Fútbol | Racing

Pouso: «Es un paso más y Dios nos libre de sacar pecho»

Pouso muestra su aprobación desde el banquillo durante el partido de ayer en El Sardinero. /Daniel Pedriza
Pouso muestra su aprobación desde el banquillo durante el partido de ayer en El Sardinero. / Daniel Pedriza

Pouso se marchó «satisfecho» con su equipo y aseguró que «ahora ya queda la cifra mágica de ocho o diez jornadas en las que todo se resuelve»

MARCOS MENOCAL SANTANDER.

«Es un paso más en el largo camino que nos queda. Y Dios nos libre que saquemos pecho», aseguró Carlos Pouso después de ver cómo su equipo ganaba con contundencia -un marcador abultado- al Vitoria. «Ahora es cuando llegamos a esa cifra mágica de ocho o diez jornadas para el final que es cuando se resuelve todo», añadió. Su equipo venció y lo hizo con facilidad y por eso el entrenador se marchó «satisfecho» con lo que vio.

El vasco admitió que los goles influyen en el estado anímico de los jugadores: «El aspecto moral es fundamental. El que se crea que sólo vale la táctica, el equilibrio o lo que pasa en el campo está equivocado». Al Racing le hacía falta ganar un partido así; a los jugadores más que a nadie, pero también al público. Según el vasco «se pudo marcar mucho antes porque hubo ocasiones clarísimas. Siempre se analiza el partido en función del resultado; si hubiésemos marcado mucho antes todo habría sido más fácil como también si ellos la hubieran metido. Pero estoy contento, se han hecho cosas bien».

Ver más

A Pouso le gustaron algunas propuestas y otras no tanto. «El equipo en ataque y el repliegue. Quizás estuvo pelín blando en la defensa». Siguiendo la misma línea, el de Lejona señaló que «la lesión de Antonio Tomás condicionó mucho». El cántabro sufrió un golpe en un tobillo y se tuvo que retirar. Ese cambio obligó a retocar el equipo. «Tuvimos que adelantar a Granero; podía haber jugado en su sitio Quique Rivero, pero optamos por Sergio que lo ha hecho muy bien excepto en la jugada de gol de ellos que se puso cachondo y condujo y perdió su posición. Pero tampoco hay que decirle nada porque luego el rival la puso en la escuadra». Pouso no quiso entrar en muchos detalles, pero sí insistió en que «cuatro goles, un penalti fallado... Ójala que todos los partidos fueran así: siete ocasiones y meter cuatro».

«El que crea que sólo influye lo táctico y no el estado anímico, la moral... Se equivoca»

El planteamiento del Racing fue atrevido. Hubo sorpresas, pero en resumidas cuentas jugaron los que se esperaba. No obstante, llamó la atención la ausencia de Pau Miguélez que fue de los mejores en Lezama. «Tengo veinte en plantilla y hoy creíamos que estos eran los mejores. Aquino es indiscutible en este equipo, Borja Lázaro... No caben todos».

Se mostró positivo y esperanzador con lo que vio. «Llevamos un mes aquí, si no se ve que ha cambiado algo pues estaríamos haciendo las cosas mal», indicó. Habló del aspecto físico, apartado que no le preocupa mucho. «Eso es lo más fácil. Son profesionales. Cuando todo va bien llegas a todo y cuando va mal te haces pequeño y pesa mucho la camiseta. En un mes no se hacen milagros. Físicamente el equipo está bien. Ójala todos los problemas fueran el físico». El entrenador del Vitoria, por su parte, Igor Gordobil, resaltó la eficacia del Racing, pero explicó su opinión más allá del resultado. «Creo que hasta el minuto 32 estuvimos muy bien. Hicimos un partido serio, pero los goles nos mataron», concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos