y el clima podía afectarnos mucho, solo nos ha llovido dos días», explica el autor de 'Azuloscurocasinegro', 'Primos' o 'Gordos'.

La playa de Langre, uno de los escenarios de la película.
La playa de Langre, uno de los escenarios de la película. / Netflix

Una cámara última generación

El centro de operaciones está en el parador de Carmona. Los papeles abarrotan las mesas y allí se toman las decisiones. La orden de rodaje establece horarios, necesidades de producción y otras prioridades. Aunque en realidad no es un rodaje porque hace tiempo que el celuloide dejó de rodar. Esta película, como todas ahora, se graban en formato digital.

«Tenemos un modelo Alexa de Arri. Una cámara capaz de grabar en calidad 4K y sin compresión de ningún tipo. Creo que es la primera que se hace en España con este último modelo», matizan desde producción. Son exigencias de la firma. Hace tiempo que Netflix potencia el contenido en esa resolución. También puntúa la premura. Tan pronto como se graba el plano se envía a Madrid, donde ya ha comenzado el premontaje. Todo va muy rápido.

Pero han pasado cinco años desde el último trabajo cinematográfico de Daniel Sánchez Arévalo. «Fue un tiempo en que hice muchas películas seguidas y noté que necesitaba parar un poco», recuerda. En ese impás escribió su primera novela 'La isla de Alice', finalista del Premio Planeta 2015. «Aún no sé si la adaptaré pero la tengo muy metida en la cabeza. No sería complicado hacer una película con ella», avanza. Y enseguida vuelve la mirada al combo de vídeo, donde controla el plano que se está grabando porque la tarde de ayer fue complicada por la luz.

El paso de las nubes altera las sombras y las intensidades lumínicas y el director de fotografía baraja rodar la secuencia con sombra o con sol. Si el primer plano se graba de una manera, luego habrá que esperar a que persistan esas condiciones para mantener la continuidad en el resto de la filmación.

Y en un descanso del trabajo, en que en el equipo entero exuda esa tranquilidad propia de quien sabe que el grueso del proyecto está ya hecho, se suman el consejero de Industria, Francisco Martín y de Medio Rural, Jesús Oria. Que ayer aparecieron por el set para escenificar en una fotografía de grupo su apoyo a una producción que volverá a poner a Cantabria en el mapa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos