TRAVELLIN' BROTHERS: Nashville-Torrelavega-Bilbao

TRAVELLIN' BROTHERS: Nashville-Torrelavega-Bilbao
Sonia Tercero
MANUEL QUINTANAL

Había llegado el día. Los Diamantes habíamos decidido celebrar nuestro catorce cumpleaños trayendo hasta Torrelavega nada menos que el blues de los Travellin' Brothers. No en vano nuestros vecinos euskaldunes fueron considerados en 2015 La mejor banda de Blues de Europa. Y ellos también están de efemérides. El próximo día 30 de diciembre celebras su concierto numero 1001, que bajo el epígrafe «A 1001 Nights» desarrollaran una actuación conmemorativa en el Teatro Arriaga de Bilbao acompañados de varios invitados de renombre y que registraran en una futura publicación.

El día fue duro, estresante. A los nervios propios del día que promueves un concierto se unieron una serie de problemas técnicos que nos hicieron dudar de que llegáramos en hora. Casi todo lo que podía salir mal estaba saliendo mal. Un cumulo de circunstancias, todas en nuestra contra, que como vulgarmente se dice, parecía que nos había mirado un tuerto. Plazos que no se cumplen, horarios que se retasan, unas conexión que se cruza por aquí, pruebas de sonido que se dilatan en el tiempo, la hoja de ruta prevista olvídate de ella. Pero bueno, al final todo quedo en que a las 20.10 los Travellin´Brothers estaban sobre las tablas del Concha, que al fin y al cabo es lo que le interesa al público.

Desde el momento que pisaron el backstage del Concha, los Travellin´ nos demostraron su profesionalidad. A los seis miembros habituales, Aitor Cañibano a la guitarra principal, su hermano Eneko al Bajo y Contrabajo, Jon Careaga a la voz, Isi Redondo a la batería, Alain Sancho al Saxo y el maestro Mikel Azpiroz al piano se les unía Ander Unzuaga a los teclados e Inés Goñi también como vocalista.

Este formato de concierto es el mismo que van a defender en su noche 1001 y esta tocata de Torrelavega les servía de excelente prueba de fuego para el Arriaga. Como ya he dicho rondan el concierto 1000 de trayectoria, siendo más que probable que el nuestro cerrase esa cifra tan redonda. Algo que ellos mismos no quisieron ni confirmar ni desmentir. Jejeje…

En cuanto llego el maestro Mikel Azpiroz y vio el piano de cola propio del patrimonio del Concha Espina se le pusieron los ojos como al tío del Pato Donald. Por algo es el principal docente en materia de piano en el Conservatorio de Bilbao. Y no se puede comparar tocar con todo un piano a hacerlo con un teclado eléctrico, por muy Hammond que este sea. Así, los técnicos de la sala se encargaron de trasladarle y dotamos de mucho más contenido la puesta en escena de los Travellin. En fin tras esta y cien anécdotas más, no todas de tan grato recuerdo, y con solo diez minutos de retraso, conseguíamos abrir las puertas a un público ya impaciente.

En el Hall, docenas de caras conocidas, mucha gente del mundo de la cultura, numerosos miembros de bandas de la escena local como Northern Rockets, Lefties, A la Deriva, ARDEN o Big Dogs quisieron acompañarnos, periodistas e incluso gente del mundo del deporte como el campeonísimo Óscar Freire, no quisieron perderse el aniversario de Diamantes Musicales.

A las ocho y diez, y ya perfectamente uniformados, los 'Hermanos Viajeros' saltaban a las tablas del Concha. En su presentación, una pequeña broma de la banda, un chascarrillo, con relación a su relación con Santillana del Mar. Y es que el fotógrafo oficial del grupo, autor del cartel del concierto y de la fotos del último disco, el gran Alex Rodríguez, es vecino.

Empezaron con 'Peggy Sue Got Divorced', tema de su octavo disco, '13th Avenue South', grabado en Nashville, y que también da nombre a la gira mundial que vienen realizando y que les traía hasta Torrelavega. Entre 'Oh My River' y 'ThunderStorm Blues', el propio Jon se encargaba de bajar hasta el patio de butacas y ejercer de improvisado acomodador de algún rezagado que se incorporaba en ese momento a la sala. Y con 'Magnolia Route', un blues con toques de rock'n'roll clásico ya estaba invitando a bailar toda la audiencia.

En 'Working in a Coal Mine', tanto Inés como Jon hicieron alarde de sus capacidades vocales en un tema costoso de defender a nivel de voz, como así explico Jon al acabar haciendo referencia a que cantar este tema es como bajar a la mina de carbón en clara alusión al título del mismo. 'A Better Day' es un tema con una maravillosa introducción, seguido de 'Power of Your Love', un blues con aires de góspel en donde Jon nos evocaba al mismísimo John Belushi. Nos llevaron hasta 'Last Fair Deal', el homenaje que hacen al gran pionero Robert Johnson, mítico bluesman del Delta del Mississippi que cuenta la leyenda que vendió su alma al Diablo. Sin gente como Robert Johnson probablemente hoy no estaríamos aquí hablando de esto, porque Chuck Berry o los Stones no habrían ni existido. En 'Swing & Jive' Mikel y Ander nos hicieron una extraordinaria demostración de su virtuosismo a las teclas blancas y negras tocando el piano a cuatro manos e intercambiando su posición durante la acción. Con 'This Train is Bound' ya nos fueron poniendo en antecedentes de que le bolo tocaba a su fin. Dejando para el final 'Always There' y 'Lovejoy and Happiness' y despidiéndose de Torrelavega con 'Midnight Train'ante un público ya encendido.

Tras esto, y en lo que hicimos un breve cambio de escena, se dirigieron al Hall del Concha, donde tenían preparado un pequeño puesto de venta de discos. Allí disfrutaron del calor del público con el que departieron gustososy afables en la demanda de discos, firmas y fotos.

Habíamos decidido rematar la velada con la banda local Gipsyjoe Hot Club. Sabíamos que era una apuesta arriesgada y éramos conscientes que tras los Travellin mucha concurrencia abandonaria la sala. Pero no podíamos dejar pasar la oportunidad a un conjunto local de compartir tablas con bandas de este calibre, que no se ven todos los días en Torrelavega. Y lo cierto es que lo hicieron fenomenal. La cálida voz de Luz sonó de maravilla, y acompañada de los incombustibles Obregón, Animal, Manu, Gruber, Gerardo y demás miembros, inundaron de swing, jazz y chanson todo el teatro, dejando un gran sabor de boca al público que tuvo la deferencia de quedarse hasta el último tema para recompensarles con un merecido aplauso.

Tras una jornada agotadora, los Diamantes Musicales cerrábamos los portones del Concha con la satisfacción de haber contribuido una vez más a que la magia de la música en directo inunde la Ciudad de Torrelavega.

XIV Aniversario Completado. Comenzando a cargar el XV…. A ver si nos dejan.