Atletismo

España, del infinito a cero en salto de altura

Beitia se convirtió en Amsterdam, en 2016, en la primera saltadora que gana tres campeonatos de Europa. /EFE
Beitia se convirtió en Amsterdam, en 2016, en la primera saltadora que gana tres campeonatos de Europa. / EFE

El atletismo español comienza a sufrir ya las consecuencias de la retirada de la santanderina Ruth Beitia | Este viernes no habrá ninguna representante española en la final del concurso de altura del Campeonato de Europa que se está disputando en Berlín

JOSÉ ANTONIO DIEGOBerlín

El atletismo español ha pasado en seis años de acaparar los cetros de altura femenina en los tres últimos campeonatos de Europa a no tener una sola representante en la disciplina que convirtió a Ruth Beitia en la mejor atleta española de todos los tiempos.

Después de 3 títulos europeos consecutivos, la cántabra, retirada hace un año de la competición, asistirá personalmente el viernes próximo en el estadio Olímpico de Berlín a la coronación de su sucesora, que, de no mediar un cataclismo, saldrá del duelo entre la rusa Maria Lasitskene y la búlgara Mirela Demireva.

Beitia contempla con nostalgia el preocupante panorama de su prueba en España. Su amiga Saleta Fernández, que entrenaba con ella en Santander a las órdenes de Ramón Torralbo, es la mejor saltadora de altura española del momento, y sin embargo ocupa sólo el puesto 41º en el ránking europeo con una marca de 1,86 metros insignificante en la escena internacional.

Este miércoles, en la ronda de clasificación europea, Beitia, jefa de equipo en Berlín, pudo contemplar desde la grada las evoluciones de su amiga Alessia Trost, a quien consoló tiernamente el año pasado en los Mundiales de Londres cuando la italiana fracasó en su intento de meterse en la final.

Aquel detalle, recogido profusamente por las cámaras de televisión, le valió a Ruth el único trofeo que obtuvo en sus últimos Mundiales, el del Juego Limpio.

Beitia sí pudo acceder a la final, pero solo para terminar última en la postrera competición de una carrera deportiva de 27 años. Dos meses después anunció su retirada. Colgó las zapatillas con rango de campeona olímpica y europea en ejercicio, en la cima.

Maria Lasitskene podría ser su heredera, aun cuando el pasado 13 de julio sufrió en Rabat su primera derrota en dos años. Después de 45 triunfos consecutivos, hubo de inclinarse ante la búlgara Mirela Demireva, subcampeona olímpica en Río. La rusa ni siquiera fue segunda, también le ganó la ucraniana Yuliya Levchenko. Ella fue tercera con un registro de 1,90 impropio de su categoría.

Ruth Beitia, en el estadio Olímpico de Berlín, donde ha acudido como jefa de expedición de la selección española que compite en este Europeo, viendo la calificación de altura.
Ruth Beitia, en el estadio Olímpico de Berlín, donde ha acudido como jefa de expedición de la selección española que compite en este Europeo, viendo la calificación de altura. / Instagramj @

Solo dos semanas antes, Lasitskene había saltado 2,04 metros en París, la mejor marca mundial del año, que repitió el 22 de julio en Londres.

La última vez que la rusa había perdido una competición fue el 23 de junio de 2016, cuando su compatriota Anna Chicherova la derrotó en Cheboksary (Rusia).

Desde entonces había encadenado 45 triunfos seguidos, entre ellos los cosechados en el Mundial al aire libre de Londres en 2017 y en el Mundial en sala de Birmingham (Inglaterra), este mismo año.

Durante este período, Lasitskene vio frustradas sus esperanzas de participar en los Juegos Olímpicos de Río por la sanción impuesta a la federación rusa de atletismo.

El atletismo español emprendió, con la retirada de Ruth Beitia, una travesía del desierto cuyo fin no es posible calcular, a la vista del preocupante panorama actual, que no es mucho mejor entre los hombres. El mejor del año, Simón Siverio, está en el puesto 39º de la lista europea.

 

Fotos

Vídeos