Fútbol / Racing

Los dibujos de Pouso

Los dibujos de Pouso
Javier Cotera

En la libreta del vasco aparecen tres sistemas distintos antes de su estreno en los Campos de Sport. Las posibles bajas de Aquino y Gurdiel le obligan a ensayar todas ellas y condicionan su decisión

Marcos Menocal
MARCOS MENOCALSantander

Con dos delanteros; con un punta y una línea de tres por detrás; tres hombres ofensivos y otros tres centrocampistas... La libreta de Carlos Pouso está llena de dibujos y solo él sabe cuál es el bueno. El vasco ya adelantó -y los que le conocen lo corroboran- que no es de ideas fijas ni de sistemas herméticos, sino más bien de cintura fácil y sensata. Por eso el planteamiento de cada partido varía según multitud de factores. En el entrenamiento de hoy es probable que se pueda sacar alguna conclusión de sus planes, porque ayer no jugó al despiste, pero tampoco no enseñó nada.

En La Albericia sólo había un tema de conversación: ¿qué sistema utilizará el Racing el domingo? Y tantas respuestas como opinadores. La respuesta se puso caprichosa al comprobar que Dani Aquino no pudo completar con el trabajo planificado para su recuperación. El murciano apenas aguantó cinco minutos con José Ángel, el recuperador, y se tuvo que retirar cariacontecido. Malas noticias. Las sensaciones del delantero no fueron buenas y habrá que ver cómo se encuentra hoy, a poco más de tres días para el partido. Su presencia o no condiciona buena parte del planteamiento del entrenador.

Por contra la buena noticia la protagonizó Borja Lázaro, que sí llegó con los deberes hechos y apunta a titular. Así las cosas, existen tres variantes y cualquiera de ellas puede ser posible;. La primera, que mantenga el 4-1-4-1 con el que debutó en Tafalla. La segunda, una propuesta aún más atrevida con un 4-3-3, muy habitual en sus equipos. Y la tercera, que no cambie nada de lo visto en los Campos de Sport hasta ahora y su dibujo mantenga el ya conocido 4-4-2 utilizado por Viadero. Es evidente que en cualquiera de los tres escenarios Aquino es una pieza fundamental, por lo que si su presencia peligra a Pouso -lo reconozca o no- se le emborrona un poco la partitura. En la primera de la primera alternativa, Lázaro apunta a ser la referencia, pero Aquino es el ideal para jugar por detrás de el madrileño. En la segunda, el murciano podría ser el hombre de banda y, por supuesto, en la tercera el acompañante de Lázaro en el ataque. No está descartado, pero al cuerpo técnico ayer se le sumó un contratiempo. Aquino es optimista -siempre lo es-, sin embargo su rostro no era el mejor después de retirase. Habrá que esperar.

Si Aquino está disponible tendrá hueco en todas las variantes; su hipotética ausencia sería un problema

Con Gurdiel tocado, la retaguardia podría sufrir modificaciones. Gándara apunta al lateral

El único que parece inmutable es Borja Lázaro. El delantero mejora y jugará seguro

En cualquier caso, el esquema que más le va al leoiotarra es el 4-4-1. Para confeccionar este dibujo ayer tuvo una de cal y una de arena; por un lado el contratiempo de Aquino y, por otro, la sorpresa de Adán Gurdiel. El lateral tiene un fuerte dolor en el tobillo derecho y no ha entrenado en toda la semana. A eso hay que sumar que tampoco puede contar con Gonzallo -lesionado- ni con Antonio Tomás, sancionado. De esta manera, en este sistema Pouso podrá emplear algo similar a lo siguiente: Gándara (si Gurdiel no se recupera a tiempo), Granero, Regalón y Julen, en defensa y Sergio Ruiz como pivote adelantado. Hasta ahí no hay muchas dudas, el debate viene en la parte ofensiva. César y Óscar se disputan la banda derecha y después Javi Cobo, Aquino y Héber Pena, que a su vez se pelearía por la posicón con Álex García, podrían tener sus opciones. Ahora bien, si Aquino no está disponible llega el debate, ¿quién será sus sustituto?

El segundo de los planteamientos tampoco ofrece dudas en la zona defensiva. A Sergio Ruiz, que actuaría como ancla en el centro del campo le acompañarían Javi Cobo y un tercer centrocampista que falta por determinar. Es evidente que Quique Rivero encaja, pero lleva sin jugar desde el partido de Guecho (28 de enero) por lo que sería llamativo. Arriba, Lázaro también es fijo y en las bandas se abre del debate: Aquino sería indiscutible y si el murciano los candidatos serían Álex García, Héber Pena, César Díaz u Óscar Fernández.

Los dos estilos, 4-1-4-1 y 4-3-3, tienen una marcada vocación ofensiva. Es evidente que jugando en casa y con la obligación de ganar al Racing se le exija llevar la iniciativa y eso Pouso y su segundo, Raúl García, lo saben. Más después de la trayectoria reciente en la que aparecen un empate ante el Leioa -que le supuso la destitución a Viadero- y otro reparto de puntos a domicilio ante la Peña Sport. Muy pobre.

A la espera de las bajas

El fútbol vive de resultados -es incuestionable-, pero no es menos cierto que la imagen vende. Pouso se enfrenta el domingo a su estreno en El Sardinero y, además de hacerlo bien, debe parecerlo. El equipo ha cambiado de entrenador y debe notarse. Por eso, los más puristas no se atreven a apostar por el último de los modelos de juego: el 4-4-2. Este sistema era el preferido del santanderino hasta el punto de que pocas veces vio la afición otra propuesta distinta. En la libreta del nuevo cuerpo técnico aparece también, pero no como prioridad. Si finalmente saliera adelante este sistema, la duda está en ver quién acompaña a Sergio Ruiz en el doble pivote. La lógica invita a pensar que Granero puede adelantar su posición, pero al no poder contar con total seguridad con Gurdiel en el lateral derecho, una vez más el capitán será el comodín a utilizar. Ayer entrenó en ambas posiciones; formó pareja con Gándara en el centro de la zaga y también se le vio con labores de creación. Pouso habla continuamente con él, por lo que a estas alturas estará avisado de que puede vestirse defensa o de mediocentro, según convenga.

Ninguna de las posibilidades está descartada, pero hasta que no se conozca con certeza si Aquino y Gurdiel están disponibles es complicado decantarse por una de ellas. Aún así, Pouso no engaña y si ya lo predijo en su presentación lo ha puesto en práctica: «No daré pistas en los entrenamientos para saber el once inicial». Dicho y hecho. Lo guarda con excesivo recelo.

No hay muchos antecedentes con el Racing, puesto que Carlos Pouso debutó el pasado domingo en Tafalla y ahora se dispone a hacerlo en El Sardienero, sin embargo sí se sigue su trayectoria se puede decir que el sistemna 4-1-4-1 es uno de sus predilectos. En este caso debe afrontar un contratiempo; Antonio Tomás, el hombre que formó por delante de la defensa ante la Peña Sport está sancionado, por lo que tendrá que buscarle sustituto. Sergio Ruiz aparece en las quinielas. La otra gran novedad es que el punta será Borja Lázaro, que la pasada semana no estaba disponible. El madrileño capitaneará el ataque ante en El Sardinero.

Primera sesión sobre hierba natural de la semana

La sesión de hoy será la primera que el Racing complete sobre hierba natural. Carlos Pouso aprovechó que ayer la lluvia dio una tregua a la región y que hoy las previsiones son también bastante optimistas para desplazar a la plantilla a los Campos de Sport. Los jugadores por fin se ejercitarán sobre hierba natural, dado que prácticamente desde que llegó el vasco lo han hecho sobre superficie dura. No suele ser del agrado de la gran mayoría de los futbolistas la hierba artificial, de hecho suele ser la causante de muchas molestias musculares y de sobrecargas inoportunas y en algún caso peligrosas, pero resultaba muy difícil entrenar en los campos de hierba natural debido al estado de los mismos.

La obligación de ganar conlleva que el Racing salga a El Sardinero con la intención de llevar la iniciativa. Por ello, Pouso tambien tiene en su libreta apuntado un estilo 4-3-3, modelo que tambiñen utilizó mucho en su años como entrenador del Mirandés. En esta propuesta, el equipo da uj paso adelante. La línea de tre del centro del campo debe correr mucho para ayudar en defensa y acompañar al ataque. Sergio Ruiz y Javi Cobo aparecen como dos pilares. Por suparte, entre los tres de ataque hay debate. Si Aquino está bien jugará junto a Lázaro, pero el tercero en discordia es una incógnita. Es un dibujo atrevido.

Es una posibilildad má y ni micho menos está descartada. Sin embargo no parece la prioridad. El más clásico estilo, el 4-4-2, y uno de los más habituales en el fútbol no suele ser el preferido de Pouso. Sin embargo, se trata de un estilo que le encaja perfectamente a la plantilla y con la llegada de los refuerzos el dibujo es aún más posible. Lázaro y Aquino podrian ocupar sin problema la punta de ataque. Además, dadas las característiocas del madrileño, el juego por bandas -con dos extremos rápidos- es el más aconsejable. No obstante, la afición parece predispuetsa a ver algo nuevoy no lo mismo que lleva viendo toda la Liga.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos