Medio Natural asegura que aplica «desde hace días» el protocolo de disuasión para 'Beato'

FOP

Responde a la FOP y dice que las medidas para alejar al oso y «otros animales» de los alrededores de un restaurante de Liébana «se han realizado de forma discreta» para «evitar generar alarmas»

José María Gutiérrez
JOSÉ MARÍA GUTIÉRREZSantander

La Dirección General del Medio Natural del Gobierno de Cantabria aseguró ayer que aplica «desde hace unos días» el protocolo de disuasión de fauna en el municipio de Pesaguero, en la zona alta de Liébana, tras la detección de un punto de vertido de desperdicios y restos de comida cuyo olor estaba atrayendo a algunos animales, entre ellos 'Beato', el oso pardo que fue liberado a su hábitat natural en abril del año pasado tras ser tratado durante tres meses de una lesión en la pata delantera izquierda y que recientemente fue localizado de nuevo en los montes lebaniegos. También se han visto por la zona «otros carnívoros y ungulados» que acuden durante la madrugada a la zona en busca de comida atraídos por el poderoso olor de esa basura que un establecimiento hostelero estaba arrojando en una pradería cercana para alimentar a unos cerdos. Medio Natural añade que el protocolo se mantendrá activo «mientras sea necesario».

La Fundación Oso Pardo (FOP) pidió el martes al Gobierno, tal y como publicó ayer El Diario, tomar medidas disuasorias «a tiempo», porque 'Beato' rondaba desde hace tres noches por los alrededores de un restaurante y, como se podía apreciar en varios vídeos, se estaba alimentado «a escasos metros de una casa». Aunque el comportamiento del oso «no es agresivo», la FOP alerta de que «vuelve a mostrar inclinación hacia su antiguo comportamiento familiar». «Vivió entre pueblos dos o tres meses cuando era pequeño y hay que recordarle que es un mal comportamiento», señaló Guillermo Palomero, presidente del colectivo, que incidió en la necesidad de «actuar ya».

La Consejería de Medio Rural, Pesca y Alimentación del Gobierno cántabro contestó ayer a esta petición de la FOP y explicó que agentes del Medio Natural, siguiendo las indicaciones de los técnicos, ya han activado «desde hace unos días» –no concretó cuántos– el protocolo de disuasión de fauna habitual en estos casos y que las actuaciones «se han realizado de forma discreta» durante las pasadas madrugadas, para «evitar generar alarmas que en nada contribuyen a la resolución de este tipo de situaciones, más aún cuando el lugar en el que se han producido está alejado de núcleos de población y el comportamiento de la fauna está provocado por el alimento que se ha puesto a su disposición». Además, Medio Natural ha pedido a los responsables del establecimiento hostelero que dejen de verter esos restos y desperdicios en la zona.