«Pido perdón a todo cristo. Este final es para mí la peor de las pesadillas»

«Pido perdón a todo cristo. Este final es para mí la peor de las pesadillas»
Daniel Pedriza

Pouso, que confirmó que no seguirá en el Racing, asumió «la parte de responsabilidad en este desastre»

Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

«No hemos estado a la altura». «El ambiente nos ha superado». «Este final es el peor de las pesadillas».... «Pido perdón a todo cristo». Son algunas de las frases con las que Carlos Pouso arrancó sus comparecencia pública esta tarde en El Sardinero. El vasco no seguirá el año que viene en el Racing. De hecho, al acabar su rueda de prensa se dirigió al redactor que escribe estas líneas y le confirmó su intuición: «Tenías razón, esta era mi última rueda de prensa». El vasco lo confirmó minutos antes en público: «Posibilidades de que siga aquí, cero».

La noticia no sorprendió a nadie –como bien dijo él mismo– después de que «no se haya conseguido el objetivo y hay que ser honesto». El propio Pouso fue el que apostó y falló: «Me la jugué a ascender y no lo hemos conseguido». Su contrato acaba como el de tantos el 30 de junio. Aunque se marche se llevará consigo una pesadilla: Pertenecer al Racing con peor clasificación de la historia. «Me siento partícipe. Llegué aquí cuando llegué, me encontré lo que me encontré, pero no lo he podido mejorar. Claro que soy responsable». Si alguien esperaba una palabra más alta que otra del vasco, se equivocó. «No sé les puede reprochar a los chavales nada; entrenan perfecto, esfuerzo, actitud... Quizás lo que le ha faltado ha sido carácter. Al equipo siempre le ha superado la situación». Y para explicarse mejor utilizó uno de esos ejemplos que le caracterizan: «A veces hay alguien que viene y empieza a dar gritos y parece que es como si se les diera una transfusión de sangre de tigre. Pero hay jugadores que nunca serán tigres». Con ello no quiso echarse a un lado, ni mucho menos:«Yo he venido a mejorar esto y no he podido».

Ver más

No tuvo reparos en dar su opinión sobre la actitud de este domingo de los jugadores; algunos salieron tarde a recibir el chaparrón de la afición. «Cada uno es dueño de hacer lo que quiera. Yo he creído oportuno estar ahí. Algunos querían que les tragase la tierra, es normal.Si con ese gesto, porque al final salieron todos, hemos podido calmar la frustración de los aficionados, pues mejor». Pouso insistió en que sólo queda «pedir perdón, humildes y no responder al peor de los insultos que nos llamen porque probablemente nos lo merezcamos».

«Intuyo que habrá cambios»

El vasco se marcha después de no haber cumplido con su cometido. Fue director deportivo en el Logroñés, por eso precisamente le preguntaron por lo que haría a partir de mañana con el Racing si le tocara a él: «Hay una persona en este momento en el club que se dedica a eso. Esto es lo de siempre, cuando pasan estas cosas da la sensación de que hay que echar a todo dios en una temporada caótica. Intuyo que habrá cambios, pero por favor, si alguien quiere saber lo que pienso se lo diré en privado». Pouso fue muy explicativo:«Prefiero en vez de salpicar la boñiga, echármela encima».

A la plantilla, como a su técnico, se les acaba el contrato el próximo 30 de junio y lo que van a hacer de aquí hasta entonces es incierto. Pouso dio su opinión:«Daremos dos días de descanso y entrenaremos un par de días. No tiene sentido seguir entrenando, aunque haremos lo que nos manden. ¿Son vacaciones adelantadas? Pues probablemente inmerecidas. Mi experiencia me dice que no es bueno que se nos vea por ahí. No vamos a arreglar nada».

Su comparecencia terminó con una frase muy suya. «El Logroñés estaba confeccionado para jugar el play off y el Racing para ascender. A partir de mañana más que un representante voy a necesitar un mago para trabajar».

 

Fotos

Vídeos