La calle Gravina será la futura antesala de entrada a la Biblioteca y al Museo

La calle Gravina será la futura antesala de entrada a la Biblioteca y al Museo
Roberto Ruiz

La remodelación de la zona en torno al complejo cultural de 'La Florida' está entre los planes municipales para ser abordada el próximo año

Juan Carlos Flores-Gispert
JUAN CARLOS FLORES-GISPERTSantander

El proyecto cultural municipal 'La Florida' -que engloba el nuevo Museo de Bellas Artes y la nueva y gran Biblioteca Municipal y dependencias para el Centro de Documentación de la Imagen- será una realidad en la próxima legislatura salvo inconvenientes que trastoquen los planes del gobierno municipal. En esa misma manzana cultural se encuentra también la Casa Museo de Menéndez Pelayo y la Fundación Gerardo Diego y el importante edificio municipal que acoge la biblioteca de Marcelino Menéndez Pelayo. Y el Ayuntamiento pretende que este conjunto museístico y cultural tenga un entorno callejero acorde con su importancia. En este caso, la actuación se desarrollará en la calle Gravina y su entronque con Magallanes, cuya transformación hará de esa zona una especie de antesala al Museo y a la Biblioteca Municipal.

Con la vista puesta en el futuro inicio de las reformas y ampliaciones de los edificios culturales, en esta legislatura que acabará en siete meses se han reformado la calles Rubio y parte de la de Gravina, con aceras a base de grandes losas de granito parte de la acera cercana a los edificios. Todo peatonalizado, con bancos, árboles y amplio espacio para el ciudadano.

El Ayuntamiento seguirá adelante con esta mejora en la parte alta de la calle Gravina y en el enlace con la de Magallanes. Se trata de crear un entorno callejero confortable y de calidad. En el entronque de Gravina y Magallanes se realizará a base de losas de granito y se impediría el aparcamiento en esta nueva placita que será (en el futuro) la entrada natural hacia el complejo cultural.

Una nueva entrada que deberá ser reformada porque, en la actualidad, es un recoleto jardín con peanas y bustos homenaje a Menéndez Pelayo llegados de varias partes del mundo y España. Recoleto e incómodo para acceder a la actual biblioteca, con 15 escalones y pequeños caminos entre los setos para disfrutar de las esculturas y de una fuente monumental.

Transformación

La transformación de este espacio se realizará pensando en lograr un acceso amplio y limpio al futuro Museo de Bellas Artes (que será triplicado en superficie) y a la gran Biblioteca Municipal (que llenará el desocupado edificio del antiguo Archivo Provincial). Delante de esas escaleras y accesos irá una gran franja de baldosas de colores, siguiendo la línea que llega desde la calle Rubio (la vía está dedicada a Toribio Rubio, que fue secretario del Gobierno Civil y que cedió terrenos de su propiedad para la apertura de la calle. En agradecimiento, el municipio dio a la calle su nombre en el año 1878).

Este proyecto de transformación del acceso a los edificios está solo en ideas, pero lo que ya se encuentra diseñado es la transformación de Gravina y Magallanes, a cargo de los ingenieros de caminos Roberto Morado y Magdalena Pi. En el tramo superior de Gravina, hasta Cisneros, la transformación también será peatonal. En principio solo se podrá aparcar en un lado de la calle, como hasta ahora, con un único carril de bajada para los vehículos realizado en adoquín de granito, con aceras más anchas para que los peatones puedan discurrir con facilidad.

Sucederá como se está haciendo en Cervantes, una calle con tráfico pero en el que la prioridad es para el peatón, con la calzada al mismo nivel que la acera y baldosas en acabado granítico, con medidas de 40x40 centímetros