El Ayuntamiento de Cabezón de la Sal paga 12.000 euros de alquiler

El Ayuntamiento de Cabezón de la Sal (a la izquierda) se encuentra en el centro del pueblo./Javier Rosendo
El Ayuntamiento de Cabezón de la Sal (a la izquierda) se encuentra en el centro del pueblo. / Javier Rosendo

La agrupación Leales a Cabezón presenta una moción para que se negocie con la Fundación Igareda con el fin de adquirir el edificio que es sede del Ayuntamiento

Lucía Alcolea
LUCÍA ALCOLEACabezón de la Sal

La agrupación política en el Ayuntamiento de Cabezón de la Sal, Leales a Cabezón, ha presentado una moción en el Ayuntamiento para debatir en el próximo pleno en la que solicita negociar con los representantes de la Fundación Igareda, propietaria del edificio consistorial, la adquisición de este inmueble por parte del Consistorio, que actualmente paga un alquiler de 12.000 euros anuales en concepto de alquiler de dicho edificio. La agrupación política, representada en la corporación municipal por el concejal Jesús Herrera, ha vuelto a traer el tema a colación, y es que el edificio que hace de Ayuntamiento en Cabezón no es de propiedad municipal, sino que pertenece a esta entidad llamada Fundación Igareda, presidida por el párroco de Ontoria, Daniel de las Cuevas, y de la que a su vez forman parte también algunos representantes políticos.

El tema dio de qué hablar hace dos años, cuando ejercía las labores de alcaldesa la socialista Isabel Fernández. Entonces se estaba pagando una cuota de 9.000 euros anuales y la situación era totalmente irregular, ya que no existía contrato alguno. Fernández logró negociar con la Fundación Igareda para legalizar la situación y se acordó que el Ayuntamiento pagase 12.000 euros al año por el alquiler del inmueble con una revisión en el ejercicio del presupuesto de 2019. Pues bien, dos años más tarde y ante la proximidad de la fecha, el partido Leales a Cabezón ha decidido retomar el asunto y solicitar al Ayuntamiento que actúe de alguna manera para que este alquiler revierta de forma positiva.

En la moción, Leales recuerda que según el contrato de arrendamiento, «los gastos de mantenimiento, conservación y mejora del edificio corren por cuenta del arrendatario (el Ayuntamiento)», una situación que, asegura el portavoz, «debería cambiarse, ya que no es nada ventajosa para el Consistorio y el Ayuntamiento somos los vecinos». Además, lo cierto es que el edificio necesita algunas mejoras, pues tiene goteras y es necesario «arreglar el tejado», tal y como reconocía la pasada semana el alcalde, Víctor Manuel Reinoso (PRC).

«Primero hay que ver cuánto puede costar adquirir el edificio y realizar una oferta»

Desde Leales advierten de que a finales de este año «se actualizará la renta y en junio del año 2019 vence el contrato de arrendamiento». Además, «la oficina de turismo también es propiedad de la misma fundación y es el Ayuntamiento quien ha invertido grandes cantidades de dinero en ella», especifica la moción.

Por eso, «solicitamos que se lleven a cabo las negociaciones pertinentes para adquirir el edificio consistorial, los jardines y la oficina de turismo». Sucede además que la planta baja del Ayuntamiento pertenece a la Asociación San Roque y actualmente hay un establecimiento de hostelería. Es un espacio por tanto que no se destina a ninguna actividad relacionada con el Ayuntamiento. Con respecto a este punto, el portavoz de Leales afirma en la moción que «los locales de la planta baja finalizan su contrato de arrendamiento en el mes de diciembre del próximo año, por lo que tendríamos la oportunidad de poder disponer de más espacio para centralizar los servicios y se evitaría tener que negociar la subida del alquiler cada cierto tiempo». De esta manera, «tampoco se realizarían mejoras en instalaciones ajenas, se aumentaría el patrimonio municipal y se podrían solicitar subvenciones a diversos organismos para su rehabilitación y mantenimiento».

Por su parte, el alcalde de Cabezón explicó que «primero hay que ver cuanto puede costar adquirir el edificio y que el Ayuntamiento realizase una oferta». Reinoso valoró la posibilidad de emplear la planta de abajo «para oficinas generales, de forma que los vecinos no tengan que subir escaleras para ser atendidos». La idea, dijo, «está muy bien, pero tenemos que ver las posibilidades que existen de hacerla realidad».

La opción de abandonar este inmueble y trasladar el Ayuntamiento a otra sede no le resulta tan atractiva a Reinoso. «El Consistorio es ya un centro de referencia y cambiarlo de ubicación supondría un perjuicio para los ciudadanos», aseguró. La anterior alcaldesa sí que valoraba la posibilidad de centralizar servicios en otra ubicación de mayores dimensiones, que permitiera más comodidades.

Con respecto a lo que opina la Fundación Igareda, este periódico ha tratado de ponerse en contacto con el presidente, el párroco de Ontoria, Daniel de las Cuevas, sin éxito alguno. El portavoz de Leales explicó que «nosotros hemos hablado con ellos y la conclusión que sacamos es que están dispuestos a hablar del tema». Lo que está claro es que es necesario que ambas parte se pongan de acuerdo para tratar de llevar este asunto a buen puerto y que el Ayuntamiento «no tenga que pagar 12.000 euros al año».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos