El grial de la victoria

El grial de la victoria
Daniel Pedriza
Fútbol | Aegunda División B

El Racing corta su crisis tras un triunfo, con más oficio que brillantez, ante el Leioa | Aquino marcó el gol racinguista tras un gran pase de Javi Cobo, cuando el equipo cántabro más apretaba

Sergio Herrero
SERGIO HERREROLEIOA

Ángel Viadero pudo salir ayer al banquillo de Sarriena con el sombrero de Indiana Jones. Después de pedir «intensidad» –látigo– a sus futbolistas tras la sonrojante derrota del domingo anterior ante el Sporting B, el partido ante el Leioa era como una de las últimas escenas de ‘La Última Cruzada’. Esa en la que el personaje interpretado por Harrison Ford se enfrenta a un suelo incierto que le puede llevar al abismo. Como las ‘zamburguesas’ de Humor Amarillo, pero sin gracia. Santo Grial o muerte. Para el Racing, victoria o crisis agravada. Por fortuna, en la elección, los de Ángel Viadero escogieron la primera opción para cambiar su suerte y despejar los nubarrones negros. La victoria ante el Leioa, con una mejoría sobre el césped, calma los dolores.

El míster racinguista no cambió demasiado el guión de los últimos partidos. Al fin y al cabo, su diagnóstico era una falta de «intensidad» que este domingo, durante gran parte del partido, su equipo sí pareció tener, aunque para batir al Leioa iban a hacer falta unas cuantas dosis de ella. La alineación fue la prevista, con Borja Granero como central para sustituir al lesionado Gonzalo y quizá buscando también un antídoto para las peligrosas acciones a balón parado del conjunto vizcaíno. Sergio Ruiz en el doble pivote y la leve duda resuelta en la banda derecha, con una nueva titularidad –ganada a pulso– de Óscar Fernández. Todo en busca de «fortuna y gloria, muchacho. Fortuna y gloria», como dijo el Doctor Jones, el padre de ‘Indi’.

0 Leioa

Iturrioz, Morcillo, Aitor Aspas, Córdoba, Alain (Magdaleno, min. 86), Undabarrena, Jorge (Óscar García, min. 60), Nico, Yurrebaso, Leandro y Goti.

1 Racing

Crespo, Córcoles, Julen, Regalón, Granero, Sergio Ruiz, Óscar, Quique Rivero (Javi Cobo, min. 60), Juanjo (César Díaz, min. 79), Dani Aquino y Héber (Álex García, min. 67).

El detalle
Borja Granero actuó como central en ausencia de Gonzalo. El Racing terminó el partido con seis futbolistas cántabros sobre el césped del campo de Sarriena.
Goles
0-1, min. 71: Dani Aquino.
Árbitro
Baiges Dones. Amonestó a los locales Undabarrena, Óscar García, Yurrebaso y Aitor Aspas y a los visitantes Córcoles, Regalón y Dani Aquino.
incidencias
Sarriena. Césped muy blando a causa de las lluvias caídas en los últimos días. Tarde nubosa pero apacible.
El público
Unos 700 espectadores, de ellos, más de la mitad seguidores racinguistas desplazados hasta tierras vizcaínas, que se convirtieron en mayoría en el estadio del Leioa.

Aunque sí que es cierto que el Racing se entretuvo mucho menos en la zona defensiva con el balón y se quiso parecer un poquito más al equipo de la pasada campaña, con continuas diagonales hacia los extremos, con el inestimable apoyo de un Juanjo que va mejorando pero que volvió a demostrar que aún le falta eso de lo que se alimentan los delanteros: el gol. El de Ontaneda dispuso de una gran ocasión cuando el partido rondaba el minuto veinte. Una falta botada por Héber dejó solo al ex del Almería, pero el balón iba alto y el ariete no pudo conectar un cabezazo certero. La pelota se marchó cerca del palo derecho. A buen seguro, haber hecho diana habría acabado con todos los males del futbolista torancés. Mientras tanto, la única acción de peligro de los locales fue un disparo blando del cántabro Leandro, que Iván Crespo detuvo sin problemas.

Ver más

Si el dominio de la primera mitad fuese arena del desierto colocada en una balanza, el Racing ganó con cierta claridad, pese a que el equipo cántabro no llevó demasiado peligro a la portería rival. Las faltas y saques de esquina en ambas áreas fueron el escaso bagaje ofensivo de ambos contendientes. Así que el resultado al descanso fue como las gafas del Doctor Jones: 0-0. Si alguien en el Racing tiene hechuras para interpretar una película en la plantilla, ese es Dani Aquino. Con su pelo a lo ‘Último Mohicano’, tiene la capacidad de convertirse en héroe cuando su equipo le necesita, pese a que muchas veces le toque protagonizar ‘Solo ante el peligro’. El conjunto cántabro dio un paso adelante tras el descanso, con el murciano como ejecutor. El ‘Torito’ lanzó una falta que atrapó Iturrioz y, acto seguido, se fabricó una buena ocasión que no encontró portería. Miedo en el cuerpo para los locales.

La puerta de toriles

Solo dos futbolistas habían marcado hasta hasta hoy en el campeonato liguero. Además del propio Aquino, Óscar Fernández. El de Piélagos pudo repetir por segunda semana consecutiva. Héber desbordó por la banda y centró al corazón del área lo mandó alto de cabeza el cántabro en boca de gol.

Y Juanjo la volvió a tener. Un centro desde la derecha de Córcoles lo cabeceó en escorzo y con su marcador sobre la chepa, pero la pelota salió demasiado centrada, justo a las manos del portero local. El Racing ya se había hecho merecedor de ir por delante en el marcador, pero el partido estaba en ese punto en el que una llegada aislada del conjunto vasco podría mandar al traste todo el trabajo anterior.

Era ese momento o en el que aparecía el ‘Torito’ por la puerta de toriles. Viadero retiró a Héber y Quique Rivero y puso sobre el césped a Álex García y Javi Cobo. El torrelaveguense se sacó un pase magistral de la chistera. Desde su campo, entre el lateral y el central diestros del Leioa, y plantó a Dani Aquino solo ante Iturrioz. El murciano aguantó la tarascada de su marcador, falló en el mano a mano con el portero, pero enchufó el rechace en la meta vasca para poner por delante a su equipo, despojar de su sábana blanca a los fantasmas y dejar a su equipo un poco más cerca del final de su crisis. Brotes verdiblancos. ¿Cómo cambia la vida por delante en el marcador?

Dani Aquino recuperó hoy su mejor versión. La que enamora al racinguismo. Reencuentro. El ‘10’ agarró la pelota a sesenta metros de la portería. Parecía Alberto Tomba. Slalom gigante. Dejó atrás a cuantos rivales le salieron a su paso y cedió a la izquierda, donde entraba Álex García. El de Beranga se coló en el área, pero su centro se paseó por delante de la línea de gol sin encontrar rematador.

Las claves

Intensidad
Lo que faltó en Gijón, esta vez el Racing sí lo puso sobre el césped para llevarse el triunfo.
Porteria a cero
El equipo cántabro dejó la portería a cero tras varios partidos encajando goles
Sergio Ruiz y javi Cobo
El trabajo del astillerense y una genialidad del torrelaveguense cambiaron el choque.

El Leioa gastó sus últimas balas en busca de un empate que, visto lo visto, no se barruntaba por Sarriena. Yurrebaso ganó en el salto a Córcoles en el segundo palo tras un centro de Leandro, pero su remate de cabeza, flojo, se marchó triste, a un metro del palo. Posteriormente, un tiro lejano de Goti se marchó al talud trasero del campo vizcaíno.

El Racing aguantó los últimos achuchones para guardar su renta. Corta pero valiosísima. El grito de Borja Granero; el suspiro de alivio de César Díaz; el gesto calmado de Ángel Viadero o el derrumbe de Dani Aquino sobre el césped fueron las muestras de lo que supuso el triunfo racinguista ayer ante el Leioa. El final de la dinámica negativa. El equipo cántabro bebió en tierras vascas del santo grial de la victoria. El bálsamo que todo lo cura. Ahora la imperiosa necesidad es convertir el triunfo en un punto de inflexión. Cambiar la pendiente descendente por ascendente, para subir hasta los puestos altos de la clasificación. Donde el Racing debe codearse con sus principales rivales en la lucha por el título. El Peña Sport espera el próximo domingo en unos Campos de Sport que recuperarán parte de su buen semblante.

Fotos

Vídeos