La caravana de migrantes retoma su travesía por México

Migrantes hondureños suben a un camión./EFE
Migrantes hondureños suben a un camión. / EFE

El grupo de más de 8.000 personas avanza rumbo a la capital azteca tras descansar un día para rendir homenaje a dos compañeros fallecidos

MILAGROS L. DE GUEREÑOCorresponsal. La Habana

El primer gran grupo de migrantes centroamericanos reemprendió este miércoles la marcha por territorio mexicano tras descansar el martes en Huixtla (Chiapas) como homenaje a dos compañeros muertos, uno por accidente y otro por deshidratación. Salieron a la carretera a las tres de la madrugada (siete horas más en España) para cubrir los 60 kilómetros de distancia con Mapastepec, la siguiente parada. El objetivo era aprovechar el frescor de la noche y adelantar todo lo posible para no padecer el sol inclemente que marca 30 grados pero se percibe con una sensación térmica de 50.

Las autoridades mexicanas estiman que para el fin de semana habrán llegado a la capital, pero no parece un cálculo acertado, a menos que por razones humanitarias se les faciliten medios de transporte. Si continúan caminando a razón de 50 kilómetros por día necesitarán dos semanas, en las que tras cada jornada el agotamiento es más notable, con las suelas de los zapatos desgastadas por el roce del asfalto, y ampollas en las plantas de los pies. Líderes municipales y miembros de la sociedad civil, iglesias y empresas, ofrecen alimentos, agua, refrescos, ropa y medicamentos a quienes huyen de la miseria y la violencia de sus países.

La caravana arrancó integrada mayoritariamente por hondureños. Pero conforme avanza se han ido sumando personas de las naciones centroamericanas. Empezaron 1.000, pero según Donald Trump podrían elevarse a 10.000, un gentío que no decrece pese a los esfuerzos por contenerlos de sus respectivos gobiernos, azuzados por las amenazas del presidente de EE UU de recortar fondos millonarios. «No los voy a dejar entrar, no van a entrar, haremos todo lo que sea necesario», insiste.

Según Televisa, hay tres caravanas: la de avanzada que salió de Huixtla, la de los que esperan en el puente fronterizo guatemalteco para cumplir el trámite migratorio -según las autoridades, unos 1.700 han solicitado refugio- y llegar a Ciudad Hidaldo, y una tercera de unos 1.500 que viajan desde Chiquimula (Guatemala). Suman más de 8000 personas, de las que 2.500 son niños, la mayoría acompañados de sus madres u otros familiares.

Varios desaparecidos

A México también ingresaron 23 mujeres en otra caravana, la de las madres de migrantes desaparecidos en su tránsito por territorio azteca cuando intentaban llegar a EE UU. El peligro que acecha a quienes viajan solos tampoco es ajeno a quienes se sienten más arropados por sus compañeros de viaje. El Gobierno de Honduras aseguró este miércoles que al menos 30 compatriotas han desaparecido desde que el día 13 comenzaran la caravana desde San Pedro Sula. Para Óscar, ésta es una realidad. Salió con sus dos hijos tras la muerte de su esposa. Uno fue al baño con otro niño, el padre pensó que seguía caminando, pero no lo encuentra.

El director de Pueblos sin Fronteras, Irineo Mujica, que está al frente de la marcha, admitió que «esta no es la forma de migrar, pero es la única salida que nos han dejado. Si van solos los secuestran o los matan y si se quedan en el país de procedencia, sufren la falta de empleo y la violencia que también los asesina».

Más información:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos