La incógnita del origen del mal olor en el municipio sigue sin resolverse

El alcalde, Francisco Ortiz, ha vuelto a presentar denuncias ante el Seprona por los nuevos episodios. /DM .
El alcalde, Francisco Ortiz, ha vuelto a presentar denuncias ante el Seprona por los nuevos episodios. / DM .

El análisis que se encargó al CIMA no arroja una conclusión determinante y la investigación está en manos ahora de Medio Ambiente

Sheila Izquierdo
SHEILA IZQUIERDOEl Astillero

El origen del mal olor en El Astillero sigue siendo un misterio. Pese a las intentonas por despejar la incógnita y a los análisis realizados, se desconoce todavía por qué este 'huésped' sin invitación ha decidido alojarse en el municipio. Ahora, la investigación está en manos de la dirección general de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria.

El alcalde, Francisco Ortiz, aseguró recientemente que ha solicitado a la dirección general de Medio Ambiente que investigue los malos olores en Guarnizo después de que el CIMA no arrojara resultados concluyentes tras los análisis realizados. Por eso, y además de pedir a Medio Ambiente que continúe con los protocolos de recogida y análisis de datos, Ortiz denunció ante el Seprona los nuevos episodios de olores.

La solicitud del alcalde a la dirección general se articulará a través de la Inspección del Servicio de Autorización y Comprobación Ambiental, que será la que continué con las investigaciones para determinar el origen de los malos olores que se producen en algunas zonas del municipio. La petición se produjo después de que el análisis de los datos recogidos por el CIMA en los dos captadores instalados en Guarnizo «no haya arrojado ninguna conclusión determinante sobre el origen de los olores», explicó.

Según el informe, los malos olores no están asociados a ningún contaminante de riesgo

Además, Ortiz anunció que ha denunciado ante el Seprona nuevos episodios de olores y agentes de este cuerpo de la Guardia Civil, después de comprobar la existencia e intensidad de dichos olores, han tomado muestras en conducciones situadas en la zona del Polígono de Guarnizo y procederán a su análisis.

«Estamos siguiendo los procedimientos establecidos para averiguar la condición y procedencia de los olores», explicó el alcalde. «No cejaremos hasta determinar qué son y de dónde proceden, para poder tomar medidas que acaben con tan desagradable molestia a los vecinos», insistió.

Y es que, según el informe elaborado por el CIMA con los datos de inmisiones (lo que hay en la atmósfera) recogidos durante un mes en los dos captadores instalados en el faro del barrio de Ballestas y el Instituto Los Remedios, «se desprende que no se puede determinar ninguna conclusión acerca de las características, origen ni peligrosidad de los olores que se detectan en el municipio».

El informe fue remitido hace unos días al alcalde por su director Jesús García y en él se confirma que no hay un origen metálico y que no deja' rastros particulados', por lo que se trataría de un «volátil orgánico». Con éstas premisas, la Inspección del Servicio de Autorización y Comprobación Ambiental analizará las autorizaciones ambientales de las empresas de la zona para ver qué procesos y que productos utilizan.

Como ya se había informado, las mediciones de la estación permanente que tiene el CIMA en la calle Ballestas de Guarnizo, cuyo proceso se realiza en continuo, y sus correspondientes validaciones posteriores, así como los informes de registros históricos (horarios, diarios, mensuales y anuales) arrojan valores muy por debajo de los límites legales, en los gases tipificados por ley como de riesgo para la salud: partículas PM10, dióxido de azufre (SO2), dióxido de nitrógeno (NO2), monóxido de nitrógeno (NO), monóxido de carbono (C0) y ozono troposférico (O3). Esos valores confirmaron que los malos olores no están asociados a ningún contaminante de riesgo. «Como hemos explicado desde la aparición del problema, los olores están denunciados ante el Seprona, el 112, la Policía Local y Medio Ambiente», dijo Ortiz. «Entendemos que los procedimientos pueden parecer lentos a las personas que están sufriendo los malos olores, pero como Ayuntamiento estamos obligados a seguir los cauces reglamentarios», añadió. «Se está haciendo todo lo posible para determinar el origen de los olores y estamos convencidos de que pronto podremos dar respuestas y solución».