Lo de Carolina Durante

El joven grupo madrileño se ha convertido en un fenómeno social gracias a una asombrosa facilidad para firmar himnos como 'Cayetano', 'En Verano' o 'Joder, no sé'

Lo de Carolina Durante
I.Pérez
Nacho Criado
NACHO CRIADO

Arranqué a escribir esto afónico y con las piernas bastante agotadas. Acababa de ver a Carolina Durante en directo. Cualquiera que siga al grupo madrileño, ya sabe de lo que hablo. Y si tú no lo sabes, me propongo explicarte LO DE Carolina Durante. Es básico poner «lo de» porque así es como hablan en persona y en redes sociales. Ellos y toda la generación que SE VIENE con ellos. Esos niños que «ya no quieren ser Vetusta», tal y como escribía también aquí en DMÚSICA. El concepto SE anótatelo, porque se habla, se toca, se baila, se sale…

Ahora que tenemos el contexto lingüístico, vamos al lío. Ese lío que hace que 'Carolina Durante' por Carolina Durante haya sido el disco más esperado de esta primavera. Ese lío que ha convertido a los «carolinos» en omnipresentes de los festivales 2019. Ese lío que lleva a un grupo con apenas dos años de vida a llenar sala tras sala y anunciar concierto en La Riviera de Madrid en noviembre. ¿Cómo lo han logrado?, se preguntan no pocos. Algunos con asombro. Otros con cierta envidia. Como en las películas, rebobinemos un poco.

2016. Carolina Durante no existe. Solo es el nombre de una antigua compañera (¿musa?) del colegio. Pero Diego (futuro cantante) y Mario (futuro guitarra) ven actuar un día a los murcianos Perro y a las vascas Belako y sueñan con «molar tanto». Se juntan con sus amigos Martin Vallhonrat (bajo) y Juan Pedrayes (batería). Ese personaje llamado Juan Pedrayes es precisamente el único que acredita cierta experiencia musical. Así nace Carolina Durante.

2017. En octubre llega 'La Noche de los Muertos Vivientes', su primer single y el primer tema que les empieza a hacer sonar en el circuito alternativo. Una especie de himno de Malasaña, el céntrico barrio de Madrid epicentro actual de la movida 2.0. Ahí está su mítica frase «Bajando Corredera, cuando me cruzo a Dionisio».

Su primer EP, que ha pasado a ser obra de culto al estar más que descatalogado, llega en diciembre de ese año, con 'La Noche', 'En Verano' y 'Necromántico'. Tres canciones. Tres himnos infalibles en directo. La última da título al trabajo completo. La portada es un enorme cuchillo. Las frases de estas canciones, también. «Solían gustarme cuando estaba contigo hasta las putas gaviotas», «a la mierda eso de ser feliz, yo lo que quiero es estar contigo» o, más literalmente, «tus puñales aún me duelen en la espalda». Diego Ibáñez tiene un don innato para escribir himnos. Hay gente que intenta dar con la tecla durante largos años. Diego es dueño del teclado. Esto es así. O lo tienes o no lo tienes.

Empiezan a ser asiduos en las salas pequeñas de Madrid, pero de todo este año 2017, lo más importante no es la salida del EP ni estos primeros bolos. El acontecimiento que cambiará sus vidas ocurre en el camping del FIB de Benicàssim. Es un encuentro muy especial. No es con un productor influyente. No es con un músico. Es con un grupo de chavales pijos, que llevan «zapatillas Pompeii» y muy seguramente «alguno tiene barco». Sí, allí nace la inspiración para crear 'Cayetano'.

2018. El 6 de marzo de 2018, su pequeña pero exquisita casa de discos, Sonido Muchacho, sube a Youtube un nuevo vídeo. Ha nacido 'Cayetano'. Llega la locura. La respuesta mediática es inmediata. Cuando les entrevisté aquellos primeros días, ya defendían que 'Cayetano' no era su mejor canción. De hecho, se resistían a cerrar sus conciertos con ella. Y tenían razón. Ahí está su fortaleza. Esa facilidad para sumar himno tras himno, casi todos en apenas 2 o 3 minutos, sencillos pero contundentes, de conexión inmediata con el público pero sin caer en simplezas.

Su personalidad también arrasa y atrae en sus entrevistas sin pelos en la lengua o en sus publicaciones en redes sociales. «Huelen a espíritu adolescente», como bien señalaban los compañeros de Jenesaispop. Son como se les ve, sin imposturas ni peajes diplomáticos o comerciales. Eso ha prendido en sus seguidores, que no son solo la chavalada. En el pasado Festival Tomavistas, allí estaba yo con otros muchos puretas dando botes y dejándome la garganta.

También destaca esa flor para acertar siempre, al menos de momento. 'El Himno Titular' durante el Mundial de fútbol. 'Perdona (ahora sí que sí)' versionando a Marcelo Criminal junto a Amaia Romero. La relación de Amaia con el cantante Diego ha sido objeto de mil comentarios, algunos verdaderamente lamentables. Pero han sabido mantener el tipo y en el nuevo disco incluso hay temas como 'El Año' que incluyen guiños magistrales a esa relación.

Tanto al toparse con los seguidores de OT como en la propia industria alternativa, no a todo el mundo le gustan Carolina Durante. A Mikel Izal dudo mucho que le caigan bien. O sí, quién sabe. «Musicalmente no son nada del otro jueves», «son simples», «muy limitados técnicamente», «son una moda del momento»… estas son algunas de las críticas que reciben. Por lo que puedo dar fe, les dan bastante igual los «buenos consejos de las peores personas», o las críticas de los haters. Directamente, pasan.

2019. Es su año. En abril lanzaban su primer disco con un gesto inédito. Dejaban fuera TODOS sus temazos anteriores. Ni uno solo. Ni Cayetano. Renunciaban así a un regalo perfecto para adentrarse en el riesgo de presentar todo canciones nuevas. Les ha salido bien. Con una portada an-to-ló-gi-ca y nuevos himnos como 'Las canciones de Juanita', 'El Año', 'Joder, no sé' y el inspirado y sobrio cierre con 'El perro de tu señorío'.

Lo dicho. Nada de acumular 2 EP's para sumar un LP. Ellos van por libre. «Claro que sí, loco», que diría el batería Juan Pedrayes. También esto un signo de los nuevos tiempos. Los que vienen empujando ya no están obsesionados con las ventas de los discos o la piratería. Saben que el negocio está en el streaming y, sobre todo, en el directo. Y vaya directo tienen Carolina Durante. No es que sean unos virtuosos tipo Vetusta Morla o Rufus T. Firefly, pero sí tienen a un frontman que arrasa y contagia su mezcla de contorsión, chulería, sociopatía y epilepsia. Hubo concierto de Carolina Durante. Por eso estoy tan cansado hoy. No es por un mal motivo. SE VIENE el siguiente bolo.