Una ruta que discurre entre los valles de Campoo y Cabuérniga

Vistas desde el Collado de Rumaceo: Al N-NO Los picos Helguera y La Concilla (derecha), separados por la Canal del Hitón y, encima de ésta el Cornón de Peña Sagra./Javier Tezanos Díaz
Vistas desde el Collado de Rumaceo: Al N-NO Los picos Helguera y La Concilla (derecha), separados por la Canal del Hitón y, encima de ésta el Cornón de Peña Sagra. / Javier Tezanos Díaz

No se sube a ninguna cumbre, pero hay exigentes pendientes en una marcha que parte de Palombera, discurre por Rumaceo y llega a La Hoz de Abiada

Javier Tezanos Díaz
JAVIER TEZANOS DÍAZReinosa

La marcha que se describe transita por las montañas que dividen los valles de Campoo y de Cabuérniga, aunque sin subir a ninguna de sus cumbres. El comienzo se sitúa en el Puerto de Palombera, que desde siempre ha sido el nexo de comunicación entre ambos valles.

Siguiendo la ruta, se atravesará el Bosque de Bayantún, dominado en su parte más baja por hayas y en la más alta por robles albares. Aquí se puede ver una de las mejores arandaneras («raspanizos» en campurriano) de toda Cantabria. Este bosque, no hace muchos años, era un cantadero del urogallo, aunque con la drástica disminución de esta gallinácea ha desaparecido de este lugar.

El recorrido continúa por el Collado de Rumaceo, lugar que une los puertos de Sejos con la Cuenca de Proaño, lo que ha propiciado que durante siglos haya sido uno de los lugares habituales de tránsito de las comunicaciones de Campoo con Polaciones, Tudanca y, en general, con el valle del Nansa, lo que queda reflejado en la novela Peñas arriba, del escritor José María de Pereda.

Sin bajar a esta zona de Sejos, se continuará de ladera, por la falda NO del Pico Liguardi, para alcanzar La Collada y bajar por la cuenca glaciar de El Hoyo hasta el campurriano pueblo de La Hoz de Abiada, perteneciente a La Joyanca, donde se sitúan los pueblos más altos de Campoo. Enfrente de la iglesia se encontraba el famoso 'Abuelo', un enorme nogal centenario con una medida de 5,75 m de perímetro a 1,30 m del suelo, que se suponía ser el más antiguo de España y uno de los más importantes de Europa. Desgraciadamente se secó hace años y ahora sólo se puede ver tu tocón, junto al que se ha plantado otro nogal, como homenaje a éste.

Recorrido

Desde el puerto de Palombera (1.260 m) arranca, a la izquierda (O-SO), una pista forestal, que primero discurre por Campo Susero, con el alto de Cotera Mayor (1.393 m) a la derecha. Poco después se pasa por un brezal y el camino da una curva a la derecha entrando en una campa sita en un altozano (1.323 m). Nada más pasar junto a un refugio del ganado la pradera se cambia por el brezo y se comienza una bajada, aunque enseguida se vuelve a subir, y se atraviesa el arroyo del Barranco de la Hachas (1.328 m), que ha formado la llamada Cuenca de Soto, llevando sus aguas a este pueblo. A partir de aquí se entra en la zona de La Cotorra, que está cubierta por el denso Bosque de Bayantún.

Camino nada más salir de Palombera, con El Pico Liguardi al fondo y a medio plano el Bosque de Bayantún.
Camino nada más salir de Palombera, con El Pico Liguardi al fondo y a medio plano el Bosque de Bayantún.

Zona de Laguíos, con la Cabaña de Ormas y el Sel de Felipe de frente.
Zona de Laguíos, con la Cabaña de Ormas y el Sel de Felipe de frente.

Después de un tramo se llega a una pronunciada curva (a la derecha) y se sale a zona abierta. Desde este punto se puede contemplar el valle de Campoo de Suso en todo su esplendor. De frente sale un camino, por el que se puede bajar a Soto, pero se descartará para seguir subiendo por la pista principal. Un poco después se pasará junto a la pequeña Cabaña de Ormas en la zona de Laguíos (1.469 m). La ladera de la derecha (N) es conocida como Sel de Felipe y la que se encuentra un poco más adelante Las Carrizosas.

A partir de aquí la pista gira a la izquierda (S) rodeando la cabecera del arroyo de la Cuenca de Proaño. Por toda esta zona no es difícil observar manadas de venados, que medrosos se apresuran a esconderse de las miradas del caminante.

Tras pasar tramos de fuerte pendiente se llega al Collado de Rumaceo (1.701 m). Desde este punto el maravilloso panorama muestra, al O-SO, las moles de Pico Cordel y de Peña Hiján. Al NO, en primer término, los picos de La Concilla (derecha) y el Helguera, separados por la Canal del Hitón. Por detrás de éstos, los Picos de Europa se presentan a la vista con todo su esplendor y el macizo de Peña Sagra presidido por el Cornón.

Una vez pasada la portilla, que sirve de cierre de pastos, se entra en los terrenos de la Mancomunidad Campoo-Cabuérniga. Aquí se dejará el camino, que sigue de frente y baja por la cuesta denominada Los Culeros, hasta encontrar el Barranco de la Cotera de la Fuente, para continuar por la izquierda (SO) subiendo suavemente por los caminos del ganado, primero por una campa, para atravesar después una zona de brezos, hasta alcanzar La Colladía (1.729 m), que es el collado formado por Pico Cordel (2061 m) (O) y Pico Liguardi (1.975 m) (E).

Ahora se toma un sendero que baja (SE) por la ladera O de Pico Liguardi. Abajo, a la derecha se encuentra El Hoyo, una hondonada glaciar cuyo arroyo principal nace en la ladera E de Pico Cordel. La pendiente de esta bajada va aumentando suavemente hasta llegar a La Peñía (1704 m), una llanada herbosa de la cual se desprenden (derecha) unos rosarios de piedras llamados Peñascal de la Señoruca. Si desde este punto se vuelve la vista al O se tendrá una magnífica vista de Pico Cordel y abajo la cuenca glaciar de El Hoyo.

Vistas desde el Collado de Rumaceo: Al SO Pico Liguardi y Pico Cordel.
Vistas desde el Collado de Rumaceo: Al SO Pico Liguardi y Pico Cordel.

Vistas desde Rumeceo. Al NO los Picos de Europa.
Vistas desde Rumeceo. Al NO los Picos de Europa.

Siguiendo la bajada, el camino entra, de nuevo, entre brezos y la pendiente aumenta considerablemente, por lo que el sendero hace un par de zigzags. A la altitud de 1595 m el camino confluye con otro que, por la derecha, viene de El Hoyo, siguiendo de frente para salvar otro zigzag, después del cual se vira al E para caminar por la ladera S de Pico Liguardi. Enseguida se pasará por Hontanares, donde hay un refugio para el ganado. A continuación, se cruzarán varios pequeños arroyos que bajan de los neveros de Pico Liguardi y de la Fuente del Martinal, y, poco después se pasará por La Coba, un prado tapiado con una cabaña derruida. En tiempos, esta finca se segaba en común por los vecinos de La Hoz.

Nada más dejar atrás este prado el camino da una cerrada curva a la derecha para rodear el cauce del arroyo (que ha unificado los arroyuelos citados antes) y volver a bajar por una empinada cuesta, que se suaviza con un par de zigzags, después de los cuales se vuelve a cruzar este arroyo, para, inmediatamente, pasar bajo un gran canchal, que cubre la ladera izquierda.

Primeras casas de La Hoz de Abiada

Justo después de pasar esta pedrera, se llega a una bifurcación, siguiendo por el ramal de la derecha (el de la izquierda sube a La Rasa, una llanada donde hay una nave ganadera y un cercado), una pista que tiene un cercado metálico a la derecha y que baja en dirección SE (predominantemente). Se atraviesan varios regatos, que vienen de la vaguada junto a La Rasa y enseguida se entra en la zona de prados, la mayoría con cierres de endrinos.

No se tarda mucho en pasar una portilla e, inmediatamente, se cruza el arroyo que nace en la Garma de los Ladrones (sita casi en la cima de Pico Liguardi). A continuación, se dejan a la izquierda unas naves para el ganado y, poco después, la traída de aguas (también a la izquierda). A partir de aquí las linderas de los prados están festonados de sauces, fresnos, chopos y otros árboless, llegándose pronto a las primeras casas de La Hoz de Abiada, por la Calle La Llana, para avocar en la Plaza del Berral, y de ésta, por la calle La Riguera, llegar junto a la Iglesia, donde terminará la marcha.

La iglesia de Santa María es quizá el mejor edificio religioso barroco de ámbito rural de la comarca campurriana. Aunque su construcción puede partir del siglo XVI, su aspecto actual es el resultado de una amplia reforma llevada a cabo en torno al año 1751. Consta de tres naves cubiertas con bóvedas de terceletes y cambados, torre a los pies con tronera única en cada uno de los frentes que remata con balaustrada y chapitel y portada sencilla de aspecto muy clásico. Lo mejor de todo es el retablo mayor, ejecutado por los maestros de Cudeyo, Juan del Mazo, Santiago Valdecilla y su hijo, dentro de la estética churrigueresca en la que se utiliza un amplio repertorio decorativo de columnas salomónicas, estípetes, tarjetas, pámpanos y profusión de dorados y policromías. Las tallas son de menos calidad que el entramado arquitectónico y se atribuyen también a talleres trasmeranos. Los retablos laterales de la Vera Cruz y la Inmaculada son algo posteriores y parecen obra del artista campurriano Manuel García Bayllo. En la iglesia también se guarda una valiosa talla gótica de Virgen sedente con Niño, del siglo XIV.

Tanto los retablos como la arquitectura de Santa María sirvieron de modelo a la parroquia de San Sebastián de Reinosa, que se empezaba a construir casi en los mismos años de las manos más que probable de los mismos artistas.

En la arquitectura civil de La Hoz de Abiada que parecen alineaciones de casas que forman bellos conjuntos, en los que se mezclan aquellas, que siguen la tradición constructiva de muros encalados en contraste con la recta geometría de los sillares maestros y las que presentan un tratamiento más noble de las fachadas, mediante la decoración de arcos y ventanas y escudos.

Literatura consultada para texto y fotos

1. Las Montañas del Valle de Campoo. A pie y en bici (Ramón García y Chelo Hospital).

2. http://nieveycumbres.foroactivo.com/t168-ascension-al-pico-liguardi-1970metros

3. https://montripero.blogspot.com/2014/07/pico-liguardi-230714.html

4. http://surdecantabria.es/la-hoz-de-abiada/