Un centenar de vecinos de Los Corrales, aislados por el corte del puente Ranero

Los vecinos del barrio de Penías salieron a la calle para protestar por la demolición del puente que les comunica directamente con el casco urbano de Los Corrales. /Nacho Cavia
Los vecinos del barrio de Penías salieron a la calle para protestar por la demolición del puente que les comunica directamente con el casco urbano de Los Corrales. / Nacho Cavia

Los habitantes de Penías han salido a la calle para quejarse de que no se les ha informado sobre la demolición del viaducto, su única vía directa con el centro del pueblo

Nacho Cavia
NACHO CAVIALos Corrales de Buelna

A cinco días de que se derribe el puente que les conecta directamente con el casco urbano de Los Corrales de Buelna, los vecinos del barrio de Penías han salido a la calle para protestar por un proyecto del que nada saben excepto que les dejará en una situación de «incomunicación e inseguridad inaceptable». Medio centenar de habitantes de ese barrio han pedido soluciones al Ayuntamiento de la localidad, por ejemplo un medio de transporte para poder llegar al centro ahora que, durante cinco meses, tendrán que dar un gran rodeo para ir, por ejemplo, al centro de salud, que con el puente está a apenas cinco minutos caminando.

Una solución que reclaman especialmente para los mayores, vecinos que no disponen de coche y que se quedan sin posibilidad de ir al casco urbano a la compra, al médico o a realizar cualquier gestión.

No descartan que, si no llegan esas soluciones, su próxima concentración sea en otros lugares «más cercanos a donde se toman decisiones que hasta ahora no nos han tenido en cuenta para nada». Tanto es así que de momento hoy viernes estarán a las 10 de la mañana en la entrada del Ayuntamiento de Los Corrales de Buelna reivindicando esas soluciones, una concentración a la que invitan «a todo el que se sienta perjudicado».

«Hay que poner en una balanza los beneficios y las evidentes molestias que provocará el proyecto» Josefina González Fernández | Alcaldesa de Los Corrales

César Martínez Calderón ejerció ayer de portavoz improvisado en la primera reunión que tuvieron los habitantes del barrio, en plena entrada al mismo, con el puente a derribar al fondo. Explicó que hace unos días se enteraron que se derribaría el puente, dejándoles «aislados, incomunicados y en una situación de inseguridad completa», especialmente las personas mayores, añadió, «que tendrán que dar una vuelta de seis kilómetros para llegar al casco urbano». Un recorrido que tendrán que hacer también los efectivos de cualquier tipo de emergencias, decía, porque todos los servicios públicos están al otro lado del río Besaya. Ahondó en el tema señalando que si hasta ahora la ambulancia puede tardar un minuto en llegar al barrio o los bomberos cinco, tras el derribo del puente ese tiempo se multiplicará por cinco.

Mariano García Fernández, otro vecino del barrio, fue el encargado de explicar que se ha pedido a lo largo de la semana, de forma individual y colectiva, una solución a la alcaldesa de Los Corrales de Buelna, Josefina González, sin que hayan recibido respuesta alguna. «Tiran el puente y nadie nos dice nada, nadie vela por nuestros intereses», lamentan los vecinos. Una de las preguntas que se hace es que si se ha modificado el proyecto de ejecución original, «¿por qué el nuevo no ha salido a exposición pública para que expresemos nuestras alegaciones?». Una «nocturnidad» que no entienden los vecinos.

«Nos van a dejar aislados, incomunicados y en una situación de inseguridad completa e inaceptable» César Martínez Calderón | Vecino de Penías

La alcaldesa socialista, Josefina González, recordó que se trata de un proyecto del Gobierno de Cantabria marcado por las directrices de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, que han obligado a cambiar el proyecto original, adoptando la solución menos lesiva para los intereses de los vecinos y empresarios de la zona. «Comprendo perfectamente las molestias que va a generar a los vecinos, su preocupación, pero hay que poner en una balanza los beneficios y molestias de ese proyecto». También señaló que desde el gobierno municipal se han puesto en contacto con los responsables de todas las entidades implicadas y servicios públicos para tener en cuenta ese cierre. Lamentó la politización del tema y se dirigió al resto de partidos para preguntar si «¿lo que se quiere es parar las obras y dejar de construir el puente?».

El responsable municipal de Obras y Urbanismo, Luis Ignacio Argumosa (PRC), incidió en que «por descontado, desde el equipo de gobierno estamos abiertos a las propuestas que nos hagan los vecinos, dentro de nuestras posibilidades aunque la obra sea del Gobierno regional y en una carretera autonómica, incluso a pesar de la politización desde el primer momento de ese tema».

«¿Por qué el nuevo plan no ha salido a exposición pública para presentar alegaciones?» Mariano García Fernández | Vecino de Penías

Junto a los vecinos estuvieron dos concejales del PP, Alfredo Casanova y Joaquín Espinosa. El primero dejó claro que el «protagonismo» era de los vecinos y no de los políticos, pero criticó a la alcaldesa por el «desprecio absoluto a las demandas de los habitantes del barrio». Recordó que el PP ha pedido una explicación pública del proyecto «que no se ha hecho y esa falta de interés ha llevado a los vecinos a movilizarse, eso sí, sin que hayan recibido ninguna solución por el momento».

La edil de IU en el Ayuntamiento, Elsa Salas, declaró que «en este tema, como en otros muchos, el equipo de gobierno no ha facilitado a la oposición ningún tipo de información». Sobre la situación de los vecinos afirmó que «es un ejemplo más de la forma de trabajar improvisada de este gobierno, en la que la transparencia y el diálogo con las partes brillan por su ausencia». A todo lo dicho por los vecinos añadió que «hay factores que no sé si han tenido en cuenta, como por ejemplo el estado del puente de San Andrés, que ya ha sido denunciado por muchos vecinos y parece que han hecho caso omiso a estas advertencias. Esperemos que no suceda ninguna tragedia».

También se encontraba con los vecinos el coordinador de Ciudadanos Valle de Buelna, Nicolás Campuzano, quien habló de «indignación en el barrio». «Sabemos que la obra es del Gobierno regional, pero los intereses de los vecinos es responsabilidad del Ayuntamiento, y no se les puede dejar aislados», dijo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos