Repsol espera cerrar la adquisición de activos de Viesgo de forma inminente

Josu Jon Imaz, a la derecha./
Josu Jon Imaz, a la derecha.

Todo está preparado para el traspaso definitivo de los 750.000 clientes de luz y gas de la eléctrica cántabra

Jesús Lastra
JESÚS LASTRASantander

La operación más importante del año en el ámbito empresarial y económico de Cantabria está a punto de cerrarse. Con ella, todo un cambio de modelo en el negocio energético toda vez que dará el pistoletazo de salida a la entrada de la petrolera Repsol en el mundo de la generación energética. Para ello, el gigante corporativo presdidido por Antonio Brufau tiene previsto concretar de forma inminente, salvo sorpresa de última hora, la adquisición de parte de los activos de la eléctrica Viesgo, con sede en el Parque Científico y Tecnológico (Pctcan).

Repsol presentó ayer sus resultados hasta septiembre e informó al mercado de sus próximas decisiones. Entre ellas, concretar el acuerdo alcanzado a finales de junio con la compañía presidida por Miguel Antoñanzas por la que la petroquímica adquiere el área de la comercialización, así como los negocios de generación de bajas emisiones, esto es, centrales hidroeléctricas y de ciclo combinado, incluido el complejo situado en Aguayo.

Una transacción cifrada en 750 millones por la que Viesgo traspasaba sus 750.000 clientes de luz y gas -serán más en el momento de la firma definitiva entre la propia Repsol y Macquarie Infrastructure and Real Assets (MIRA) y Wren House, dueños de la eléctrica- y que es parte de la estrategia de Repsol par a los próximos años.

Su objetivo es llegar en 2025 a una capacidad de generación baja en emisiones de 4.500 MWJosu Jon Imaz

Hay que recordar que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) autorizó en primera fase la compra por Repsol de activos de Viesgo, según constó en los registros del «superregulador». La operación fue notificada al organismo a principios de septiembre y ha recibido la autorización del consejo de la CNMC el 27 del mismo mes.

De otro lado, en el tercer trimestre del año Repsol adquirió el proyecto fotovoltaico Valdesolar, que se ubicará en el municipio de Valdecaballeros (Badajoz) y que está en fase de tramitación administrativa, con una capacidad de generación de 264 MW. Con estas incorporaciones, Repsol alcanzará más del 70 % de su objetivo estratégico de capacidad de generación baja en emisiones, fijado para 2025 en 4.500 MW.

Asimismo, en octubre se acordó la financiación para la construcción de un parque eólico flotante en la costa de Portugal, que dispondrá de una capacidad instalada de 25 MW y será uno de los mayores del mundo.

La operación

La operación del traspaso de Repsol ha Viesgo se conoció el pasado mes de junio y tuvo positivas reacciones en la región.«Con esta operación Repsol da un paso fundamental en el cumplimiento de su hoja de ruta para la transición energética, al operar en un negocio de bajas emisiones, con una posición rentable y de largo plazo, y en línea con su compromiso en la lucha contra el cambio climático», sostuvo entonces la corporación, que agregó que «la adquisición, con la que la compañía desarrollará nuevas capacidades, supone la incorporación de un nuevo operador en el sector del gas y la electricidad, con una visión industrial a largo plazo y con voluntad de invertir y generar nuevas oportunidades de trabajo. Al mismo tiempo, se refuerza la competencia en el sector, lo que beneficiará al conjunto de los consumidores».

El propio Imaz envió entonces una carta a la plantilla en la que sostenía que «con el acuerdo que hoy -por ayer- anunciamos, incorporaremos a nuestro proyecto de crecimiento no sólo negocios y activos de gran valor, sino también un equipo humano de primer nivel. Aunque hay que esperar a obtener todas las autorizaciones pertinentes, quiero aprovechar esta oportunidad para dar la bienvenida a todas las personas que van a incorporarse a este proyecto tan importante e ilusionante para Repsol».

Por su lado, Viesgo manifestó que «refuerza su apuesta por los negocios regulados, que serán críticos para la transición energética. Además, Viesgo seguirá trabajando en la plataforma de generación eléctrica eficiente y flexible de la que dispone la compañía para contribuir al incremento de la electrificación de la economía».

En la misma línea, el presidente de la eléctrica, Miguel Antoñanzas, indicó que «todos los que trabajamos en Viesgo estamos listos para ser parte activa de la transición energética. Para ello contamos con el mejor equipo para gestionar nuestras infraestructuras, con un claro compromiso estratégico de excelencia y servicio al cliente», aseveró.

Por su parte, el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, opinó cuando se conoció la operación que «es una buena noticia para la Comunidad». El jefe del Ejecutivo, que detalló que tanto Imaz como Antoñanzas le habían llamado previamente para confirmarle que la venta había llegado a buen puerto, avanzó algunos de los planes de Repsol en Cantabria. El primero, «reactivar el plan para ampliar la central de Aguayo», una idea que ya manejó E.ON y que quedó en suspenso tras la venta de los activos a Macquarie y Wren House. Además, adelantó que el consejero delegado de Repsol se ha comprometido a visitar con él la instalación, cuya mejora implicaba una inversión de 600 millones.

Revilla igualmente dijo que ambas partes le han trasladado que «se garantizan todos los puestos de trabajo», mientras que también subrayó que Antoñanzas «continuará al frente de la parte cántabra».

Todo parece indicar que Viesgo mantendrá su plan de inversiones en sus negocios, incluido el centro de control que prevé levantar en el Parque Científico y Tecnológico (Pctcan).

Un 37% más de beneficios por el alza del crudo

Repsol obtuvo un beneficio neto de 2.171 millones de euros en los primeros nueve meses del año, un 37,1 % más que en el mismo periodo del año anterior, gracias a los mayores precios del crudo y pese a los menores precios del gas. El resultado que ha comunicado ayer la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) es el mejor que ha tenido Repsol en el periodo enero-septiembre en los últimos diez años.

El beneficio neto ajustado, el que mide la marcha de los negocios, se situó en 1.720 millones de euros, un 11,5 % superior al que tuvo entre enero y septiembre de 2017, mientras que el resultado bruto de explotación (ebitda) fue de 5.833 millones de euros, un 23,7 % más.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos