Junqueras ve un «atentado» investir a Sánchez a partir de la suspensión de los presos

El líder de Esquerra emplaza al presidente del Gobierno en funciones a una reunión en la cárcel: «Le espero en Soto del Real»

CRISTIAN REINOBarcelona

Si los cuatro diputados que están presos (Junqueras, Sànchez, Turull y Rull) son suspendidos, la mayoría absoluta en el Congreso pasaría de 176 a 174 escaños. Y en consecuencia, Pedro Sánchez podría ser reelegido en primera ronda con el voto favorable de Podemos, Compromís, Coalición Canaria, los regionalistas cántabros y el PNV. Para Oriol Junqueras, sería un «atentado a la democracia». «Deseo que no intenten suspendernos y aprovechen el cambio de la mayoría parlamentaria para sacar adelante la investidura», avisa al aún presidente del Gobierno en respuesta a un cuestionario por escrito de este diario. «Sería un atentado a la democracia, un fraude democrático que permitiría desenmascarar todavía más al Estado», señala Junqueras. Y pide a líder del PSOE, pero «sobre todo» a Pablo Iglesias, que no utilicen esta «maniobra» porque sería su «vergüenza». «Será la constatación -asevera- de que son cómplices de la represión y se aprovechan de ella».

Esquerra ganó las elecciones generales en Cataluña y obtuvo el mejor resultado de su historia. Por primera vez, una formación secesionista se impuso en unos comicios para el Congreso en la comunidad catalana. Pero la alegría no fue completa para los republicanos, que temen que sus quince diputados sean irrelevantes en la recién estrenada legislatura. En principio, Sánchez podría necesitar la abstención de la formación republicana para salir investido en segunda vuelta, toda vez que el bloque de la derecha suma 149 escaños, mientras que PSOE y Podemos tienen 165. Con la abstención de todos los demás, Sánchez ya sería investido.

Desde el primer día, la consigna que ha dado Junqueras es no facilitar ni por acción ni omisión un gobierno con la participación de la extrema derecha. Pero a medida que se acerca la sesión de investidura y viendo que Esquerra está jugando de momento un papel secundario y que no se le está teniendo en cuenta en el inicio del mandato, Junqueras aumenta la presión. «No hay nada que investir sin diálogo», advierte el presidente de ERC, Oriol Junqueras, que hoy prometerá su cargo como diputado en la Cámara baja. «Solo le pedimos a Sánchez que sea valiente de una vez, se quite los complejos de la derecha española y se siente en una mesa a hablar de todo», sentencia.

Gabriel Rufián dijo días atrás que el veto de Esquerra a Iceta que le cerró la puerta a ser presidente del Senado fue «un chubasco» que no debe marcar las relaciones con el PSOE. En esta línea, Junqueras no descarta a su partido como socio para la legislatura pero pone un precio. «ERC será el socio del pueblo de Cataluña y actuará en todo momento teniendo en cuenta qué es lo que más conviene a los ciudadanos catalanes», señala. Según advierte, la formación que dirige no puede ser socio de quien es «cómplice de la represión, de quien aprobó el 155 o juega a darnos lecciones de cortesía parlamentaria». «Hemos demostrado más de una vez -insiste- que no aceptamos chantajes y que no cederemos». Por ello, el dirigente republicano reclama a Sánchez una mesa de negociación. «Sabe tan bien como yo que este conflicto hay que resolverlo con diálogo y política. Le espero en Soto del Real», asegura. Mañana podría aprovechar la constitución del Congreso para saludar al presidente del Gobierno.

     

     No descarta la unilateralidad

     

     En cualquier caso, Esquerra se mantiene firme en su posición de máximos. Advierte de que ha hecho caer dos gobiernos y lo puede volver a hacer si «no se respeta a la ciudadanía de Cataluña». Mientras los políticos no entiendan que este conflicto se resolverá dando la palabra al pueblo de Cataluña, «todo seguirá igual», avisa el presidente del partido. En el caso de ERC, esa cronificación del pleito catalán de la que amenaza, significa que los republicanos no renuncian a la vía unilateral, como en octubre de 2017. «Después de un año y medio en la prisión y con la secretaria general al exilio, Esquerra continúa manteniendo exactamente las mismas convicciones y los mismos objetivos. No nos hemos movido ni un milímetro y no lo haremos», remata.

     Sobre la sentencia del juicio, cree que puede ser un «momento determinante para la historia de España». «Y la respuesta tendrá que ser política, de país, como hicimos el 3 de octubre de 2017», asevera.