Vista general de Sniace ayer, con los primeros signos visibles de actividad
Vista general de Sniace ayer, con los primeros signos visibles de actividad / Luis Palomeque

Sniace vuelve a echar humo

  • La plantilla ya trabaja a tres turnos, aunque se reconoce que el arranque será lento después de tres años de inactividad total

Las chimeneas de Sniace vuelven a funcionar como una señal inequívoca de que la actividad productiva de la fábrica de Torrelavega está en marcha. Este lunes llegó un camión con materia prima procedente de la planta de Hinojedo de Asturiana de Zinc (AZSA) y la plantilla que se ha incorporado comenzó a entrar en los talleres en tres turnos de mañana, tarde y noche. La vuelta a la actividad es lenta y se necesitarán cuatro o cinco días, pero después de tres años es una realidad.

«Es un arranque lento, pero todo parece ir bien y la plantilla está ya trabajando a turnos», explicó ayer a este periódico el secretario del comité de empresa, Antonio Pérez Portilla, unas horas antes de incorporarse él mismo al turno de noche.

La llegada de materia prima desde la planta de Hinojedo (que tuesta concentrados sulfurados de zinc, obteniendo como productos finales óxido de zinc y dióxido de azufre líquido) es también una buena noticia para este centro porque su plantilla ha estado sometida a ERE por la paralización de Sniace. También entraron camiones cargados de madera.

El pasado fin de semana unos 60 trabajadores –40 de celulosa y 20 de la central eléctrica–, acudieron a la fábrica para adaptarse a sus nuevos puestos de trabajo después de tres años de cierre, y para distribuir a los trabajadores en distintos equipos.

Entre ayer y hoy se irán incorporado el resto de empleados ya que el arranque se ha previsto por fases. Antes se han realizado diversas pruebas técnicas para que el inicio de actividad, que se completará esta semana, se produzca sin grandes contratiempos.

El pacto laboral

El acuerdo laboral pactado entre empresa y trabajadores establece una plantilla total en Sniace de 326 trabajadores, de los que 117 están adscritos a Celltech (celulosa), 69 a Sniace (energía, oficinas y depuración) y 140 a Viscocel. Sniace fue noticia la pasada semana porque la Agencia Tributaria (AEAT) concedió a la compañía el aplazamiento y el fraccionamiento del pago de la deuda privilegiada derivada de su concurso de acreedores y que es superior a los 7,7 millones de euros. Este acuerdo, sin embargo, está condicionado a que se formalicen una serie de garantías en un plazo de dos meses.

Por otra parte, hay que recordar que el Gobierno regional suscribió el pasado mes de mayo un acuerdo sobre los 11 millones de euros de deuda privilegiada de Sniace en el que se fija un plan de pagos y unos plazos para el cobro. El Ejecutivo ya había aprobado en marzo su adhesión a la propuesta de convenio de Sniace para la deuda ordinaria y optó por la de conversión de la deuda en préstamo participativo.

Las acciones de Sniace en Bolsa siguieron su carrera alcista. Ayer lo hicieron un 3,50% y la cotización se situó en 0,384 euros.