Revilla defiende la "estabilidad" del pacto pero recuerda que "nadie es imprescindible"

En primera fila, Patricio Martínez (alcalde de Ampuero), Miguel Ángel Revilla, Eva Díaz Tezanos, Rafael de la Sierra y Juan José Sota, ayer, en la Bien Aparecida.
En primera fila, Patricio Martínez (alcalde de Ampuero), Miguel Ángel Revilla, Eva Díaz Tezanos, Rafael de la Sierra y Juan José Sota, ayer, en la Bien Aparecida. / R. Ruiz
  • El presidente y Eva Díaz Tezanos intentan relajar la crisis interna, pero sus posturas sobre la posición de Salvador Blanco siguen opuestas

La crisis interna en el Gobierno cántabro oscureció este jueves la festividad de la Bien Aparecida. Un cisma entre PRC y PSOE que, lejos de haberles pillado por sorpresa, ha sido diseñado y planificado por el propio Miguel Ángel Revilla. El presidente de Cantabria sabe de la dificultad que tendrá este año para cumplir con el récord político del que más se vanagloria: haber aprobado siempre en tiempo el Presupuesto. La destitución de Salvador Blanco, director de Sodercán, exigida por Podemos no depende sólo de él. Su socio de Gobierno no está por la labor de pagar ese precio. Y mucho menos al partido del ‘sorpasso’ y del pacto fallido con Pedro Sánchez. Ya decía Frank Underwood en ‘House of Cards’ que "para algunas personas, el orgullo es su punto fuerte y también su debilidad". Por eso, el líder regionalista ha apretado el botón de inicio de una campaña de presión al PSOE, anunciada durante la Ejecutiva del PRC celebrada esta misma semana. "Nadie es imprescindible, absolutamente nadie", advirtió este jueves mientras, al mismo tiempo, restaba importancia al eco mediático de un enfrentamiento al que él mismo ha apretado el gatillo.

El mismo Revilla se puso como ejemplo para enfatizar el mensaje dirigido a sus socios de Gobierno. "A mi mañana me dicen que soy el estorbo para traer el AVE a Cantabria y tardo cinco minutos en presentar la dimisión. Estaría bueno que el mundo dependiera de una persona, estaríamos apañados", incidió. Ya el día anterior, el miércoles, había enviado a su mano derecha en el partido, Rafael de la Sierra, como vanguardia de esta campaña de presión. El consejero de Presidencia le dijo al PSOE lo que en el PRC piensan desde el primer día que Podemos supeditó el Presupuesto a la marcha de Blanco: "Los intereses de Cantabria estarán por encima de cualquier planteamiento de carácter personal".

Como una bomba

Unas palabras que cayeron como una bomba en las filas socialistas. No porque no conocieran la postura de su socio de Gobierno, sino porque las pronunciaran en público. Y la respuesta de su portavoz parlamentaria, Silvia Abascal, también fue contundente: "Lamentamos que el PRC se convierta en rehén de Podemos".

Después de este desencuentro, el más grave de esta legislatura, el día amaneció este jueves en Ampuero con cientos de peregrinos subiendo al santuario de la Bien Aparecida a pesar de la lluvia, con regionalistas y socialistas separados en grupos, sin cruzarse palabra hasta que no se encontraron en el interior de la iglesia y con una contestación madrugadora del portavoz regionalista, Pedro Hernando, que profundizaba aún más en las diferencias de los dos socios de Gobierno. No negó el secuestro, pero cambió la identidad del raptor. "El PRC sólo es rehén de los cántabros", dijo. Una frase que pocas horas después, tras asistir a la misa oficiada por el obispo, Manuel Sánchez Monge, pronunció con idénticas palabras Revilla.

Todo esto sucede sin que hayan comenzado las negociaciones del Presupuesto y sin que Podemos haya exigido oficialmente y cara a cara al Gobierno la marcha de Salvador Blanco. Sí lo ha hecho en numerosas ocasiones a los medios de comunicación, pero Revilla aclaró este jueves que de momento no se han dirigido a ellos. "Y si lo hacen vendrán cargados de razones. Para pedir la cabeza de alguien hay que justificarlo. Si hay motivos de peso los tendrán que exponer, no será sólo por capricho, y las estudiaremos", adelantó.

Esas razones que Podemos pondrá sobre la mesa son las irregularidades detectadas por el interventor general en una auditoría a Sodercán entre 2008 y 2010. Aunque como enfatizó también este mismo jueves la vicepresidenta del Gobierno y líder de los socialistas, Eva Díaz Tezanos, Salvador Blanco "ni está imputado ni procesado ni tiene ninguna denuncia. Su situación jurídica es la misma que la de todos los miembros del Gobierno. No se puede tolerar. Está viendo su honor mancillado".

Ese es el principal argumento que maneja el PSOE para rechazar cualquier posibilidad de ceder a las exigencias de Podemos y, sobre todo, de equiparar la situación de Blanco a la de Javier López Marcano. Un nombre que ha vuelto a pronunciarse estos días por cómo tuvo que dejar su escaño y renunciar a un cargo en el Gobierno cuando Podemos le vetó al estar imputado en el ‘caso Racing’. Un ejemplo que De la Sierra recordó a sus socios socialistas, dándoles ahora el relevo para el sacrificio político.

En defensa de Marcano

Si algo ha dolido especialmente en el PRC son las especulaciones lanzadas, precisamente, sobre la marcha de Marcano. Abascal invitó al consejero de Presidencia a reflexionar sobre "los verdaderos motivos que le llevaron a entregar la cabeza de Marcano a Podemos". Una acusación que ha desatado la indignación en las filas regionalistas, como han reconocido altos cargos del partido consultados por este periódico.

Por eso, este jueves, el propio Revilla salió en defensa de su exconsejero de Cultura y Turismo. «Él no estaba obligado a marcharse. No se ha abierto juicio oral y el partido nunca se lo pidió, pero voluntariamente dijo: "Si de mi depende que haya un gobierno progresista en Cantabria, presento mi dimisión". De nuevo, otro ejemplo de lo que en el PRC creen que debe hacer Salvador Blanco en las próximas semanas si las negociaciones con Podemos para aprobar el Presupuesto se atascan en ese punto.

Pero los socialistas no están en la misma onda que su socio. "Podemos sólo quiere romper el Gobierno. No lo vamos a tolerar. Esto no es un chantaje al PSOE ni al Gobierno, es un chantaje al sistema democrático", denunció Tezanos.