«La vida del artista que se autogestiona cuesta, pero la recompensa es extraordinaria»

«La vida del artista que se autogestiona cuesta, pero la recompensa es extraordinaria»

Pablo Díaz y Julián Suárez conforman 'Extraño Veneno'. Un dúo que empezó a cantar en las calles, entre ellas las de Santoña, y que, ahora, llena bares y salas con su segunda gira nacional 'Puta vida'

Ana Cobo
ANA COBOSantoña

Pablo Díaz y Julián Suárez conforman 'Extraño Veneno'. Un dúo que empezó a cantar en las calles, entre ellas las de Santoña, y que, ahora, llena bares y salas con su segunda gira nacional 'Puta vida'. Estos dos jóvenes argentinos vinieron a España con el propósito de vivir de la música y con su esfuerzo, ganas y talento no solo han conseguido ese objetivo, sino también hacer disfrutar al público y que «salga sonriendo de nuestro espectáculo».

– Ahora pisan los escenarios de bares y salas, pero comenzaron tocando a ras de asfalto, en las calles, entre ellas las de Santoña

– (Responde Pablo) Sí. Como hace cinco veranos tocamos ahí mucho. Incluso, en algún momento, nos llegaron a llamar 'los del Regma' porque actuábamos justo al lado. Cuando empezamos nuestras andanzas por España tocábamos los veranos en las calles, tanto de Santoña como de otros lugares.

– De hecho, en sus actuaciones llevan un cartel en el que se lee: 'El arte callejero no es delito'

– Defendemos esa idea y siempre hemos luchado para que se nos considere trabajadores, porque es lo que somos. Hemos estudiado, hemos ensayado y nos lo tomamos en serio. La gente se cree que cuando el artista está trabajando en la calle, le estás pidiendo dinero. Y, es un concepto bastante errado porque nosotros lo que estamos haciendo es trabajar.

– La calle es un primer paso para dar a conocer al público su música, sus canciones

– Es una cuestión de declarar un interés por vivir de esto. Para nuestro sustento lo que teníamos más a mano era salir a tocar y mostrarnos obviamente en la calle, que es donde nace y crece el arte. Poco a poco, a base de invertir nuestro tiempo, nuestro dinero y ganas, hemos podido dejar la calle a un lado y, ahora, estamos en nuestra segunda gira tocando en bares de muchas ciudades de España. Hemos logrado bastante difusión por redes sociales y hemos generado bastante material audiovisual. De hecho, el videoclip de la canción 'Solita conmigo' está grabado en el fuerte de Santoña. Es muy bonito.

– ¿Cuál es el origen de 'Extraño veneno'?

– A Julián le conozco desde hace quince años. Es muy gracioso, porque cuando yo tenía 15 años y él 17, íbamos juntos a la misma escuela e hice una especie audición para estar en su banda de rock and roll. Julián me rechazó, porque no le gustaba como cantaba. Un par de años más tarde nos volvimos a encontrar y me propuso probar en un proyecto nuevo que tenía y desde entonces hacemos música juntos. En este tiempo hemos ido cambiando de nombre, de estilo musical... En el primer grupo que tuvimos en Córdoba (Argentina) hacíamos rock and roll. Luego, yo me vine para España a probar suerte. Trabajé de varias cosillas y empecé a salir a tocar solo a calle. Como vi que nos podía ir bien, le llamé por teléfono a Julián para que se viniera y trabajar juntos aquí.

– ¿Qué se encuentra el público que acude a sus actuaciones?

– Nos comunicamos mucho con el público. Tenemos una 'perfomance' que, con los años, la hemos ido desarrollando y la tenemos totalmente naturalizada. Buscamos que la gente participe en nuestros conciertos tanto cantando, bailando, riendo o simplemente emocionándose con nosotros. Generamos una dinámica de contacto en la que todos participamos y nos lo pasamos bien.

– ¿Qué estilo les define?

– Tenemos dos trabajos grabados que se pueden escuchar en spotify. Un Ep, 'Éxtasis Popular', con cinco canciones y que fue grabado en el estudio Sierra en Santoña; y otro Ep, '¡Vam!', también con cinco temas, grabado en Granada. La verdad que no nos ceñimos a un solo estilo musical. Siempre son canciones propias y como componemos los dos, son estilos diferentes. Tratamos de no encasillarnos y de tocar la mayor cantidad de estilos que podamos: cumbia, rumba, rock and roll, canción de autor...

– ¿Qué les inspira para componer?

– Me puede llegar a inspirar una historia de una noche con amigos, las montañas de Cantabria o simplemente sentarme. Hay una frase de un gran productor argentino que me marcó mucho cuando la escuché de pequeño y es que «la inspiración siempre te agarre trabajando». A partir de esa frase, generé una dinámica de trabajo en un espacio con el ordenador, la guitarra, micrófonos...dedicando tiempo no solo cuando se me ocurre una canción, sino que también estudio un poco de canto, intento escribir poesía y trabajando esas horas a veces viene la inspiración y sale una canción buena. Hay que escribir muchas cosas hasta que llega una canción que te guste.

– Acaban de concluir la primera parte de la gira titulada 'Puta vida' ¿Cómo ha ido?

– Ha sido una sorpresa porque hemos llegado a ciudades de España en las que no habíamos estado nunca. Y ha venido gente a vernos que ya nos conocía o sabía nuestras canciones porque a través de las redes sociales y los vídeos de Youtube ahora puede llegar a gente de diferentes puntos del mundo. Hemos conocido gente maravillosa y nos han tratado estupendamente. Este verano vamos a estar por aquí, por el norte, y a partir de septiembre seguiremos la gira por el resto del país.

– ¿Y tan puta es la vida para dar ese nombre a la gira?

– Julián quería poner de título puta gira. Es una especie de declaración amor-odio, más que por la vida del artista por el tema de la autogestión. Nos tenemos que comer muchas horas en la carretera conduciendo nosotros, probar el sonido, hacer las gestiones con los bares, promoción en las redes sociales...Cuando uno se embarca en una gira por ciudades por todo el país, la logística es complicada, un rompedero de cabeza. No por el hecho de dar el espectáculo, sino todo lo que le rodea. Esta es la cosa da amor odio. A veces cuesta, pero, en realidad, las recompensas son extraordinarias y estamos muy felices con esta vida.

– ¿Qué sienten sobre el escenario?

– Un poco de adrenalina, eso es básico. Yo, por los menos, siento que el artista tiene una responsabilidad muy grande con el público. Debemos entretenerlo, que se lo pase bien, se divierta y se vaya sonriendo de nuestro espectáculo.

– ¿Tienen ya actuaciones cerradas para este verano?

– La primera actuación es el 21 de junio en Palencia, y seguido, el 22 en Castro, el 23 en las fiestas de San Juan en Laredo, y el 28 en Cicero en las fiestas de San Pelayo. También vamos a estar en Colindres por San Ginés, en las fiestas de Limpias y en bares de Ampuero, Loredo, Noja... y estaremos un poco en Asturias. En Santoña está pasando una cosa extraña y, eso, que siempre ha sido un nicho de artistas y de espectáculos en vivo. Están dando pocos permisos para las actuaciones. Históricamente los bares han hecho conciertos todas las semanas pero este verano están teniendo problemas para los espectáculos en directo. Hay un grupo muy reducido de vecinos que se están quejando y el Ayuntamiento está en una posición pasiva al respecto, está haciendo caso a ese puñado de vecinos en vez de dar soluciones a los dueños de los bares, que son realmente los que han distribuido el arte en Santoña desde hace muchos años y siempre ha sido un ambiente hermoso.

– Concluida la gira, ¿qué proyectos tienen a más largo plazo?

– Esperamos hacernos ricos y famosos (risas). Seguiremos trabajando. Tenemos pendiente grabar un LP que vamos a ver si lo hacemos entre este año y el que viene. Estamos componiendo y tenemos mucho material nuevo. Ahora tenemos que terminar la gira por España y después grabar otro disco, seguir haciendo conciertos y trabajando duro para poder sobrevivir con esto que nos gusta que es la música.