Voleibol

El Voleibol Torrelavega cambia de horizonte

Las jugadoras del Voleibol Torrelavega, en un partido. :/Luis Palomeque
Las jugadoras del Voleibol Torrelavega, en un partido. : / Luis Palomeque

El buen rendimiento del equipo de Rubén Piquet permite mirar hacia arriba y el primer objetivo ya es clasificarse para la Copa de la Princesa

Sergio Herrero
SERGIO HERREROSantander

A Ángel Neila le falla la voz. «Es de animar en el partido del otro día», reconoce, con un fastidio que compensa. Al presidente del Club Voleibol Torrelavega y el resto de su directiva, las jugadoras les han llevado la contraria esta temporada. «Después del sexto partido, el equipo nos ha puesto en la tesitura de por qué no incluimos a principio de la campaña una partida para viajar a la Copa de la Princesa. Esa es la muestra de que los resultados están superando nuestras expectativas. Faltan tres partidos y todavía no estamos clasificados, pero si lo conseguimos, al final habrá que buscar financiación», afirma Neila. El horizonte se ve distinto desde el pabellón La Habana Vieja de la capital del Besaya.

Repetir los guarismos del pasado curso ya se antojaba lo suficientemente satisfactorio para una directiva acostumbrada a darle vuelta a cada euro que entra en caja para sacarle el máximo rendimiento. El sexto puesto -de 24 equipos- logrado en la Superliga 2 parecía meritorio para ser repetido. Más aún después de otro verano con vicisitudes y un presupuesto de guerra. «El equipo se ha visto desmadejado por la marcha de algunas jugadoras importantes en estas dos últimas temporadas», reconoce Neila. Y la necesidad y la falta de recursos hicieron acudir al trabajo del día a día. Al de base: «La cantera está supliendo a la perfección esas ausencias. Está rindiendo por encima de sus posibilidades y los resultados están ahí».

Por eso, casi sin voz y «con mucha alegría y confianza», el presidente del club torrelaveguense valora lo vivido en estos meses de competición y afronta el futuro próximo. «El equipo ha respondido incluso más de lo que cabía esperar. He de reconocer que nos ha sorprendido. Cuando comenzó la temporada, con los cambios, pensábamos que la plantilla daba la medida para repetir lo del año pasado», afirma. Y sí, las jugadoras no sólo estaban capacitadas para esa meta, sino que se les ha quedado pequeña.

El equipo dirigido por Rubén Piquet marcha en la segunda posición del grupo A de la Superliga femenina 2. A dos puntos del líder, el Extremadura Arroyo. Para Neila, el ingrediente principal es «la conexión perfecta entre juventud y veteranía. Las jugadoras que llevan más tiempo van delante en el carro y las que vienen detrás les siguen el ritmo sin problemas. Las más jóvenes están a un nivel altísimo». Eso, y la homogeneidad del bloque. «Aquí todas aportan. Nadie destaca. Es un buen trabajo en equipo», añade.

Ahora la vista está puesta en que el Club Voleibol Torrelavega logre la clasificación para la próxima edición de la Copa de la Princesa, que se celebrará los días 12 y 13 de enero en Palma. Una competición que reunirá a los cuatro mejores equipos de la categoría y entre los que, a falta de tres partidos, se encuentra el conjunto del Besaya. Será, sin duda, un agradable quebradero de cabeza para Ángel Neila y su directiva el hecho de tener que buscar financiación para el viaje.

Las cosas van muy bien por el pabellón La Habana Vieja. Y entonces, llega la pregunta clave. Si el equipo logra el ascenso, ¿qué pasa? Neila sabe que queda mucho y prefiere mantener la calma. Ya llegará, si llega. En el club ya lo han vivido más veces. «Ya nos ha ocurrido que hemos tenido que renunciar dos veces al ascenso por motivos económicos. Sería una falta de respeto a todo el mundo no pelear por ello hasta el final. Hay que hacer todo lo posible para ascender, pero el club no se puede hipotecar. Si se echan números y es posible...», deja la puerta abierta a una situación en la que el Club Voleibol Torrelavega dependerá en gran medida de las ayudas externas, tanto institucionales como privadas.

Por el momento, Santa Cruz de Tenerife es la próxima parada. Allí, las cántabras se verán las caras con el Cuesta Piedra Santa Cruz, noveno clasificado a estas alturas de la competición. Unos puntos muy importantes para seguir amarrando objetivos y poner en aprietos al presidente y a su equipo de trabajo, que tendrán que poner la calculadora a echar humo de las teclas.

 

Fotos

Vídeos