El Parlamento apoya de forma unánime a Sidenor y su plantilla

Interior de la planta de Reinosa.
Interior de la planta de Reinosa. / Andrés Fernández
  • Acuerda crear "un frente común" con el Gobierno regional, la dirección de la factoría y el comité de empresa para defender los 700 puestos de trabajo

Un aplauso desde la tribuna del público, poblada de trabajadores de la planta campurriana de Sidenor, ha cerrado este lunes la votación unánime de una proposición no de ley presentada por el Partido Popular y enmendada por Podemos. Esta propone la creación de un "frente común" de todos los partidos representados en la cámara junto con el Gobierno regional, la dirección de Sidenor y el comité de empresa para defender la viabilidad futura de la planta en Reinosa oara defender unos niveles adecuados de producción y actividad y la estabilidad de la actual plantilla, cifrada en 700 trabajadores.

La presidenta del Parlamento, Dolores Gogostiaga, ha querido enfatizar la importancia del momento –"no todos los días nos ponemos de acuerdo de esta manera"– permitiendo el aplauso de los asistentes e indicándolo explícitamente.

El plan propuesto, dada la "importancia estratégica" de esta factoría para el desarrollo económico y social de la comarca de Campoo, incluye la modernización tecnológica de su línea de laminación para aumentar su productividad, competitividad y gama de producto, y el análisis de las posibilidades de negocio de la línea de piezas. También se persigue, de acuerdo con el texto del partido morado que ha recibido luz verde, facilitar la necesaria inversión en la modernización de la planta en base al plan industrial de viabilidad de negocio, y blindar que toda la inversión facilitada sea realizada en la planta de Reinosa y estudiar junto con la empresa que revierta en la media de lo posible en el territorio.

El debate y votación de la propuesta, que ha incluido la petición de Podemos de celebrar este mismo lunes, al término de la sesión plenaria, un encuentro de los grupos, miembros del Gobierno y del comité de empresa para fijar una próxima reunión, ha sido seguido, desde el hemiciclo, por representantes de los trabajadores.