El Gobierno aprueba la cesión del terreno para construir el Centro de Arte Rupestre de Puente Viesgo

El Gobierno aprueba la cesión del terreno para construir el Centro de Arte Rupestre de Puente Viesgo
SUKUNFUKU STUDIO

La finca objeto de cesión tiene una superficie de 10.343 metros cuadrados y se sitúa en el barrio de El Juyo

DM .
DM .Santander

El Gobierno de Cantabria en funciones ha aprobado en su reunión de hoy el decreto por el que el Ayuntamiento de Puente Viesgo cede gratuitamente a la Comunidad Autónoma un terreno para la construcción del nuevo Centro de Arte Rupestre. La finca objeto de cesión tiene una superficie de 10.343 metros cuadrados y se sitúa en el barrio de El Juyo.

El Ejecutivo ultima así los trámites administrativos necesarios para comenzar las obras de ejecución de este centro, impulsado desde la Consejería de Educación, Cultura y Deporte, y que estará dedicado a la investigación, promoción y difusión turística y cultural de las cuevas prehistóricas de Puente Viesgo y de Cantabria.

A finales del pasado año, el Gobierno cántabro adjudicó el contrato de redacción del proyecto de construcción y ejecución del Centro de Arte Rupestre, así como la dirección de obra, por importe de 143.748 euros.

Diez años del proyecto

Mayo de 2008: Puente Viesgo compra el terreno de 11.000 m2.

Julio de 2008: Declaración de las cuevas Patrimonio de la Unesco.

Agosto de 2008: Firma del acuerdo de cesión del terreno, que pasa a ser del Gobierno de Cantabria.

Hasta 2016: El proyecto está parado hasta que el consejero Ramón Ruiz anuncia su construcción.

Agosto de 2017: Se aprueba el pliego técnico para el concurso.

Marzo de 2018: Sale a concurso con Mañanes como nuevo consejero, pero en mayo queda paralizado por un recurso.

Julio de 2018: Se adjudica la redacción del proyecto a los arquitectos de Sukunfuku Studio (Gijón).

Junio 2019: cesión de terrenos

Cambio de modelo

El futuro edificio de Puente Viesgo, cuyo diseño distribuido en tres bloques de «estética pétrea» ocupará 1.524 metros cuadrados, está llamado a cambiar la estrategia de gestión del arte rupestre. Además de recepcionar las 90.000 visitas anuales de Monte Castillo, actuará como una «lanzadera», redistribuyendo ese público hacia el resto de cuevas Patrimonio de la Humanidad, seis de las cuales están abiertas.

Por otro lado, ampliará la experiencia cultural de forma que la visita a las cuevas no termine cuando uno sale de nuevo a la superficie, sino que se completará con actividades y talleres que completen su compresión. En tercer lugar, está la exposición permanente que va a albergar la sala de 500 metros cuadrados, y que apostará por el arte rupestre en todos sus periodos y temáticas, y por tanto, complementará el discurso expositivo del Mupac (recorre toda la Prehistoria) en Santander, y el Museo de Altamira (Paleolítico superior), en Santillana del Mar.

Especial