El ecologismo se une para exigir el Gobierno que declare la emergencia climática

El ecologismo se une para exigir el Gobierno que declare la emergencia climática

Veintiséis organizaciones reclaman que España al menos duplique el ritmo de reducción de emisiones de CO2 al que se ha comprometido para 2030

Alfonso Torices
ALFONSO TORICESMadrid

Las principales organizaciones y colectivos del movimiento ecologista español han lanzado un llamamiento conjunto en el que exigen al próximo Gobierno que, nada más constituirse, declare la emergencia climática y apruebe «de inmediato» medidas concretas para lograr una drástica reducción de la emisión de gases de efecto invernadero y contribuir a frenar el calentamiento de la Tierra.

«La gravedad de la situación climática y ecológica exigen una actuación rápida y contundente para evitar los peores escenarios indicados por la ciencia», demandan. Los colectivos recuerdan que la amenaza del cambio climático ya ha llegado de lleno a España, donde los veranos duran cinco semanas más que en 1971, se han duplicado noches de calor tropical y el incremento medio de la temperatura en 50 años roza los dos grados.

Veintiséis organizaciones, entre las que están Greenpeace, Ecologistas en Acción, WWF, SEO Birdlife, 'Fridays For Future' o Extinction Rebellion Spain', reclaman al Gobierno, pero también a los futuros ejecutivos de las comunidades autónomas y ayuntamientos, que sigan el ejemplo iniciado el pasado 2 de mayo por la declaración de emergencia del Parlamento británico, que continuó Irlanda una semana después, y que en España ha tenido su primer precedente en la Generalitat de Cataluña.

El llamamiento, no obstante, advierte al próximo Ejecutivo de que la declaración de emergencia climática no puede quedarse en un elemento simbólico o propagandístico, por lo que debe venir acompañada por «compromisos políticos reales y vinculantes», dotados con el presupuesto necesario, para reducir lo antes posible a cero las emisiones de CO2. Las organizaciones consideran que los objetivos de reducción de emisiones que en este momento se ha marcado al Gobierno -una rebaja del 20% para 2030 y del 100% en 2050- son «insuficientes» para evitar que dentro de once años el cambio climático llegue a «un punto de no retorno», como ya ha avisado el panel de expertos de la ONU, y sea imposible parar el calentamiento global en los 1,5 grados, lo que significaría una catástrofe medioambiental y pondría en riesgo el mantenimiento de la vida en la Tierra.

El llamamiento indica que España, como mínimo, tiene que lograr una reducción anual del 7% en las emisiones de CO2, lo que significa duplicar e incluso triplicar sus objetivos actuales, para llegar a 2030 con una rebaja de los gases de efecto invernadero del 50% y a 2040 con una emisiones cercanas a cero. Para lograrlo, es imprescindible, recuerdan, el abandono acelerado del uso de combustibles fósiles y la apuesta por una energía 100% renovable.

«Necesitamos un futuro»

La más contundente en sus afirmaciones fue la portavoz de 'Fridays For Future', Manuela Martín, que aseguró que, en este momento, «los políticos nos están robando nuestro futuro ignorando a los científicos y no haciendo nada para que tengamos un mundo en el que podamos vivir». «Hay que gritar a los políticos que las medidas contra el cambio climático deben aprobarse de inmediato, porque necesitamos un futuro y lo necesitamos ya», añadió.

La estudiante recordó que el próximo viernes el movimiento que fundase la sueca Greta Thunberg tiene su segunda huelga internacional en institutos y universidades de todo el continente para exigirle a los eurodiputados que se elegirán dos días después que la nueva Eurocámara declare de inmediato la emergencia climática en la UE. La manifestación central será en Bruselas, pero el colectivo ya ha convocado en España 21 protestas en otras tantas ciudades de once autonomías.

Mario Rodríguez, director de Greenpeace, coincidió con Martín en que «es el momento de actuar» para frenar la catástrofe ecológica, por lo que exigió «medidas valientes y líderes que actúen, no políticos que se pasen el día hablando». Javier Andaluz, de Ecologistas en Acción, avisó de que «asumir la emergencia climática no puede ser un acto propagandístico sino ir de la mano de la ciencia, que pide lograr la descarbonización de la economías en 2040». Irene de la Cuerda, de '2020 Rebelión por el clima', en una intervención que suscribió el resto de grupos, advirtió al Gobierno de que no se van a quedar en este llamamiento conjunto. «Vamos a presionar y a movilizarnos, no nos vamos a quedar quietos», aseguró.