Paz Guerra, la 'gran madre' cántabra que recorre todos los platós

Paz Guerra, la 'gran madre' cántabra que recorre todos los platós

Visitó a su hijo en 'GH Dúo', donde se enfrentó a Sofía Suescun y Maite Galdeano, a la que acusó de «analfabetismo emocional» | 'Sálvame' o 'Cazamariposas' han sido otros de los espacios de Mediaset en los que la santanderina ha participado

Sergio Sainz
SERGIO SAINZ

Si hace unos días hablábamos de cómo la santanderina Paz Guerra defendía a su hijo en 'GH Dúo', anoche se convirtió en habitante por sorpresa de la mediática casa. La madre de Alejandro Albalá vivió su particular 'encierro' por unas horas, compartido con su exconsuegra, Maite Galdeano, madre de Sofía Suescun. Juntas, y también revueltas, viajaron hasta Guadalix de la Sierra para participar en un particular reencuentro a cuatro.

Paz Guerra, con un estilismo casual, visitó la mediática casa.
Paz Guerra, con un estilismo casual, visitó la mediática casa. / MEDIASET

Las cámaras de 'GH Dúo: Límite 48 horas', con Jorge Javier Vázquez al frente, mostraron cómo el joven cántabro se salvaba de la nominación con el menor porcentaje de votos. «Seguiremos molestando un poquito», aseguraba. En una actitud muy diferente a la de su expareja, que se tomaba fatal los abucheos y no abandonar la lista de concursantes expuestos a la expulsión de este jueves. En medio de esta tensión, el programa orquestó unas visitas cruzadas. En el confesionario Paz Guerra esperaba su momento, hasta que apareció Sofía. «¿Qué haces aquí?», preguntó la 'gran hermana' extrañada.

Tensión en el confesionario entre Sofía Suescun y Paz Guerra.
Tensión en el confesionario entre Sofía Suescun y Paz Guerra. / MEDIASET

La frialdad entre las dos fue notable, con un silencio incómodo que Jorge Javier rompió con ironía. «Es como si acabaseis de ver por primavera vez el 'Titanic' y estuvieseis recordando el final». «Esta mujer ha hablado mal de mí, no me sale estar de buen rollo», comentaba la joven. Mientras, la santanderina no avivó la 'guerra' callándose su opinión sobre Sofía. «No es el momento, ahora mismo estamos en un reality. Es su momento, lo voy a respetar», decía ganándose los aplausos del público. Aunque algo sí dijo, «como espectadora me gusta mucho cómo Alejandro cuida a Sofía y otras no entiendo cómo trata a mi hijo». La incomodidad de ambas traspasó la pantalla, finalizando la conexión con una despedida sin dos besos y la típica cara de mal rollo de la experta en 'realities'.

Maite Galdeano en su cara a cara con Albalá.
Maite Galdeano en su cara a cara con Albalá. / MEDIASET

Poco después fue el turno de Maite Galdeano y Alejandro Albalá, una vis a vis que empezó con buen rollo y terminó más a la gresca. «¿Ves esperanzas en el amor?», preguntaba la que fuera conductora de autobuses. A lo que el joven contestó: «La esperanza es lo último que se pierde. Intento despegarme un poco», aunque con poco éxito, a juzgar por las imágenes. Entonces ella recordaba su convivencia, divertida y hasta profunda, para después juzgar de vago al cántabro. Sin duda, él mostraba sus dudas a que la madre de Sofía no interfiriera en su relación.

Estampa 'familiar', con madres e hijos en su reencuentro.
Estampa 'familiar', con madres e hijos en su reencuentro. / MEDIASET

La secuencia de encuentros se completó primero con las pamplonicas, exultantes madre e hija. Esta última reconocía su «debilidad amorosa», mientras Maite, envuelta en lentejuelas, tenía claro su consejo, «juega sola». Albalá no daba crédito a ese momento, hasta que se abrieron las puertas y entró Paz Guerra. Se fundieron en un abrazo y ella aprovechó para en voz baja compartir sus impresiones. Sus 'rivales' se reían de la situación, mostrando cero educación. Entonces fue el turno de la cántabra, con su discurso cercano a su hijo. «Lo estás haciendo muy bien. Estás siendo tú, tienes muchísimo apoyo. Aquí no se hacen amigos, habéis venido a concursar. Relaciónate con toda la gente, no te andes tanto por los tejados», comentaba en clara alusión al sobrino de María del Monte, también concursante. Entonces siguió la tensión en este particular cuarteto, digno de una cena de Navidad insuperable. Las madres abandonaron la sala de expulsiones con despedidas intercambiadas bien diferentes, con Paz y Sofía diciéndose adiós con la mano en alto.

Jorge Javier Vázquez, junto a Paz Guerra, sonríe en plena actuación de flamenco de Maite Galdeano.
Jorge Javier Vázquez, junto a Paz Guerra, sonríe en plena actuación de flamenco de Maite Galdeano. / MEDIASET

Minutos después la batalla entre familias proseguía en la casa y en plató, al regresar Paz y Maite. Fue entonces cuando la podóloga tiró de humor para referirse a su 'contrincante'. «¿Tú eres de Kansas? Por lo de cansina», decía. Para poco después asegurar que sufría «analfabetismo emocional», término que Galdeano aseguraba desconocer. El propio Jorge Javier cuestionaba la actitud de Paz Guerra en su encuentro con Sofía Suescun. «No quería desestabilizarla, francamente» y reiteraba que «nunca me he pronunciado sobre ella». Eso sí, tiene clara su opinión, «no me gustaría que estuviera con mi hijo».

Más focos

Hoy, Paz Guerra ha continuado su periplo por los platós de Telecinco. A la espera del directo en 'Sálvame', conectó con 'Cazamariposas', donde Germán González se alegraba de saludar a su «paisana». Ella aseguraba que Sofía está «perdida y desesperada» ante su nominación y posible expulsión. De hecho, lloraba desconsoladamente con Alejandro Albalá intentando calmar su angustia. «¿Tú crees que no te quiero? Te quiero más que a nadie», comentaba. Paz decía no sentir pena por la joven, «el problema lo tiene ella». Confía en que continúe «el juego», pero no quiere entrar a valorar otras posibles relaciones de su hijo. Eso sí, con buen humor, decía que abre «casting para buscar consuegra», antes que novia para su hijo.

Síguenos en:

 

Fotos

Vídeos