Desconvocada la huelga de pediatras

Desconvocada la huelga de pediatras

El Sindicato Médico alcanza un acuerdo con Sanidad que garantiza «el 100% de las sustituciones» y la compensación por la autocobertura

Ana Rosa García
ANA ROSA GARCÍASantander

Desconvocada la huelga de pediatras. Tras una intensa ronda de negociaciones, la Consejería de Sanidad y el Sindicato Médico han firmado este lunes un acuerdo que será de aplicación tanto para pediatras como para médicos de familia de Atención Primaria, ya que la problemática motivada por la falta de profesionales es común a ambas categorías. Según informa el Sindicato Médico, «el acuerdo da por satisfechas las peticiones que llevamos tiempo realizando a la Administración». En resumen: control de la demanda asistencial, garantía de que se cubrirán todas las sustituciones para reducir la autocobertura y, en caso de que no hubiera profesionales disponibles, se ha encontrado la fórmula para compensar económicamente el esfuerzo añadido.

Para paliar la «sobrecarga asistencial», que era uno de los motivos principales de la convocatoria de huelga, cuyo primer día estaba fijado para el próximo viernes (24 de noviembre), Sanidad se compromete «a racionalizar la demanda mediante el establecimiento de una agenda de calidad que fije un número máximo de pacientes a atender por médico y día, así como la implantación de un sistema protocolizado de organización de la demanda mediante desarrollo de itinerarios de atención a los usuarios». Además, a todo pediatra que figure en las listas de selección de personal, cuando no haya plazas vacantes, se le ofertará un nombramiento de continuidad (contrato de sustitución) de un año de duración. Y uno de los grandes logros de esta negociación es que «se sustituirán el 100% de las ausencias», eliminando la limitación del 33% vigente hasta ahora. En este sentido, el sindicato explica que «cuando no haya suficientes sustitutos, se implantará fuera del horario de trabajo el Programa Especial de Optimización de Atención Primaria, consistente básicamente en pagar horas extras por atender pacientes por las tardes». Y, cuando lo anterior tampoco sea posible –especialmente en el caso de los pediatras, por su escaso número–, «se abonará un módulo por cada profesional ausente y día, a repartir entre todos los profesionales que asuman la sobrecarga de la atención».

Con estas medidas, que ya se aplican en comunidades limítrofes (Asturias y País Vasco) y que ya venían contempladas en el Pacto por la Sanidad firmado en el 2015 para su aplicación en el año 2016, el Sindicato Médico confía en «frenar la fuga de profesionales de Cantabria y, si se saben acompañar de otras, incluso poder atraerlos de otras regiones». Las otras dos peticiones de los profesionales a las que la Administración ha sido sensible, y así lo ha plasmado por escrito, es el respeto de los horarios de trabajo y de los pediatras de área (aquellos que tienen repartida su jornada entre dos o tres centros diferentes) para que «no vuelvan a ser desplazados a realizar asistencias a zonas básicas de salud distintas de las que tengan asignadas en su contrato».

No obstante, «queremos dejar claro que por parte de los médicos ésta nunca ha sido una reivindicación económica. No queremos lucrarnos con esta situación sino ponerla fin cuanto antes. No queremos ver más pacientes para ganar más. Nos gustaría que todas estas medidas duren lo menos posible pues primamos el poder atender a nuestros pacientes con un mínimo de calidad y tiempo sobre cualquier otra cuestión».

Asimismo, matizan que «ninguna de estas medidas supone un incremento presupuestario o debiera suponerlo. La Administración estaba usando la falta de médicos como una excusa para ahorrarse el dinero de las sustituciones y desviarlo a otros fines (no sabemos si sanitarios o no)». Por todo ello, reconocen «sentir una sensación agridulce tras la firma de este acuerdo», puesto que «hemos tardado apenas una semana y cuatro reuniones en alcanzarlo desde que se convocó la huelga. ¿Por qué se nos hace llegar al límite? ¿Por qué se nos obliga a convocar una huelga, que es algo hacia lo que cualquier médico siente aversión? Nos hemos visto forzados a declarar una huelga para que se cumplan las normas y un pacto que se firmó con el propio gobierno hace ya casi tres años». Por todo ello, la organización sindical espera que la Administración «haya tomado buena nota de cara al inminente conflicto con los profesionales del SUAP/061, con los que la Consejería firmó un acuerdo en el año 2014 que implicaba la revisión de unos conceptos retributivos para cuando hubiera una mejora económica y no más tarde del segundo semestre del 2016 y un año más tarde de haber finalizado dicho plazo se niega a sentarse a negociar y reconocer ¿Va a ser necesaria una nueva huelga para que se reconozca lo pactado?».

Ver más

Una pregunta que deja en el aire en una semana en la que se inician las asambleas y las concentraciones de este colectivo. Por último, el comité de huelga apunta que «no nos queremos olvidar de nuestros compañeros, los pediatras de Valdecilla, que indirectamente se han visto salpicados por este conflicto. A pesar de ser una unidad de referencia a nivel nacional y orgullo del hospital y, por ende, de Cantabria, casi la mitad de su plantilla tiene contratos precarios que se han venido renovando cada dos, tres o seis meses a lo largo de los últimos cuatro o cinco años, incumpliendo la normativa vigente y generando una situación de inseguridad laboral en unos profesionales que escasean y que al mismo tiempo son muy deseados por hospitales de medio mundo. Tenerlos con unos contratos así es arriesgarse a que se nos puedan ir en cualquier momento, es jugar, por parte de la Consejería de Sanidad a la ruleta rusa con la salud de nuestros hijos y por esa razón este sindicato peleará para que a lo largo del próximo año, ha medida que vayan venciendo los contratos vigentes, se reconviertan en interinidades, tal y como marca la normativa».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos