Fútbol | Racing

Cómo quedarse a gusto

Nuha, el gran protagonista del partido de este martes ante el Mirandés./Alberto Aja
Nuha, el gran protagonista del partido de este martes ante el Mirandés. / Alberto Aja

El Racing se desquita de las desgracias y de la racha de 15 partidos sin ganar con una goleada ante el Mirandés | El equipo de Iván Ania, esta vez sí, se mostró sólido en defensa y acertado en ataque frente a un rival directo por la permanencia

Sergio Herrero
SERGIO HERREROSantander

Plebiscito, referéndum, juicio con jurado popular, test de estrés, exámen de nivel... Llámenlo como quieran, pero eso es a lo que se enfrentaba el Racing este martes contra el Mirandés. La excusa de los gallos, de los poderosos, quedó atrás. Cántabros y burgaleses se colocaron frente a frente, cabeza con cabeza, y midieron sus alturas en la oposición por prolongar un curso más su plaza en el fútbol profesional. El equipo cántabro se quitó y se desquitó. Se despojó de los lastres, de la dinámica negativa, de los errores recurrentes y de las desgracias de última hora. Y compensó los malos momentos con creces. Con boli rojo en el papel, circulito rodeando una nota alta. Una goleada para quedarse bien a gusto.

4 Racing

Luca, Buñuel, Moi, Figueras, Alexis, Kitoko (Sergio Ruiz, min. 68), Mario Ortiz, Enzo Lombardo, Yoda (Nico Hidalgo, min. 75), Nuha y David Rodríguez (Barral, min. 71).

0 Mirandés

Joao Costa, Kijera, Álvaro Rey, Andrés (Matheus, min. 60), Merquelanz (Ohemeng, min. 11), Iroko, González, Cristian, Marcos André, Guridi y Sánchez (Malsa, min. 74).

Equipo arbitral:
Principal, Vicandi Garrido (Vasco); asistente 1, Vaquero Agama (Extremeño); asistente 2, Pérez de Colosia Alonso (Vasco); cuarto, Fernández Pérez (Asturiano); VAR, González Esteban (Vasco) y AVAR, Ortega Gil (Valenciano).
Goles:
1-0, min. 23: Nuha. 2-0, min. 25: Nuha. 3-0, min. 59: David Rodríguez. 4-0, min. 70: Yoda.
Amonestaciones:
Mostró amarilla a Barral por el Racing y a Malsa y a Cristian, por parte del Mirandés. Expulsó por doble amarilla en el minuto 88 al visitante González.
Incidencias:
Campos de Sport de El Sardinero. Césped en buen estado en tarde agradable. 12.304 espectadores en las gradas.

El choque de este martes era una evaluación también para el míster, Iván Ania, después de cinco partidos de la presente temporada sin llevar a su equipo al triunfo –más los diez de la anterior, ascenso mediante–. El asturiano, al que no se le puede acusar de no ser valiente, sacó un equipo muy ofensivo y recuperó el 4-4-2. A Nuha en la delantera le acompañó un David Rodríguez que también se examinaba ayer ante el claustro verdiblanco. En las bandas, el máximo goleador local, Yoda, y Enzo Lombardo. Cejudo se quedó en la grada. Eso sí, como contraparte, para compensar el talento con músculo, dio entrada a Kitoko en lugar de Sergio Ruiz en el mediocentro. Y devolvió el lateral derecho a un echado de menos Buñuel.

Ver más

Si Ania y sus futbolistas decían, repetían y reiteraban que estaban tranquilos pese a los malos resultados, habría que creerles, pero lo cierto es que en el inicio del encuentro la falta de calma en las filas verdiblancas era aparente. Los nervios de cuando se pasa lista. Los rojillos lo intentaron con un disparo de Kijera que atrapó Luca y Mario Ortiz respondió con un tiro que pegó en un defensa y se marchó a córner.

El Mirandés perdió a su máximo artillero en el minuto 11. A Merkelanz entrar en los Campos de Sport le debe dar pánico. Templo maldito. En el antiguo Huerto del Francés se rompió el ligamento cruzado cuando militaba en la Real Sociedad B y ayer, aunque por un problema a priori de mucha menor gravedad, también se tuvo que retirar antes de tiempo.

Ver más

El Racing dio pasos hacia adelante y, tras una buena acción de Enzo Lombardo desde la izquierda, Nuha tuvo una ocasión muy clara. El pase atrás del francés lo remató el catalán, de primeras, al lateral de la red. A base de presión y de intensidad, el equipo de iván Ania iba mejorando por momentos. La lección aprendida. Y todo ello ante un rival cada vez más incómodo. Ahora sí, Nuha no hizo prisioneros. Una buena transición verdiblanca terminó con un pase de Enzo Lombardo al segundo palo, donde Nuha marcó sin oposición.

El espigado delantero racinguista se vistió de Ronaldo. De Nazario, no de Cristiano. En apenas dos minutos. Le despegó el dorsal de la camiseta al lateral Cristian González y le robó hasta el PIN del teléfono móvil. Nuha aguantó la tarascada de vuelta y en la frontal del área recortó antes de fusilar al debutante Joao Costa. Si ya es alto, este martes estaba crecidísimo. La 'pantera' Nuha tenía hambre y le dio por merendar jabatos.

Fueron momentos de apabullar para el Racing, que no acrecentó su renta por exceso de clase. La de Enzo Lombardo, que recibió un pase hacia atrás dentro del área y si no marcó fue porque intentó colocarla de forma milimétrica en la escuadra. Con regla y cartabón. El cálculo le salió mal y la pelota se marchó fuera. Tsunami verdiblanco en los Campos de Sport.

La grada estaba viendo algo que ya casi ni recordaba. Goles, superioridad, ausencia de errores condenatorios, ¡los delanteros existen!, ¿una victoria?. Hasta desmarques de ruptura en ataque. Así sí. Un tiro desde la frontal de Antonio Sánchez que se marchó desviado puso el cierre a una primera parte que terminó con sonrisa.

Con el 2-0 en el marcador, el Racing tenía los deberes hechos con 45 minutos de antelación. Ahora faltaba no hacer el más difícil todavía en una temporada en la que el surrealismo verdiblanco parece insuperable. Tiempo para conservar o subir nota. El equipo de Iván Ania volvió del vestuario serio, seguro en sus tareas ante un rival muy impreciso y con demasiados borrones en su examen. Parecía más factible el tercero que un tanto visitante. David Rodríguez lo intentó dos veces. Primero con un tiro lejano y posteriormente con un cabezazo, ambos atrapados por Joao Costa. Y llegó la sentencia. El Mirandés jugaba en campo cántabro, pero nada más. Y cuando el Racing pisó el acelerador, Enzo Lombardo y Kitoko fabricaron una jugada que David Rodríguez, esta vez sí, mandó al fondo de las mallas. Si el talaverano prometía goles, ayer empezó.

Cómodo

El Mirandés claudicó y el Racing, en lugar de guardar las rentas, decidió aprovechar ese «buen momento de los partidos» del que habló Iván Ania en la previa. ¿Por qué no? Ya tocaba disfrutar. Y Yoda, viendo que Nuha le quería quitar el lugar de máximo goleador, se sumó a la fiesta con la complacencia de la timorata zaga burgalesa. Una falta colgada por Enzo Lombardo la peinó su compatriota para hacer el cuarto.

Desde el 7 de abril sin ver ganar a su equipo, la grada se echó al agua. A hacer la ola. Y el Mirandés, ahogado, sólo esperaba el pitido final para certificar la derrota y no seguir sufriendo. Para dejar de agonizar. Nuha la tuvo para hacer su triplete. Un gran pase de Nico Hidalgo a la espalda de la defensa no acertó a rematarlo el mayor protagonista de la noche. Luca, en su partido más cómodo, porque entró menos en juego que de costumbre con los pies y porque el rival no le testó, tuvo oportunidad para lucirse en los últimos minutos del choque. Un tiro de Guridi permitió al marsellés realizar una buena parada para adjuntar a los méritos racinguistas. Ya no había margen para desastres, para disgustos ni para sorpresas macabras. El Racing, esta vez sí, hizo todo lo que tenía que hacer y casi rozando la perfección. De sobresaliente. La expulsión de González en el 88 se quedó en una anécdota. 4-0. Victoria. Y que sea la primera de muchas.