Boris Izaguirre: «En España no se le hace justicia a Santander»

El escritor y showman venezolano se ha quedado a las puertas de la final de 'MasterChef Celebrity 3', que esta noche emite La 1

Sergio Sainz
SERGIO SAINZ

Hace muchos años que Boris Izaguirre no visita Santander, pero guarda un «recuerdo maravilloso de la ciudad, del olor del mar, la comida, su gente tan querida». De hecho, asegura que «en España no se le hace toda la justicia que merece como destino a visitar». En su memoria está su paso por la Feria del Libro, que define como «monísima y adorable».

Compartir cualquier momento a su lado es sinónimo de elegancia y distinción. Arrastra las palabras y juega con sus ideas como nadie, eso que le ha llevado a ser uno de los rostros más queridos de nuestra televisión. Su paso por 'MasterChef Celebrity 3' ha sido tan aplaudido como revelador, pues pocos podían esperar su duración en el 'talent' culnario. «Estoy muy contento de haber hecho este programa. Me hubiera parecido tan absurdo habérmelo perdido», comenta.

De hecho, le ofrecieron participar en la primera edición, pero por diferentes compromisos no pudo aceptar en su momento. Esta vez cuenta que su pareja, Rubén, «me convenció y me di cuenta que lo bueno de cocinar, al contrario que escribir, es que te quita el miedo». Su romance con los fogones parece no terminar, de hecho estos días en redes sociales no oculta que sigue siendo un 'cocinillas'. Boris defiende que «la cocina te somete a un vigor, un reto tan grande para sacar adelante cada plato. Aprendes a sentirte cómodo en ser invencible». Aunque, en realidad, no lo fue, quedando a las puertas de la gran final que disputarán esta noche Mario Vaquerizo, Paz Vega, Ona Carbonell y Antonia Dell'Atte.

El venezolano aplaude el casting de la televisión pública. «La mezcla ha sido genial, el estar juntos ha sido como mágico… Tengo la impresión de que siendo todos muy protagonistas de nuestras carreras, en este 'MasterChef Celebrity' decidimos luchar juntos por el propio programa». Eso sí, reconoce que ha aprendido y mucho. Confiesa que ha aprendido aspectos básicos «como poner bien el fuego, verter bien el aceite, cortar la cebolla… ese tipo de cosas quedan». El showman destaca «la tranquilidad enorme que te da cuando llegas a una casa, ves la nevera y puedes decir: ¡Vamos a hacer pastel de carne! y lo haces. ¡Es increíble!».

Carrera de éxitos

Profesionalmente comenzó como guionistas de telenovelas, pero su evolución como creador y agitador televisivo ha sido imparable. Él asume tener «una vida de prestado en televisión. No soy un presentador, pero me puedo defender. No soy experto en debates, pero he estado metido en muchos… El propio medio ha hecho de mí una persona agradable de ver y con cierto sentido del espectáculo».

Este otoño ha asumido un nuevo «reto extraordinario» al ponerse al frente de 'Sí, quiero ese vestido' para Dkiss. Un formato internacional en el que ayuda a novias a localizar su look nupcial. Aunque se reconoce «virgen» en ese terreno, «estoy dispuesto a ayudar a las protagonistas a que ese día sea realmente como ellas lo han soñado».

El showman venezolano, posando para los reporteros, pero sin sus características gafas.
El showman venezolano, posando para los reporteros, pero sin sus características gafas. / FesTVal

Se emociona al recordar su entrevista con Bertín Osborne en Telecinco. Abrir las puertas de su casa y sus emociones «ha sido un poco un despertar de mi persona en España». Los últimos años se afincó en Miami, donde ha defendido diferentes formatos, sin perder nunca el contacto con España. Siempre que ha podido se ha escapado a 'El Programa de Ana Rosa', un espacio que define como «increíblemente serio. Es un privilegio formar parte de ese elenco y sentarse en ese sofá». De Ana Rosa Quintana valora que «es de las poquísimas personas que estés donde estés, te pase lo que te pase, te tiende siempre una mano, de verdad».

Como autor, han pasado 27 años desde que publicara su primera novela y hasta llegar a 'Tiempo de tormentas', su última obra. «Estoy muy satisfecho con la acogida. Es un libro muy comprometido e intenso», que dedicó a su madre y a los dos países que siente como suyos: Venezuela y España.

 

Fotos

Vídeos