El Orgullo más reivindicativo de los últimos años

El Orgullo más reivindicativo de los últimos años

Cientos de miles de personas salen a la calle para celebrar la diversidad y advertir a la ultraderecha de que no darán pasos atrás

Iker Cortés
IKER CORTÉSMadrid

Ni el sofocante calor, en su punto álgido cuando la manifestación daba sus primeros pasos desde Atocha, ni las constantes aglomeraciones y paradas a lo largo del recorrido impidieron que la marcha del Orgullo LGTBI en Madrid brillara ayer en todo su esplendor. Cientos de miles de personas –los organizadores hablan de más de millón y medio, la Delegación del Gobierno en Madrid habla de 400.000– retaron a las altas temperaturas y llenaron de jolgorio las calles de la ciudad.

Hubo banderas arcoiris, música, baile, carrozas –este año hasta 43 completaron el camino a Colón– y mucha, mucha fiesta, como siempre, pero en esta ocasión las reivindicaciones subieron unos cuantos decibelios. La llegada de Vox a las instituciones no ha sentado nada bien a una comunidad que teme perder parte de los derechos adquiridos. Por eso en la segunda pancarta de la manifestación lucía un 'Ni un paso atrás', a modo de advertencia. Y por eso el manifiesto que se leyó acusaba directamente «a la extrema derecha y a sus aliados» de querer devolverlos a un pasado «lleno de discriminación y ostracismo».

Así lo señalaron los activistas históricos Rosa Araujo, Pedro Beguería, Olga Alarcón y Maribel Torregrosa, encargados de leer el texto en la plaza de Colón. Un texto que también reivindicó la lucha de las personas transexuales, que «fueron las que tiraron las primeras piedras ante un sistema corrupto», y que ha reclamó la aprobación una Ley Estatal de Igualdad LGTBI. Una norma que incluye la autodeterminación de género como derecho y que quiere acabar con los «informes de disforia», ya que «la transexualidad no es una enfermedad» ni requiere de tratamiento psicológico ni psiquiátrico.

A pesar de todo, la clase política quedó relegada a un segundo plano. Así, en la primera línea de la marcha fueron activistas históricos como Jordi Petit, Boti García Rodrigo o Carla Antonelli –ella sí, diputada del PSOE en la Asamblea de Madrid– quienes sujetaban una primera pancarta que rendía homenaje a las personas mayores de un movimiento que este año conmemora el 50 aniversario de las revueltas de Stonewall. Bajo el lema 'Mayores sin armarios. ¡Historia, lucha y memoria! Por una Ley LGTBI estatal', la marcha se desarrolló por las céntricas calles de la capital, a paso lento pero festivo y sin incidentes reseñables.

Pero la fiesta se puso algo más seria cuando la comitiva alcanzó Cibeles. Allí, frente al Ayuntamiento de Madrid, que ha vuelto a las manos del PPcon el apoyo de Ciudadanos y Vox, los marchantes escenificaron todo un «muro de contención» contra «la ultraderecha».

Abucheos a Ciudadanos

Varios manifestantes abuchearon e increparon a los miembros de Ciudadanos que se sumaron a la manifestación. Así, ante la portavoz del comité ejecutivo de Ciudadanos, Inés Arrimadas, y a la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, uno de ellos exhibió un cartel en el que se podía leer: «A vosotros sí que se os ve el plumero. Ciudadanos».

La tensión fue en aumento cuando la pancarta de Ciudadanos echó a andar. Gritos de «¡fuera!», «¡hipócritas!» y «Ciudadanos es de Vox» se escuchaban entre la muchedumbre, mientras los responsables de Ciudadanos afirmaban que «el orgullo es de todos».

Precisamente la manifestación llega precedida de polémica debido a los vetos de la organización a PP y Cs. El colectivo LGTB de Madrid, COGAM, afirmó a principios de año que cualquier formación que pactara o negociara con «extrema derecha», en alusión a Vox, sería vetada en la manifestación. Pueden ir a título personal, pero no incluirán carrozas ni irán en pancarta. Sí han contado con carroza partidos como PSOE, Podemos y Más Madrid, que firmaron el manifiesto propuesto por las entidades para la manifestación.

El despliegue de la bandera arcoíris en el Consistorio también generó polémica, pues se colocó en el lado izquierdo de la fachada, ya que la víspera, el 27 de junio, se ubicó una enseña nacional en el centro de la misma. Mientras que oposición y asociaciones lo criticaron y no estuvieron siquiera presentes en el acto, el Gobierno municipal defendió la acción y negó que la bandera LGTBI estuviera orillada.

Recomendaciones de la organización

La organización ha emitido una serie de recomendaciones a los asistentes a la marcha entre las que han destacado el calzado cómodo, usar ropa ligera, seguir las indicaciones de voluntariado y, en el caso de ir con menores, ponerles una pulseras identificativas con nombre y teléfono.

Asimismo, bajo la etiqueta '#OrgulloSostenible' han recomendado utilizar una botella reutilizable, pajitas desechables y no abandonar los residuos por la ciudad, sino depositarlos en el contenedor correspondiente.

Cuatro heridos, uno grave, al caer desde una carroza

Cuatro personas han resultado heridas esta noche, una de ella grave y las otras 3 leves, al caer desde una de las carrozas que participaba en la manifestación del Orgullo 2019 durante su recorrido por el cruce de la Calle Montalbán y El Paseo del Prado de Madrid.

El accidente se ha producido en torno a las 12:55 horas, cuando la valla que rodeaba la carroza ha vencido y las víctimas se han precipitado al suelo.

Como consecuencia de la caída, un hombre de 36 años presentaba fracturas de pelvis y pie izquierdo, y una herida en el mentón que precisaba sutura por lo que ha sido trasladado al Hospital Clínico donde ha quedado ingresado con pronóstico grave.

Otro del los heridos es una mujer de 37 años que presenta un traumatismo craneoencefálico moderado y fue trasladada al Hospital Gregorio Marañón e ingresó con pronóstico leve para observación.

La tercera víctima es otra mujer de 36 años que presenta también un traumatismo craneoencefálico leve y fue trasladada al mismo hospital.

El último herido es un hombre de 39 años que ha sufrido una fractura en el antebrazo y que fue ingresado en el Hospital de la Concepción con pronóstico leve.

Más información