La pasarela que une Santander con Camargo por Raos entra en funcionamiento

Los usuarios llevaban reivindicando esta obra 18 años. / Javier Cotera

Aún faltan dos tramos por construir para poder ir en bici desde el centro de Santander hasta el Parque de la Naturaleza de Cabárceno

J. C. ROJO | EFESantander

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha abierto este jueves el paso peatonal y ciclista de la nueva pasarela sobre la A-67, que los vecinos venían reclamando desde hace 18 años y que permitirá unir el centro de Santander con el Parque de la Naturaleza de Cabárceno una vez que se rematen los dos tramos que restan. El presupuesto de la obra ha ascendido a 1,3 millones de euros y el ministro la ha calificado de «sencilla» y «elegante».

La pasarela peatonal que une los barrios santanderinos de Nueva Montaña y Raos comenzó su construcción a primeros de diciembre del año pasado, por lo que Revilla ha destacado y agradecido a De la Serna la «celeridad» con la que se ha finalizado.

El exalcalde de Santander, que fue quien colocó la primera piedra , ha subrayado que la infraestructura, además de ser una «reivindicación de muchos años» para los vecinos y los empresarios del Polígono de Raos, ya era una «necesidad».

Además

La pasarela, con un ancho útil de 3,20 metros para permitir la coexistencia de peatones y ciclistas, tiene forma de 'u' y una longitud de 210 metros.

Cuenta con un tramo central de estructura metálica de 106 metros de longitud y dos rampas con estructura de losas de hormigón armado de 43 y 61 metros al norte y sur, con un 6 por ciento de pendiente.

Dos tramos inconclusos

Desde que el 21 de febrero de 2014 el entonces presidente de Cantabria, Ignacio Diego, anunciara el proyecto de carril bici directo que uniría Santander con el Parque de la Naturaleza de Cabárceno, sigue siendo una utopía para los usuarios, como explicaba en junio Román Palacios, presidente de la asociación Cantabria ConBici. «No solo por la demora en la conclusión de la obra de la nueva pasarela sobre la A-67, sino también por lo incomprensible que es que después de una inversión cercana a los 2 millones de euros, ahora ese itinerario directo hacia el parque vaya a seguir incompleto por culpa de dos tramos que requieren una obra mucho menor».

«Cuando la pasarela esté instalada (desde este jueves ya lo está) se podrá acudir al parque, pero la senda natural no es rodear todo el aeropuerto, sino la vía directa, porque además yo soy vecino de Maliaño, y desde allí no puedo ir porque no hay carril», agrega este usuario sobre los proyectos inconclusos del Plan de Movilidad Ciclista de Cantabria (PMCC), que el mismo Ejecutivo regional detalla en su página web (mapas.cantabria.es).

Una primera obra que aún está en el aire es la continuación del carril desde la propia pasarela hasta la casa de la naturaleza ubicada en el aparcamiento del centro comercial de Valle Real. «Hay en todo esto algo que no tiene mucho sentido. Esa pasarela estaba diseñada en un primer momento como una ‘Y’, con una salida desde el lado de El Corte Inglés que se bifurcaba después en dos ramales», explica Jesús Martín, de la misma asociación ciclista. Uno era para conectar con el carril bici que está ya construido en el aeropuerto y otro, aún sin proyecto, que alcanzaría al que existe en Valle Real, junto a la vía del tren. «Lo que ocurre es que si ahora miramos las piezas de la pasarela vemos que esa ‘Y’ se ha convertido en una ‘U’. Vamos, blanco y en botella», denuncia Martín con la suposición de que el puente nuevo solo accederá al aeropuerto.

Los usuarios denunciaban recientemente la falta de claridad del Gobierno de Cantabria, que no aporta datos sobre los planes del proyecto, información que tampoco fue faclitada a este periódico por el Ejecutivo regional. «No entendemos muy bien qué va a pasar con lo que falta, pero la verdad es que no hay un proyecto claro», avanza Rafael Casuso, exfuncionario del Gobierno e impulsor del Plan de Movilidad Ciclista de Cantabria (PMCC).

Ese proyecto programa sendas conexiones de la pasarela de Raos, pero a día de hoy nadie detalla nada «y el hecho es que estaba pensado para terminarse en 2015 y no sabemos cuándo va a estar completado», denunciaban desde la asociación.

Otro paréntesis en Maliaño

El segundo corte en el camino se encuentra en Maliaño. «Lo más indignante es el cartel que han colocado en el final del carril, en pleno puente de la localidad. Dice 'aquí finaliza el carril bici'», comenta, molesto, Jesús Martín. La idea es que en un futuro el vial continúe por el centro de la localidad y atraviese la Avenida de Cantabria por la calzada de adoquín. Pero muchos usuarios ven complicado encontrar solución a las condiciones de la carretera a la altura del edificio de La Vidriera.

«La vía es estrecha. A un lado tienes el muro sobre el que se eleva la estación de tren. Y al otro está el edificio de la piscina. Nadie sabe muy bien cómo van a meter un carril bici ahí, porque no hay espacio que ganar en ningún lado», aclara Martín.

Después se continuaría por un camino adyacente a la A-10 para recorrer todo el tramo junto a Ferroatlántica. «Así hasta la altura de la gasolinera, más o menos. Ahí engarzaría ya con todo el segmento que conduce inmediatamente al parque de La Cantábrica en El Astillero, donde ya no hay pausa de carril hasta el mismo parque», detalla Rafael Casuso.

En otro epígrafe cabrían las sugerencias para mejorar el trazado ya existente, «como ocurre a la altura de Villanueva, en un segmento donde lo único que han hecho ha sido poner un poco de grava para quitar los baches y dos carteles. En realidad eso no debería considerarse un carril bici, pero por lo menos está habilitado», comenta Jesús Martín desde un colectivo que teme la «falta de voluntad política» para llevar a buen puerto todos los proyectos iniciados.

«Me consta que todo el Plan de Movilidad Ciclista está en horas bajas. Lo está por falta de recursos, de profesionales dedicados a ello. En Santander, por ejemplo, podríamos encontrar un ejemplo de buena voluntad. Se están haciendo cosas bien; pero para el resto de planes, el que nos ocupa sobre la conexión de la capital con Cabárceno, el que pretende algún día circundar la bahía hasta Somo o los que están proyectados ya en Torrelavega o en Ampuero y Laredo, aún habrá que esperar porque nadie parece tener prisa», concluye Rafael Casuso.

rgr

Fotos

Vídeos