«El orgasmo es el origen de la vida»

«El orgasmo es el origen de la vida»
Dm

Carlus Padrissa, director de escena y fundador de La Fura dels Baus, reconoce que la compañía «vive en una estación donde el silencio es más provocador que el grito»

Lola Gallardo
LOLA GALLARDOSantander

Carlus Padrissa (Balsareny, 1959) es un de los seis directores artísticos además de fundador de La Fura dels Baus, una de las compañías de teatro más innovadoras del panorama escénico español. Al frente de 'Carmina Burana', espectáculo que cierra mañana y el sábado en Potes el Año Santo Lebaniego, explica que el espectador se encontrará ante impactantes escenas, incluso una soprano que canta un orgasmo, porque no hay que olvidar «que es el origen de la vida». El universo de La Fura dels Baus ya está en Potes.

–¿Por qué ha elegido 'Carmina Burana' para despedir el Año Santo Lebaniego?

–'Carmina Burana' parte del hallazgo de unos textos en un monasterio de monjes benedictos. La acción se sitúa en una época próxima a la que vivió Beato de Liébana y los dos hechos suceden en monasterios cerca de montañas, uno en los Picos de Europa y el otro en Los Alpes. Es una obra de Carl Orff, inspirada en la manera de cantar en los oficios religiosos. Es una obra crítica, donde los monjes pasan el año rezando, salvo un día. Es como el cuerpo y el ser humano, que necesitan día y luz. No se puede luchar contra esto. A la vida no se la puede contener. Todos nacemos de un orgasmo y aunque puede parecer pornográfico, no lo es. 'Carmina Burana' es una de las mayores aportaciones de la iglesia al mundo del arte.

–¿Qué tiene Carmina Burana que no tienen otras óperas?

–Carl Orff creó esta 'Cantata escénica' con la idea de que fuera una ópera escenificada, pero dejaba abierto el montaje a la fantasía. Y La Fura lo ha hecho. La representación no se limita al escenario, sino que se mueve entre el público. Es un espectáculo inmersivo.

–¿Por qué le atrae este montaje?

–Lo que más me llamó la atención es el misticismo de la pieza. Es la única obra que yo conozco donde una soprano canta un orgasmo porque no hay que olvidar que el orgasmo es el origen de la vida. Insisto en que 'Carmina Burana' es una de las aportaciones más grandes de la iglesia al mundo del arte.

–La obra llega marcada por la polémica. Al Obispado de Santander no le gustó que se representara en Santo Toribio.

–Al final, nos vino bien porque nos ha dado mucha publicidad. Estaremos en Potes y los monjes que quieran bajar a verlo, pueden hacerlo. El resto que suban andando que es como hay que venir.

–¿Qué encierra la ópera?

–La ópera es el interfaz entre los creadores y el arte total. Une todas las disciplinas artísticas. El público está inmerso en el espectáculo.

–El montaje lleva años sobre los escenarios, ¿incorpora este fin de semana alguna novedad?

–Beato de Liébana es una persona muy conocida por sus 'Comentarios al Apocalipsis', pero es desconocido por que dibujó el primer mapamundi. En el escenario habrá un mapamundi redondo, como una luna, porque en aquella época todos pensaban que la tierra era plana. Nosotros queremos dar la vuelta al mundo con otro proyecto y esta 'Carmina Burana' es el germen de nuestro nuevo espectáculo.

–¿Cuál es la clave del éxito de La Fura dels Baus?

–Hacer espectáculos inmersivos y asumir mucho riesgo.

–¿Usted cómo cómo descubrió el mundo de la música?

–Mi hermano tenía una flauta de madera que sonaba muy bien, pero no me la dejaba tocar. Un día que estaba enfermo en casa, cogí la flauta y aquel sonido me gustó mucho. La flauta era como miel para mí.

–¿Qué queda de los comienzos de la Fura, cómo ha evolucionado?

–Hay un refrán que dice que 'la vida tiene estaciones' y así hemos evolucionado. No pretendemos ser unos eternos Peter Pan. Aceptamos la madurez y la vejez. La vida tiene estaciones y estamos en un momento donde el silencio es más provocador que el grito.

–¿Qué ha aprendido de La Fura o La Fura de usted?

–La Fura me ha enseñado a perder la timidez, me ha convertido un poco en un sinvergüenza en el sentido de tomar la vida de frente. El teatro es una terapia que te enseña a ser tú mismo.

–¿Cuál ha sido su mejor momento profesional?

–Las Olimpiadas de Barcelona en 1992. Nos estaban viendo millones de personas en directo y se notaba la ilusión entre los actores. Salió perfecto.

–Ahora toca hablar del peor momento.

–Hay muchos, sobre todo al principio. Fue muy duro porque malvivíamos y las mujeres nos abandonaban. Éramos como patitos feos y eso nos generó una mala leche que ha sido el germen de lo que somos hoy. Éramos un desastre y eso nos hizo maestros del caos.

–¿España valora la cultura?

–Siempre es poco, pero no está mal, porque el hambre nos hace más listos. Las crisis te despiertan.

–Dicen que la música une, ¿unirá a Cataluña y España?

–La música une Cataluña, España, Europa y el mundo. Yo soy partidario de que Europa vaya creciendo. ¡Viva la democracia!

–Terminemos con un deseo para La Fura.

–Dar la vuelta al mundo en un barco, que si Dios quiere lo vamos a iniciar en Santander o en Astander. Se cumplen 500 años de la expedición de Magallanes, donde muchos montañeses se subieron a un barco y dieron la vuelta al mundo para demostrar que la tierra era redonda. El mensaje es que estamos todos en el mismo barco, en el mismo planeta, la Tierra.

Ver más

 

Fotos

Vídeos