Los looks más festivaleros del Santander Music

Un grupo de amigos posando en el 'photocall' del festival: Julia Celis, Teresa Díaz Fuica, Marta Cuesta y Pablo De Blas Hoyo./HUGO CASTRO / @SHEIKU
Un grupo de amigos posando en el 'photocall' del festival: Julia Celis, Teresa Díaz Fuica, Marta Cuesta y Pablo De Blas Hoyo. / HUGO CASTRO / @SHEIKU

El evento musical convirtió la campa de La Magdalena en un escaparate de moda y tendencias alternativas

Sergio Sainz
SERGIO SAINZ

La Magdalena. Atardecer. Amigos. Una suma de grupos del momento. Podría ser el inicio de cualquier guion, pero no es más que localizar en el mapa imaginario el Santander Music. El festival celebró este pasado fin de semana una nueva edición y lo hacía con miles de espectadores que buscaban algo más que unos conciertos. Cada año esta cita con la música 'indie' demuestra ser todo una experiencia, en la que la moda juega un papel fundamental. Y es que a juzgar por los looks de la mayoría de asistentes, por mucho que algunos hablaran de improvisación, el evento 'impone' unos códigos de vestuario que implican un derroche de autenticidad.

El negro volvía a ser el tono dominante frente a un festival que se vestía de colores, con guirnaldas y luces que encendían las noches santanderinas. Toda la estética, con aire de rancho de tendencia, era perfecta para que el público improvisara 'selfies' y posados, también frente a nuestro objetivo de 'street-style', reconvertido en una mirada festivalera a la moda. Ellas con prendas 'oversize', mucho vaquero y monos a la última, frente a los looks de los chicos, entre lo hawaiano y lo 'hippie-pijo'. Los brillos perdían protagonismo, aunque no así en los maquillajes, donde se veían ejercicios de creatividad dignos de convertirse en virales. Lo ecléctico también asomaba en los estilismos vistos en el escenario, donde el maximalismo y el derroche de ventilador de Bad Gyal contrastaba con los básicos de Carolina Durante o la teatralidad de Mastodonte, personificado en el actor/cantante Asier Etxeandía. Sin olvidar las lentejuelas de Zahara y su vestido puramente galáctico.

Entre directos y apoteósicas sesiones de los DJ's, el público tenía tiempo de descubrir las marcas que estos días se mudaron a la campa de La Magdalena en un market muy auténtico. Una selección muy cuidada, en la que destacaban propuestas de joyas e ilustración. Desde Bilbao se trasladaron Alazne Ezpeleta y Jane González, de la firma Errealcubo, con diseños propios con una estética muy vanguardista. Perfetos para completar cualquier de los looks espontáneos.

La torrelaveguense Paula Coterrillo repitía con Corumahe y todo un universo de complementos para brillar en el festival. Se estrenó, desde León, Leticia Ugidos con sus creaciones del todo originales, bajo el nombre de Capicúa, que no olvidó sus aplaudidos maxipendientes. Este año tampoco faltaba Intermón Oxfam con un variado escaparate de productos de comercio justo, desde prendas a cremas.

Sin duda, Santander Music es toda una suma de emociones fuertes a nivel musical e icónicos ejercicios de moda festivalera, con prendas a estrenar y muchas deportivas, por eso de la comodidad de pisada y el bailoteo sin fin. Por eso, en Cantabria DModa echamos el ojo a los looks más auténticos y tendenciosos que protatonizan una galería digna de enmarcar. El año que viene, más festival y otra dosis infinita de estilo...

Síguenos en: