'Ven a cenar conmigo' llega a Cantabria

'Ven a cenar conmigo' llega a Cantabria

El programa de Cuatro tiene esta semana cinco protagonistas residentes en la región con diferentes perfiles

Sergio Sainz
SERGIO SAINZ

Una mesa y cinco comensales muy auténticos. Así se resume el programa de Cuatro 'Ven a cenar conmigo', que esta semana se ha trasladado hasta Cantabria, «tierra de los sobaos, las anchoas y de David Bustamante», según dijo su narrador, el presentador Luis Larrodera. Con una variedad de concursantes que dará mucho juego ante la audiencia. Todos se disputarán un premio final de 3.000 euros, en función de las votaciones cruzadas que se darán según se visiten y prueben los menús de cada uno de ellos.

Ayer se estrenó como anfitrión el peluquero César Benet, un santanderino de 47 años, que optó por un menú «muy salvaje y de Cantabria». Se definía sin rodeos como un «bicho raro, pero gano en la distancia corta. En la cocina soy meticuloso, me gustan el orden y la limpieza».

La siguiente protagonista fue Rosa Herreros, de Santander. Una decoradora y artista de 54 años, que en su presentación aparecía encontrándose en el laberinto de Villapresente. En la actualidad su deseo es «ser actriz, con Meryl Streep como referente en sus papeles dramáticos». Aunque curiosamente citó una película de Audrey Hepburn, 'Desayuno con diamantes' como su favorita.

El humor lo aseguró un no cántabro, aunque sí residente. Bernabé Muñoz, aunque su nombre real es Juan Carlos. Un escayolista residente en Ramales de la Victoria que hizo apología de su esencia vasca, con txapela y bufanda del Athletic Club de Bilbao. Demostró sus dotes como showman y dejó claro que «la impresión que pueda tener la gente de mí al verme es que tengo una pedrada encima». Respecto a la comida no parece tener problemas, «como de todo, me da igual», aunque reclamó más cantidad en la primera jornada.

Luis Palacio, un comercial y rapero por momentos.
Luis Palacio, un comercial y rapero por momentos. / MEDIASET

El más joven del grupo es el comercial urbano y modelo Luis Palacio, santanderino de 28 años. Ya tiene experiencia con las cámaras, pues hace un tiempo participó en 'Mujeres, hombres y viceversa'. Sorprendió en los avances de imágenes con sus dotes raperas, algo que insistió le inculcó su abuela. O serían guiños del montaje. Demostró su buen carácter, incluso en el primer encuentro más que silencioso en casa del anfitrión de este lunes. «A los cántabros al principio nos cuenta coger confianza. Somos muy cerrados, pero luego nos entregamos y somos amigos para toda la vida».

Patricia Franco, la más seria del grupo.
Patricia Franco, la más seria del grupo. / MEDIASET

Cerró el grupo la veterinaria Patricia Franco, de 45 años, que reconocía no ser «tiquismiquis, me gusta prácticamente todo». Acto seguido tuvo que enfrentarse a unas hortigas que para nada fueron de su agrado, recordando una caída en un campo de con la planta en su infancia. Demostró ser la más callada.

Platos auténticos, como el anfitrión

Y es que César Benet comenzó su propuesta «de un menú auténtico, que me define a mí como persona» con un 'Carpaccio de caza con hojas silvestres', que obtuvo una tímida respuesta de sus comensales. Más aplaudido fue su 'Pescado salvaje del Cantábrico al acqua di mare' como plato principal. Se trataba de un machote, que dio mucho juego en la divertida edición de vídeo del concurso. Como postre optó por una 'Tarrina de queso fresco con arándanos', que apenas aprobó entre sus comensales.

En total, el peluquero obtuvo 21 puntos para abrir el casillero y unas críticas que hacían alusión a su pretensión salvaje, con poco éxito. Sí gustó su sorpresa final, con un patín eléctrico, con el que acabó por los suelos, ante las risas de sus compañeros. Por lo que se pudo ver de avance del resto de programas, les esperan muchas risas y momentos donde lo menos importante serán los platos. Con sustos fantasmales y mucho surrealismo compartido.

Síguenos en: