Atrapado en la Rampa Sotileza

El autobus bloqueó durante un rato la Rampa Sotileza. / DM

El GPS, según la versión de la Policía Local, jugó una mala pasada al conductor del autobús de la empresa ALSA, que quedó encajonado en la bajada de la Rampa Sotileza, aunque testigos y pasajeros aseguran que la culpa fue de una mala señalización de un agente

DM .
DM .Santander

Un autobús de la empresa Alsa quedó encajonado ayer por la tarde en una de las curvas de la Rampa Sotileza de Santander. Tras realizar numerosas maniobras, y después de que los pasajeros tuvieran que abandonar el autobús para evitar volcar, el vehículo consiguió llegar a la zona de las estaciones.

Según la versión de la Policía Local, la decisión de realizar dicho trayecto fue provocado por el GPS del conductor, que indicó, quizás, la ruta más corta, pero no la más viable, tal y como le sucedió esta misma semana a un camionero en Anero. Sin embargo, testigos de lo sucedido y pasajeros que iban en el autobús aseguraron a este periódico que la culpa no fue del GPS, sino de las malas indicaciones dadas por un agente de policía que, después, abandonó el lugar. Incluso, la propia empresa aseguró que no utiliza GPS en sus vehículos.

El cambio de ruta vino provocado por la manifestación de pensionistas que recorrió el centro de Santander, y que obligó al conductor a buscar una ruta alternativa.