Este contenido es exclusivo para suscriptores

Accede 1 mes gratis a todo el contenido y disfruta de la mejor experiencia publicitaria

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app solo para suscriptoresCartas de autor en tu emailOfertas y eventos exclusivos

Beber, vivir, escribir

Beber, vivir, escribir

Alcohol y literatura: una relación tormentosa

Javier Menéndez Llamazares
JAVIER MENÉNDEZ LLAMAZARES

El tres de octubre de 1849, un hombre de cuarenta años de edad fue encontrado delirando en las calles de Baltimore, por causas que probablemente nunca serán aclaradas. Enseguida corrió de boca en boca que aquel forastero, de mirada atormentada y baja estatura, pero con cierto aire de elegancia a pesar de su aspecto desastrado, había sido víctima de una curiosa estrategia electoral. Durante las elecciones municipales, los candidatos convidaban a beber a los votantes, a los que luego acompañaban hasta la urna para que les dieran su voto. Según las malas lenguas, el hombre habría votado en casi todas las circunscripciones de Baltimore, que ya entonces era una ciudad de un tamaño considerable.

Temas

Cultura
 

Fotos