Ruta en raquetas de nieve por el interior del Parque Nacional de Picos de Europa

Impresionantes vistas de los Picos de Europa durante esta ruta con raquetas./Pedro Álvarez
Impresionantes vistas de los Picos de Europa durante esta ruta con raquetas. / Pedro Álvarez

Este recorrido parte de la estación superior del teleférico de Fuente Dé y descubre una panorámica espectacular del macizo Oriental, Central y de la cordillera Cantábrica

PEDRO ÁLVAREZ

La estación superior del teleférico de Fuente Dé es punto de partida de numerosas excursiones por el interior del Parque Nacional de Picos de Europa. El pasado fin de semana, con un tiempo espectacular, una docena de turistas disfrutó de una ruta con raquetas de nieve por el macizo Central de Picos. Día magnífico, despejado, con buen estado de la nieve y temperatura agradable. Los ingredientes hacían presagiar una jornada inolvidable, como así fue.

Después de recoger el material necesario para afrontar la ruta, el guía de 'El Portal de Picos' reunió a los senderistas para darles unas nociones básicas sobre la forma de colocarse las raquetas y sobre cómo avanzar con los bastones, esenciales para disfrutar del recorrido.

La ruta se inicia desde la estación superior de El Cable para avanzar y llegar hasta la altura de los Pozos de Lloroza, cubiertos por un manto de nieve. Es el momento, frente a Peña Olvidada, en el que el guía señala las cumbres más importantes del entorno que se pueden contemplar desde allí.

Pequeñas subidas y bajadas en el terreno buscando la zona óptima para que el recorrido sea asequible para todos los participantes hasta llegar a La Sierruca. La panorámica del macizo Oriental y Central y de la cordillera Cantábrica es extraordinaria, y con esas vistas llegó el momento de hacer un breve descanso, beber y comer unos frutos secos.

Un grupo de rebecos pasó a escasos metros del grupo y, a medida que desde la zona de Las Antenas se desciende hacia la estación inferior del teleférico, se contempla a un gran número de turistas disfrutando de la nieve.

La ruta finaliza y el grupo se muestra encantado de la experiencia vivida y con ganas de poder repetirla, disfrutando de un entorno natural único y de un recorrido que, sin duda, no olvidarán.