Viscocel amplía su producción al ámbito sanitario y a las toallitas biodegradables

Complejo fabril de Sniace en Torrelavega. /Antonio 'Sane'
Complejo fabril de Sniace en Torrelavega. / Antonio 'Sane'

Los plazos de reapertura de la fábrica de Torrelavega se van cumpliendo con la incorporación de nuevos trabajadores

Isabel Arozamena
ISABEL AROZAMENASantander

La fábrica de Viscocel de Sniace reabrirá a principios del próximo mes de noviembre después de más de cuatro años de cierre. Cuando se cumple un año de la puesta en marcha de la unidad de celulosa, ahora le toca el turno a una nueva fase.

La producción de Viscocel se ampliará al ámbito sanitario y a la comercialización de la fibra con la que se elaboran las toallitas biodegradables para el WC. Se trata de abarcar dos nuevos mercados que se añadirán a los de fibra tradicional e ignífuga.

El secretario del comité de empresa de Sniace, Antonio Pérez Portilla, mostró ayer su satisfacción por este nuevo paso que se da para garantizar el futuro de la planta cántabra. «Se están cumpliendo los plazos previstos», indicó en declaraciones a este periódico. La apertura de Viscocel se producirá en un plazo de 15 o 20 días. Según ha comunicado el presidente de Sniace, Blas Mezquita, al comité de empresa, «hay buenas perspectivas para el año que viene» en la fábrica de Torrelavega.

La empresa ha formalizado ya un acuerdo para la venta de las primeras 1.000 toneladas de fibra, y espera cerrar en los próximos días más pedidos por otras 1.500 toneladas, que podrían aumentarse con alguna negociación que aún está pendiente.

Los datos sobre la situación actual del complejo fabril, comunicados por Mezquita a los representantes de los trabajadores, hacen referencia también al interés que están mostrando antiguos clientes por el reinicio de la producción al existir unos 200 interesados en volver a comprar a Sniace.

Inversión

Las modificaciones técnicas introducidas en la planta de Viscocel, tras una inversión de cerca de ocho millones de euros para poner a punto la fábrica, han permitido aumentar la calidad de la fibra, lo que ayudará a Viscocel a competir en nuevos mercados.

Mezquita anunció al comité que se comenzará a trabajar en la fabricación de fibra para toallitas biodegradables y para el sector sanitario, mercados en los que Sniace no tenía presencia, y donde los precios de mercado en estos momentos son buenos.

No obstante, el presidente de Sniace alertó sobre la negativa influencia en este proceso del cierre por parte de Solvay de la planta de sosa cáustica vinculada al cloro, aspecto que origina una dificultad extra a la hora de adquirir esta materia prima para un gran consumidor como Viscocel.

El presidente de Sniace comunicó que en los últimos días ya se han sumado a la plantilla los 60 trabajadores que faltaban por volver a la fábrica, con lo que se completará una plantilla de 326 personas. «Puede que incluso algunos más», indicó Portilla. Se han incorporado los trabajadores eventuales de la anterior etapa y también se ha acudido a la bolsa de trabajo.

El acuerdo de externalizar la cogeneración «da una tranquilidad y seguridad muy importantes de cara al futuro», defendió UGT. Además se deben modificar las turbinas para adaptarlas a la nueva normativa medioambiental que se exigirá «donde por cierto Sniace será de los primeros en hacerlo».

Se procederá a la adquisición de una nueva turbina para poder cogenerar con las dos existentes, ya que una de ellas hay que cambiarla. Otros tema que se trató fue las expropiaciones y el nuevo proyecto sobre terrenos que Sniace presentó al Ayuntamiento de Torrelavega. Mezquita expresó molesto al comité de empresa que fue el propio ayuntamiento quien le comunicó que podía ser un proyecto bueno para Torrelavega. «Le dijeron cómo tenía que hacerlo y le animaron a presentarlo. De ahí su sorpresa cuando le trasladan que no tiene cabida en el desarrollo urbanístico de la ciudad», resaltó el sindicalista.

Fotos

Vídeos