«El alcohol también causa cáncer»

Además de sanciones, el consumo excesivo de alcohol puede acarrear serios riesgos para la salud.
Además de sanciones, el consumo excesivo de alcohol puede acarrear serios riesgos para la salud. / DM .

El último curso de verano de la Universidad de Cantabria aborda este miércoles y el jueves «el creciente impacto de este problema de salud pública»

ANA ROSA GARCÍA SANTANDER.

En torno al 5% de las muertes por cáncer tiene como responsable al alcohol. Un porcentaje que se traduce en 5.000 fallecidos al año en España (más que en accidentes de tráfico). Unos 500.000 en el mundo. Sin embargo, «parece que la sociedad no está tan concienciada de que es un factor de riesgo, con especial impacto en tumores de cabeza y cuello (boca, garganta y laringe), aunque también se ha encontrado que incide de forma importante en casos de mama, esófago, hígado y colon. Prácticamente no se habla de ello, pero el alcohol también causa cáncer y mata». Contundente advertencia del investigador del Idival Alberto Gandarillas sobre la que se hará hincapié, mañana y el jueves, en el curso de verano de la Universidad de Cantabria que coordina junto a Carmelo Morales, jefe del servicio de Otorrinolaringología de Valdecilla.

El tema preocupa a los expertos, que advierten del «creciente impacto de este problema evitable de salud pública». Y ahí van más cifras que llaman a replantearse las estrategias de prevención: de los 2.700 casos de cáncer que se diagnostican de media cada año en Cantabria, hay un 6% que afecta a cabeza y cuello -entre 140 y 150 tumores-. Y de estos, «tres de cada cuatro están estrechamente relacionados con el consumo de alcohol y tabaco», destaca Gandarillas. Una mezcla explosiva que dispara la tasa de mortalidad «por encima del 50%», señala Luis Viloria, jefe de sección de Vigilancia Epidemiológica de Salud Pública, que también participará en el foro que se celebrará en el Salón de Grados de la Facultad de Derecho.

La combinación de estos dos tóxicos se traduce en cánceres más agresivos, con peor pronóstico, puesto que resultan más difíciles de combatir debido a «las mutaciones genéticas que provocan. Los daños en el ADN desencadenan una inestabilidad genómica que hace que se altere continuamente, como un caldo de cultivo para las células cancerígenas», explica el investigador del Idival. De ahí que los tratamientos farmacológicos fracasen y de que haya que recurrir a la cirugía combinada con la radioterapia.

Tres de cada cuatro tumores de cabeza y cuello están vinculados a factores evitables

«Lo realmente llamativo es pensar que el 75% de estos casos se podrían evitar cambiando los hábitos de conducta, haciendo concienciación», subraya Gandarillas, que recuerda que «de las 100.000 muertes que se registran en España por cáncer (de todos los tipos), el 30% están relacionadas con el alcohol y tabaco; son 30.000 las muertes evitables». Es más, subraya, «ya hay estudios que apuntan que el 30% de los casos de cáncer de mama se encuentra asociado con el alcohol y el tabaco».

Aunque el de cabeza y cuello no es un tipo de cáncer muy frecuente, «tampoco es minoritario». Como apunta Viloria, «de boca (el más aparatoso a nivel estético, con afectación en algunos casos de la lengua) se diagnostican en Cantabria unos 50 casos al año; de garganta (más discretos, aunque complejos de tratar) son entre 35 y 40; y de laringe, los más frecuentes y más fáciles de abordar, representan de 55 a 57». Son cánceres que afectan sobre todo a los hombres (80%) y cuyas probabilidades aumentan con la edad, «sobre todo por encima de los 65 años. En el 70% se detecta en fases relativamente precoces, lo que permite intervenir con cierta garantía de éxito. Pero hay un 30% restante se diagnostica ya en un nivel avanzado», añade Viloria. En el curso también se abordará la problemática del cáncer de piel (otro de los prevenibles), convertido en segunda causa de muerte en mujeres jóvenes de 20 a 30 años «por la costumbre de broncearse al sol o en el solarium».

Fotos

Vídeos