Fútbol | Racing

Iván Ania vuelve a revolucionar el once

Iván Ania da indicaciones a sus jugadores bajo la lluvia en el Ciudad de Tudela durante el partido que enfrentó ayer a Tudelano y Racing. /Alberto Aja
Iván Ania da indicaciones a sus jugadores bajo la lluvia en el Ciudad de Tudela durante el partido que enfrentó ayer a Tudelano y Racing. / Alberto Aja

El técnico sentó a Jordi Figueras y Óscar Gil y dejó fuera de la convocatoria a Enzo Lombardo | «Te vas con la sensación de que teníamos que haber ganado, pero no tuvimos el partido dominado», reconoce

ASER FALAGÁN Tudela.

¿Algún día el universo dejará de expandirse y se contraerá?¿Cómo desapareció Tartessos? ¿Tenía de verdad dinero Piterman? ¿Qué alineación sacará el Racing de Iván Ania? Son preguntas a las que la humanidad no ha podido responder aún con certeza. Y tal vez no lo consiga nunca. La última tiene miga suficiente para convertirse en el gancho estrella de cualquier casa de apuestas.

Iván Ania dejó el sábado en Santander a Juanjo, enviando de nuevo un mensaje claro al de Ontaneda sobre cuál es su estatus en el equipo. Se llevó a 19 futbolistas a la concentración tudelana y descartó a quien era hasta ahora un intocable: Enzo Lombardo. No es que el francés fuera suplente, algo que podría entrar en el terreno de las rotaciones; es que le hizo viajar para dejarle al día siguiente fuera de la convocatoria. El técnico asturiano explicó su sorprendente decisión al final del partido en la sala de prensa del Ciudad de Tudela.

La crónica

«Varias circunstancias me hicieron decidir que se quedara fuera de la convocatoria. Veníamos 19 y había que dejar fuera a uno», explicaba Iván Ania, que definía la ausencia del mediapunta frances como un descarte técnico, aunque con un matiz: «Ayer -por el sábado- no terminó el entrenamiento porque tenía unas molestias estomacales, pero además vi cómo estaba el tiempo, cómo estaba el campo y tras lo del entrenamiento decidí que se quedara fuera en este partido». En una decidida apuesta por las rotaciones y por esconder sus cartas en lo que ya se ha demostrado una auténtica obsesión del asturiano, más allá del habitual hermetismo de cualquier entrenador, esta vez el técnico sentó a sus dos teóricos centrales titulares. Óscar Gil y Jordi Figueras, al banquillo. La gran promesa de la zaga y el defensor con más jerarquía de la plantilla (y casi de la categoría). Está claro que la reconversiíon de Julen a central le ha gustado, como el rendimiento del canterano Puras en la banda, y de paso quiso dar minutos a Olaortua.

El técnico quiso dar continuidad a una defensa que había rendido bien, pero un desajuste costó un gol

«Necesitamos tener a todos enchufados, a todos con minutos y a todos activados, porque la temporada va a ser muy larga y cuantos más minutos puedan tener los jugadores mejor. De ahí que decidiéramos darle continuidad a la defensa», explicaba el asturiano consciente de que fue precisamente un fallo defensivo con sus dos centrales titulares en el banquillo lo que llevó a la pérdida de dos puntos.

«Decidimos meter a Iñaki Olaortua porque entendíamos que iba a ser un partido en el que hacía falta bastante contundencia por las condiciones que se daban y creo que ha estado a buen nivel». Quiso, en definitiva, reforzar a Puras, Julen y Olaortua, reconociendo con naturalidad que ni Óscar Gil ni, especialmente, Jordi Figueras necesitaban descanso. «Jordi viene de no jugar tres semanas o por ahí y Óscar jugó la semana pasada, pero no necesitaba descanso. Se trata de que todos se sientan partícipes e importantes, y en función de lo que necesitemos en cada partido decidiré». Reconocía incluso que Figueras «podía haber jugado perfectamente. De hecho, vistéis que estaba en el banquillo».

A cambio, Aitor Buñuel lo sigue jugando todo. Absolutamente todo. Los trece partidos de Liga y los cuatro de Copa hasta el final. Habrá tomado nota Chuti Molina, que de momento ya le ha traído a otro lateral, Ramón Blázquez, para jugar con el filial, para entrenar con el primer equipo y colocarle en buena posición para el debut. Aunque Chuti también dice que Kitoko puede contar como lateral derecho, pese a que cueste verlo. Al fin y al cabo, ya lo fue Sergio Ruiz la temporada pasada. Aunque también al fin y al cabo el curso pasado las cosas terminaron como terminaron. Chuti, que sigue al equipo de forma casi obsesiva, lo vio desde el austero palco tudelano junto a Alfredo Pérez y su bigote de Movember.

Mientras, el exracinguista Txiki tomaba notas en la grada principal. Hace 16 años estaba ascendiendo con el Racing a Primera. El útimo ascenso a la élite de un equipo al que le empieza a urgir otro. El otrora extremo izquierdo vio cómo el Racing no era capaz de cerrar el partido y lo pagaba con un empate. Lo reconocía el propio Iván Ania: «En la segunda parte tuvimos que cerrar el partido, pero les dimos la opción en una segunda jugada en un balón parado. Con el empate te vas con la sensación de que teníamos que habernos llevado los tres puntos, pero también de que en ningún momento tuvimos el partido dominado».

«Nos ha costado mucho porque en los primeros minutos ya nos habían hecho un tiro lateral y un disparo a puerta, cosas que no nos suelen suceder, y nos ha costado la segunda jugada. Aún así creo que tuvimos ocasiones suficientes para llevarnos los tres puntos, pero en partidos como este, con césped en mal estado y lluvia, hay que cambiar el registro y ser prácticos», resumía.

 

Fotos

Vídeos