Fútbol | Racing

Jagoba Zárraga: «No estaba ansioso; sabía que me iba a llegar la oportunidad»

Jagoba Zárraga, durante el partido ante el Gernika. :: roberto ruiz/
Jagoba Zárraga, durante el partido ante el Gernika. :: roberto ruiz

El guardameta, que se enteró la víspera del partido ante el Gernika de que debutaría, señala que «ante el Oviedo y el Logroñés debemos competir como si fuera el play off»

Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

A Jagoba Zárraga le tuvieron que indicar ayer por donde se subía a la sala de prensa de La Albericia porque era la primera vez que comparecía. Lo hizo tranquilo, sereno. Era el protagonista al debutar en partido oficial con el Racing ocho meses después de fichar. Sin embargo, descartó haber estado nervioso. «No, ansioso, no. Estaba tranquilo. Trabajaba día a día y algún día sabía que me iba a llegar la oportunidad y ha sido ahora», señaló. El portero vasco se mostró contento, como no podía ser de otra manera. «Los jugadores trabajamos para poder tener una oportunidad y esta semana me ha tocado. Me he quedado con un sabor agridulce por no haber podido ganar, pero contento por haber participado».

Zárraga fue uno de los pobres protagonistas de la primera derrota del equipo en El Sardinero esta semana. «Es cierto que no fue uno de nuestros mejores partidos, pero tuvimos ocasiones para ganar. Ahora quedan dos partidos importantes para prepararnos para el play off», indicó.

No se puede achacar nada de lo que pasó al joven guardameta, su actuación es complicada de valorar puesto que apenas tuvo incidencia. «Toqué muy pocos balones. El primer balón con la mano creo que lo toqué en el minuto 60. Luego son dos acciones; una, que la paro con el pie. Y otra en la que no pude hacer nada».

Zárraga invitó ayer a pasar página cuanto antes a lo sucedido ante el Gernika, aunque es evidente que dejó el cuerpo un tanto frío a los aficionados que acudieron al estadio. «No hicimos un buen partido, pero tenemos que centrarnos en estos dos partidos, que son contra rivales de entidad y que podrían jugar el play off. El Oviedo B no lo juega, pero el Logroñés sí».

Su actuación del pasado domingo es probable que sea un tanto testimonial, puesto que los próximos compromisos serán dos bancos de prueba serios de cara a la fase de ascenso. No obstante, guarda la esperanza de repetirlo. «Creo que me enteré el sábado de que iba a jugar. Lo intuía, pero a ciencia cierta que jugaba lo supe el sábado», admitió, del mismo modo que confesó que esta semana será similar. «No tengo ni idea. No sé quién jugará ni nada. Hasta el final no sabremos nada».

No quería ser el centro de atención, por más que fuera así. Por eso quiso centrarse en «la importancia de los dos partidos que quedan, que son ante rivales de entidad y que pueden servir como preparación para el play off».

Finalmente, restó importancia a que el equipo haya ganado un partido de los últimos siete. «Si metiéramos las ocasiones que tenemos habríamos ganado con holgura. El problema es que con dos tiros que nos hicieron nos marcaron gol», concluyó el vasco.