El PRC de Liérganes declina formar gobierno con los independientes

Imagen de archivo de un pleno celebrado en Liérganes./
Imagen de archivo de un pleno celebrado en Liérganes.

Los regionalistas achacan su decisión al «poco» margen de negociación que les concedió el equipo de gobierno (ULP) en el acuerdo

Héctor Ruiz
HÉCTOR RUIZLiérganes

El Ayuntamiento de Liérganes continuará finalmente esta legislatura con el gobierno en minoría del partido independiente de Unión por Liérganes y Pámanes (ULP) y no habrá acuerdo con el Partido Regionalista. A pesar de que en el último mes ambas agrupaciones habían estado cerca de llegar a firmar un pacto en dos ocasiones, con la cuestión de confianza de por medio, el documento no se ha llegado a rubricar y por el momento no sucederá, tras la decisión de las bases del PRC de echarse atrás ante los términos que actualmente estaban sobre la mesa.

El portavoz del PRC, José Ortiz, tras consultar a los afiliados del partido en Liérganes esta semana comunicó a este periódico la decisión de no aceptar el principio de acuerdo de gobernabilidad con la ULP. «En general todos me han trasladado que viendo las condiciones del acuerdo que proponían podemos hacer mejor trabajo en la oposición que siendo la muleta del equipo de gobierno», recalcó Ortiz.

Aunque el representante regionalista valora positivamente el acercamiento producido durante estas semanas entre ambas formaciones, son varias las barreras que han encontrado para finalmente acceder. Sobre todo, apunta a la falta de capacidad de maniobra con la que contaba el PRC en las negociaciones. «Había demasiados puntos innegociables, entre ellos nos vetaron las competencias de Obras, Educación, Cultura o Deportes», señala. Sin embargo, sí que les concedieron la concejalía de Servicios Públicos, pero «la disposición de la brigada de obras no quedaba en nuestras manos».

Junto a ello, hace hincapié en una serie de puntos del acuerdo que, a pesar de que habría servido para formar equipo, marcaban distancias entre ambas agrupaciones. Entre ellos resalta que, aunque Ortiz habría ocupado el puesto de primer teniente de alcalde, en ausencia del regidor habría sido una edil de la ULP la encargada de asumir tales funciones. Asimismo, critica que no se les diera opción a debatir las condiciones de las retribuciones por dedicaciones parciales y exclusivas del equipo de gobierno resultante.

Por último, incide en que en la última reunión con los independientes, a finales del mes pasado, fue cuando «se fue al traste la voluntad negociadora», sobre todo porque percibieron que una parte de los concejales de la ULP no estaban de acuerdo con que el PRC entrara a formar parte del gobierno. Además, una vez más, afirma que se sentían «moneda de cambio» para acudir al Ejecutivo Cántabro para solicitar subvenciones.

Por su parte el alcalde de Liérganes, Santiago Rego (ULP), también reconoció la «mejora de las relaciones» y confirmó que «ambos grupos se reunirán para valorar las causas del fracaso de las negociaciones», a la vez que matizó que «no hay que buscar culpables, porque todos lo somos».