Fútbol | Racing

El peor Racing de la historia

Javi Cobo evidencia su disgusto junto a Crespo César, Héber, Óscar y Gándara. Otros futbolistas se negaron a salir. al campo./Daniel Pedriza
Javi Cobo evidencia su disgusto junto a Crespo César, Héber, Óscar y Gándara. Otros futbolistas se negaron a salir. al campo. / Daniel Pedriza

El ridículo de este domingo en los Campos de Sport ilustra a la perfección una nefasta temporada

Aser Falagán
ASER FALAGÁNSantander

Dice un viejo lema uruguayo que nunca tan pocos consiguieron tanto. Se refiere a la gesta de que un país que no llega a los tres millones y medio de habitantes haya ganado dos mundiales. El Racing ha alineado este año a 27 futbolistas en partido oficial y ha conjugado el lema a la inversa: nunca tantos consiguieron tan poco.

El ridículo de este domingo sirve como perfecto corolario al peor equipo que Santander jamás conoció. Dice la Ley de Murphy que cualquier situación, por mala que sea, es susceptible de empeorar. El aforismo se torna más cierto aún en el Racing, máxime cuando en esto del fútbol, como en la vida, las cosas siempre pueden ir peor. Incluso cuando se hacen bien. Y cuando se hacen mal, como ha ocurrido este año en los Campos de Sport, el resultado puede ser un desastre, como se rubricó este domingo en un partido en el que no faltó ya sólo la aptitud, como ha ocurrido durante todo el curso, sino incluso la actitud.

Las peores campañas de la historia

2017-2018.
Es la peor temporada de la historia. Hasta entonces siempre había sido campeón o subcampeón en la tercera categoría. En los 38 partidos disputados el Racing ha ganado 20, empatado ocho y perdido diez. Nunca lo había hecho peor en la tercera categoría.
1968-1969.
Hasta este año era el peor curso. Terminó como subcampeón de Tercera (no había Segunda B) tras el Bilbao Athletic. Y no subió. De 38 partidos, el Racing ganó 27, empató ocho y perdió tres. Sumó 62 puntos (hubieran sido 89 con los tres puntos por victoria).
2016-2017.
Fue la tercera peor temporada de la historia. Segundo clasificado empatado con el líder. Ganó 26 partidos, empató ocho y perdió cuatro para dejar un buen pero insuficiente saldo de 86 puntos. Se jugó fase de ascenso, pero sin éxito.
2015-2016
El Racing fue campeón de su grupo en Segunda B con 21 partidos ganados, once empatados y seis perdidos. Es decir, menos puntos de los que le dejarían como subcampeón al año siguiente. No pudo subir tras caer eliminado ante el Reus y el Cádiz, sucesivamente.

Pero eso sí: el Racing 2017-2018 es histórico. Aparecerá en los libros, para más señas, con un triste récord: es desde todos los puntos de vista el peor Racing de la historia. Y cuando el cuento ya dura un siglo y un lustro eso es mucho decir. En sus orígenes, antes de que naciera la Liga, el club mantuvo siempre un moderado crecimiento. Después no sólo fue uno de los fundadores de la Primera División, sino que se las arregló para mantenerse siempre en la élite; entre Primera y Segunda. Pocas veces cayó a la tercera categoría. Lo hizo dos veces en los años cuarenta, después de que la Guerra Civil lo desarticulara y al poco de que el incendio de 1941 asolara no sólo Santander, sino también las esperanzas de un equipo al que poco podía apoyar su devastada cuidad. Dos veces cayó a Tercera División en los cuarenta (entonces no existía la Segunda B). Y las dos veces regresó a Segunda como campeón.

Ver más

Después llegaron tiempos felices y otros canallas hasta que en 1969 el equipo volvió a caer a Tercera. Esta vez fue subcampeón tras el filial del Athletic en la que hasta ahora era la peor temporada de la historia. Otra temporada en Tercera le devolvió a Segunda como campeón y así se convirtió el Racing en equipo ascensor hasta el descenso de 1990 a Segunda B. Cuatro veces habían caído los verdiblancos a la tercera categoría del fútbol español, que entonces se llamaba así: Tercera, pero lo volvía hacer, ya con la competición reestructurada y renombrada como Segunda B. Fue campeón y subió de inmediato, aunque de forma agónica y con gol en propia meta de Pombo en Getafe, en el último partido de la fase de ascenso.

Dio paso a una de las épocas más felices del club, abruptamente interrumpida con el descenso a Segunda y 2012 y a Segunda B en 2013 durante la Era Okupa. Ya en Segunda B se produjo la liberación del club y esa misma temporada los cántabros fueron líderes de su grupo y subieron tras vencer al Llagostera en la eliminatoria de campeones.

Llegó entonces una temporada en Segunda y un nuevo descenso, con destitución de Paco Fernández y nombramiento de Pedro Munitis como entrenador entre medias. Y comenzó un peregrinar que parece no tener fin. El Racing acaba de concluir su tercera temporada consecutiva en Segunda B. O, para contextualizar más aún la situación, en la tercera categoría del fútbol español. Nunca le había ocurrido. Cuando había caído a ese pozo siempre había ascendido a la primera o, en una sola excepción, a la segunda. Esta vez ni a la tercera. Y habrá una cuarta.

Pero hay más: el Racing siempre había sido campeón o subcampeón en Segunda B o Tercera. Esta vez ha sido quinto. Si el año pasado los verdiblacos igualaron el peor curso de más de un siglo de historia, esta vez han doblado la apuesta. Ya son el peor Racing de la historia en 87 temporadas de Liga regular. E incluso en los 105 años que tiene de historia un club que en la época heroica; durante esa etapa fundacional en la que el fútbol alumbraba en Cantabria, siempre mantuvo un moderado pero sostenido crecimiento. Pero esta vez el fracaso ha sido absoluto y la desafección del entorno se evidenció ayer. El 14º mejor equipo de la historia del fútbol español no merecía este ridículo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos